hospimedica2

GUILLERIES: EL EJEMPLO DE QUE LA ESTULTICIA NO TIENE LIMITES, NI SIQUIERA ENTRE LOS MOSSOS

Guilleries

Mantiene la RAE que la “Estulticia” es la “tontería, la estupidez que, por necedad o por ignorancia, caracteriza a una persona”, se refiere por tanto a todos aquellos que en sus actos, palabras, acciones u omisiones, demuestran falta de conocimiento, tacto o discreción, se comportan haciendo gala de su necedad, estupidez, idiotez y falta de respeto ante determinadas cosas o situaciones.

Decía Carlo María Cipolla, en 1976 en la ley número 2 de las “Leyes básicas de la estupidez humana” que “La probabilidad de que determinada persona sea estúpida es independiente de cualquier otra característica”.

Es por tanto difícil escribir algo coherente sobre quien no lo es, y el colectivo “Guilleries”, colectivo separatista dentro de los Mossos, no sólo no es coherente, sino que ellos mismos se retratan, al convertirse en todo aquello que no puede ni debe ser un buen policía, si es que estos individuos alguna vez lo fueron, (con perdón a los individuos de cualquier tipo y a los policías de cualquier cuerpo).

Y es que estos “¿policías?”, que se declaran “referente del movimiento republicano dentro del cuerpo de los Mossos D’Esquadra”, han publicado un video para “inaugurar” su cuenta en Twitter, @Guilleriesmoss1, atacando y descalificando a guardias civiles y policías nacionales, negando “cualquier compañerismo con los cuerpos policiales españoles”, sin entender que cualquier supuesto policía que falta a su juramento o a su promesa, que decide saltarse las leyes, de no cumplirlas ni hacerlas cumplir, se convierte si no en un delincuente, si en alguien cercano a quien delinque al permitirles delinquir por acción u omisión, en estas circunstancias estos supuestos policías no son precisamente los mejores compañeros, ni de guardias civiles, ni de policías nacionales, ni siquiera de mossos d’Esquadra, no son buenos policías ni para el conjunto de la sociedad catalana.

Desde “Guilleries”, hacen bueno una de las leyes del economista italiano Carlo María Cipolla, la que dice concretamente que “... en todos los momentos y lugares y bajo cualquier circunstancia tratar o asociarse con estúpidos siempre suele ser un error costoso”, por esto precisamente no es que ellos no sean compañeros de guardias civiles o de policías nacionales, es que guardias civiles, policías nacionales, mossos d’Esquadra, policías locales..., JAMÁS podrán ser compañeros del tipo de policías que ellos representan.

Y como incoherentes que son, para menospreciar a los miembros de Guardia Civil y Policía Nacional han recurrido a un vídeo con imágenes manipuladas de la supuesta brutalidad de la policía española durante el referéndum ilegal del 1 de octubre, obviando la pasividad que ellos mismos mantuvieron ante las órdenes judiciales recibidas, despidiéndose con un  “Siempre con nuestro pueblo”, y destacando que están “al servicio de la república catalana”, poniéndo en evidencia su estupidez al destacar con este mensaje estar al servicio de algo inexistente, al servicio de la nada, alienándose con auténticos delincuentes que quieren revertir el orden constitucional, incluso el Estatuto de Cataluña, que ellos juraron respetar y defender para acceder a su empleo.

Decía también Carlo María que “Siempre, e inevitablemente, todo el mundo infravalora el número de estúpidos en circulación”, en el colectivo “Guilleries” demuestran además de  estúpidos, ser unos auténticos miserables, ya que estos ¿policías? han decidido, en pleno Nivel IV de alerta antiterrorista, hacer públicos a través de su cuenta de Twitter, saltándose la Ley de Protección de Datos y posiblemente su propio reglamento interno, el nombre y los datos personales de aquellos mossos, -nunca compañeros-, que no piensan como ellos, han decidido poner una diana para que independentistas, violentos, delincuentes y terroristas puedan identificar a los miembros de Mossos leales al Estado de Derecho y al imperio de la Ley, que han decidido cumplir con lo que prometieron, respetar las leyes, la Constitución y el Estatuto catalán, ser auténticos policías al servicio de la sociedad en general, garantizar el orden público y la seguridad de todos los catalanes y no solo de aquellos que piensan como ellos, los acusan de algo tan grave como cumplir con su trabajo y respetar las leyes, sin aportar ni una sola prueba que demuestre lo contrario, poniendo con su estupidez en grave riesgo, no sólo la integridad personal de estos agentes, sino la de sus familiares y compañeros, al publicar además sus lugares de trabajo y sus domicilios particulares..

Habría que recordar a “Guilleries”, por si aún no se han enterado, que la ““republiqueta”, esa república catalana de ocho segundos, no existe, IDIOTAS”, y que ponerse al servicio de algo inexistente les hace, como policías algo más que estúpidos, ponerse al servicio de un grupo de golpistas, de unos políticos delincuentes les hace, además de auténticos ignorantes, cómplices, y que al perseguir por sus ideas o simplemente por cumplir con su trabajo a los compañeros, hace que “Guilleries” se haya convertido en la auténtica “Administración 2000 de una “Stasi” catalana”, encargada, al parecer, de vigilar la lealtad de los mossos a una república fantasma, falaz e inexistente, y denunciar a quien no se mantenga en el redil independentista dentro del Cuerpo.

Según la teoría de Cipolla, los estúpidos “Son peligrosos y dañinos porque para la gente razonable es difícil imaginar y entender su comportamiento irracional”, y mantiene la “Cartilla del Guardia Civil” en su artículo 10º, que el guardia civil “...aunque no esté de servicio jamás debe reunirse con malas compañías...”, por lo que difícilmente un guardia civil podrá ser compañero de ciertos mossos, principalmente y sobre todo de los encuadrados en “Guilleries”.

Antonio Mancera Cárdenas


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario