hospimedica2

Torra tenía previsto facilitar la entrada de los CDR al Parlamento catalán y resistir encerrado junto a ellos al menos una semana

torra cdr

El sumario de la 'operación Judas' revela que "un grupo secreto" se puso en contacto con los CDR para ocupar la Cámara catalana

La Guardia Civil acusa a los denominados Comités de Defensa de la República (CDR) de proporcionar "infraestructura a nivel técnica y táctica, así como amplios recursos económicos" para asaltar el Parlamento de Cataluña.

El sumario de la denominada operación Judas, refleja cómo "un grupo secreto", al que los detenidos se referían constantemente como el "CNI catalán" se había puesto en contacto con ellos "con el objeto de acometer una acción con la que pretendían" ocupar la sede de la soberanía popular en Cataluña.

Según los investigadores, este "grupo oculto" puso a disposición del ala más radical y violenta del independentismo apoyo logístico y financiación. Pero también la "capacidad para movilizar a miles de personas". Este "encargo", destaca la Guardia Civil, "fue asumido por el ERT que se encontraba en fase de consolidación y expansión".

La investigación ha documentado una conversación mantenida el 8 de octubre de 2018 entre Xavier Buigas y Ferran Jolis en la que aluden a la existencia del citado CNI catalán, denominación con la que habitualmente se conoce al Cesicat, organismo público dependiente de la Generalitat que fue creado originariamente para garantizar la seguridad de las telecomunicaciones del Gobierno catalán.

Según ha declarado Ferran Jolis, ante el juez, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, pretendía encerrarse durante una semana en el Parlament y declarar una nueva declaración unilateral de independencia como respuesta a la sentencia del procés. “En principio, lo que yo entendí, es que el president Torra estaba de acuerdo en ocupar el Parlament de manera pacífica y que les dejarían entrar y después se encerrarían allí todos”, según la declaración de unos de los CDR encarcelados. Ferran Jolis afirma que “la idea que tenían era quedarse dentro porque después el president iba a activar la independencia”.

El sumario de la causa revela que “el motivo del encierro y atrincheramiento en el interior del Parlament tendría como finalidad la evitación de su detención, una vez realizada la proclamación unilateral de una República catalana”.

“La intención era que Torra se quedara encerrado dentro para el día D” y “querían garantizar las comunicaciones una semana y que no había límite de gastos”, según de desprende de la declaración de Jolis en el sumario. También explica que los CDR investigados por terrorismo en la Audiencia Nacional se referían a Torra con el nombre en clave de “Gandalf” y con el de “Lisa” para Puigdemont.

Según las investigaciones, Xavier Buigas "aportó detalles minuciosos sobre tal acontecimiento informando de que la ocupación se realizaría por la puerta principal del Parlament, ya que se les facilitaría el acceso desde el interior". "Asimismo", prosigue la Guardia Civil, "indicó [Buigas] que él, junto a un reducido grupo de personas, cooperarán con tal grupo y se encargarán del alquiler de inmuebles y locales que les proporcionen seguridad y el establecimiento de bases de intendencia".

Para todo ello "necesitarían los servicios de Ferran Jolis debido a sus amplios conocimientos en el apartado informático y de telecomunicaciones, a efectos de que confeccione una red securizada e indetectable que permita las comunicaciones entre el interior y el exterior del Parlament".

Jolis igualmente reconoció que otro de los arrestados, Xavier Buigas, le habló de un ‘CNI catalán’ que “iba a pagar” la operación para ocupar el Parlament. También detalló que el grupo pretendía “alquilar unos pisos, donde tendrían la conexión wifi” y que “desde dentro” de la cámara catalana “les dejarían entrar y se quedarían allí”.

Los investigadores añaden que de las conversaciones intervenidas afloran diversos detalles, como que se plantearon "activar una red utilizando establecimientos y restaurantes cercanos mediante la usurpación de puntos Wifi". Es más, los detenidos han señalado que "el objetivo era resistir una semana en el Parlament, que debían contar con dos pisos francos, montar antenas de larga distancia y que el presupuesto sería de unos 6.000 euros".

En estas citadas conversaciones, los implicados aluden a que la operación debía llevarse a cabo el "día D", en referencia a la fecha en la que iba a hacerse pública la sentencia del procés.

La acusación popular en este proceso la ostenta en estos momentos la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT), representada por el bufete Fuster Fabra. Bajo esta dirección letrada se encuentran también Dignidad y Justicia, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC).

La Guardia Civil distingue la existencia de "dos células complementarias" dentro de los CDR detenidos. De una parte, una primera, llamada "núcleo productor, que es la encargada de adquirir el material necesario para la manipulación y elaboración de sustancias químicas en laboratorios clandestinos". Con este material, el objetivo era "transformarlos en compuestos peligrosos como la termita y la producción de diferentes tipos de explosivos como cloratita, ácido pícrico, anfo, etc.".

En segundo lugar, la investigación alude a una "segunda célula o núcleo ejecutor, constituida por los integrantes más radicales de los CDR, con dilatada experiencia en diferentes tipos de acciones clandestinas en Cataluña".


Imprimir   Correo electrónico