hospimedica2

¡QUÉ VERGÜENZA!

luis maria anson nueva

¡Qué vergüenza, sí! ¡Qué humillación! ¡Qué indecencia! ¡Qué avasallamiento! ¡Qué despropósito! ¡Qué ridículo! ¡Qué postración! ¡Qué bochorno! ¡Qué envilecimiento! ¡Qué degradación!

Pedro Sánchez, para que los secesionistas y los golpistas catalanes le prorroguen unos meses la estancia en Moncloa, ha llegado al colmo de la vileza. Postrado de hinojos ante el racista Joaquín Torra, presidente marioneta de la Generalidad, ha ofrecido a España y al mundo una imagen terrible de indignidad que ha anonadado, incluso, a muchos destacados socialistas, empezando por Alfonso Guerra.

El presidente del Gobierno ha mordido el polvo, ha doblado la cerviz, se ha rendido a las exigencias del racista Torra que ha escrito sobre los españoles: “Son bestias carroñeras, víboras, hienas con una tara en el ADN”. El espectáculo de la cumbre, de Estado a Estado, orquestada por Torra, la imagen del Consejo de Ministros, cercado en medio del blindaje policial y la apoteosis de las manifestaciones hostiles, resultan inenarrables. Los canales de televisión, además, han multiplicado todo hasta la náusea.

El famoso “diálogo y negociación” de Sánchez se han reducido a una gloriosa bajada de pantalones de un presidente sin otro interés que su obsesiva ambición de permanecer en el poder. La ecuanimidad exige señalar en el despropósito los factores positivos. No lo puedo hacer. No los he encontrado. Todo ha sido lamentable y vejatorio. Una indecencia política tan descomunal que España se ha fragilizado aún más de lo que ya estaba.

Y nadie sabe, en fin, cómo se puede detener y reconducir una situación que a los españoles avergüenza, mientras dirigentes de los partidos políticos nacionales califican a Pedro Sánchez de traidor a España.

Luis María ANSON

de la Real Academia Española

Presidente de EL IMPARCIAL

Socio de Honor de Circulo Ahumada


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario