hospimedica2

Alocución del Coronel Jefe de la Guardia Civil de Cantabria, Luis del Castillo con motivo de la celebración del 175 Aniversario del Cuerpo

175 aniversio 1

“Como todos los años por estas fechas celebramos el Aniversario de la Fundación del Cuerpo de la Guardia Civil; pero en el Acto de hoy conmemoramos nuestro 175º Aniversario.

A lo largo de estos 175 años la Guardia Civil se ha convertido en un elemento consustancial a la propia identidad de España. Como escudo de los españoles frente a las principales amenazas que han puesto en peligro la paz y la seguridad: el bandolerismo en el S. XIX, el terrorismo anarquista en los albores del S. XX, el terrorismo nacional e internacional y la corrupción en sus diferentes ámbitos.

Somos uno de los principales elementos de vertebración del Estado. Ejercemos nuestras competencias en el 83% de los municipios españoles en materia de seguridad ciudadana y desarrollamos funciones de seguridad pública en el 84% del territorio nacional y en todo el mar territorial.

Nuestra naturaleza militar nos proporciona las fortalezas propias de dicha condición, que resumiré en una parte del famoso verso de Calderón de la Barca “La milicia no es más que una religión de hombres honrados”.

Hoy la Guardia Civil ha superado felizmente estigmas del pasado que nos alejaban de la ciudadanía, como si fuéramos un cuerpo extraño y no parte de esta sociedad libre y democrática a la que juramos servir y proteger. Año tras año esta nueva percepción nos coloca como la Institución más valorada por los españoles, lo que constituye un motivo de orgullo y una responsabilidad para no defraudar la confianza en nosotros depositada.

Tenemos a gala el ser una policía integral. Y esto es en dos sentidos; en cuanto a que combatimos el espectro de la delincuencia en todos los espacios: tierra, mar, aire y ciberespacio. En segundo lugar a que aspiramos a servir al ciudadano a lo largo de la totalidad de su periplo vital. Sirvan como ejemplo los Planes Director, dirigidos a los escolares y Mayor para los que superan los 65 años de edad.

Recientes acontecimientos en esta Comunidad nos han permitido constatar que los motivos que propiciaron la creación del Cuerpo continúan vigentes, con los lógicos cambios que el paso del tiempo ha demandado. Permítanme citar el Art. 6 de nuestra Cartilla “Procurará ser siempre un pronóstico feliz para el afligido, el que tenía su casa presa de las llamas considere el incendio apagado; el que veía a su hijo arrastrado por la corriente de las aguas, lo crea salvado”. Nuestro carácter Benemérito es nuestra seña de identidad, lo que nos hace diferentes, y así fue reconocido por Real Decreto de 4 de octubre de 1929 con la concesión de la Gran Cruz de la Orden Civil de Beneficencia.

En el presente Acto reconocemos a componentes de la Guardia Civil que se han distinguido por su fidelidad a los principios que en el lejano año de 1844 sentaron los fundamentos de nuestro Cuerpo. Guardias Civiles de diferentes empleos y edades, algunos empiezan su andadura y otros se encuentran en el tramo final de su trayectoria profesional.

Hoy es un día para acordarnos de nuestros veteranos, aquellos que han finalizado su tiempo de servicio. La figura del veterano no es producto de nuestra época, todo lo contrario. Ya en la antigua Roma se contemplaba la existencia del “veteranus”, pudiendo alcanzarse dicha condición de tres maneras: la “honesta missio”, para los que habían servido con distinción; la “ignominiosa missio”, que no necesita explicación y, finalmente, la “causaria missio”, por razones médicas. Como podemos ver, poco hemos inventado sobre el particular desde hace más de 2.000 años.

Me voy a tomar la libertad de personalizar en dos de los presentes, el Capitán Javier y el Subteniente Jacinto, próximos a concluir su Servicio, a obtener su “honesta missio”. A mí algún día, más pronto que tarde, puede que me pregunten qué es lo que recuerdo con más agrado de mi tiempo en la Guardia Civil; sin duda contestaré que el privilegio de haber conocido y haber servido con personas de su talla profesional y humana.

A vosotros, mis queridos compañeros, que tenéis por delante largos años de servicio a la Patria os exhorto a seguir nuestro “mos maiorum”, como los antiguos romanos denominaban al conjunto de reglas y preceptos que todo buen ciudadano debía respetar. Símbolo de integridad  y de orgullo cívico. Recogidas en nuestra Cartilla de manera escrita y refrendadas en estos 175 años por los hechos de quienes como Javier y Jacinto son espejo de dichas virtudes. No desfallezcáis, perseverad en el cumplimiento de vuestras obligaciones y permitid que cuando, Dios mediante, celebremos nuestro 200 Aniversario estemos tan orgullosos de ser Guardias Civiles como lo estamos en el día de hoy.

Acabo ya. Nuestro camino no ha sido sencillo en el pasado, ni lo será en el futuro. Pero lo afrontaremos con resolución, haciendo nuestra la inmortal frase de Seneca “Per aspera ad astra”, que podemos traducir como “A través del esfuerzo, el triunfo”.

Muchas gracias por su atención.”


Imprimir   Correo electrónico