hospimedica2

“LA ÚLTIMA INFAMIA DE SÁNCHEZ”

14952653803529

Existe preocupación por si en el último momento el líder de Ciudadanos viéndose cerca del poder se arrima al señor Sánchez a sacar partido de la jugada electoral. Nadie se fía porque últimamente se ven cosas muy raras y hemos entrado en el mundo de “lo que dijo no lo dijo, pero sí lo dijo cuando no era; y ahora que es, no lo dijo” y claro todo es tan raro que vemos burros volando  y presidentes de la nación mintiendo, engañando, y hasta, también, volando.

El señor Rivera, líder de Ciudadanos, se ha puesto serio ante lo que ha definido como “la última infamia de Sánchez” algo con lo que estamos de acuerdo, aunque apostillando que no será la última. Se trata de la aprobación por el Parlamento Vasco de una ley que pretende resarcir a lo que ellos llaman “víctimas” de supuestos abusos perpetrados por la Policía Nacional y la Guardia Civil. Su aprobación ha sido posible gracias a los votos del PSOE. A cambio el PNV y EH Bildu votan a favor de los decretazos del Gobierno. Un vergonzoso y humillante cambio de indignidades que en este caso concreto es una ofensa a la justicia y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, al mismísimo Estado y a la democracia que ha sufrido y sufre la dictadura del terrorismo.

Ciudadanos no puede recurrir la ley ante el Tribunal Constitucional por no tener el número de diputados necesario para ello por lo que su recurso lo elevará al Defensor del Pueblo para que sea este el que, si lo considera oportuno, lo remita al Constitucional.

Rivera ha dejado dicho, con rotundidad, que bajo ningún concepto y en ningún caso pactará con el señor Sánchez ni con el PSOE. ¿Será verdad?

Mi pregunta y meditación es otra. Efectivamente estamos ante una emergencia nacional, como dice el señor Rivera. Creo que eso nadie lo duda. El mismo Partido Socialista lo sabe y, en la intimidad, entre ellos lo comentan, sin tener respuesta ni repuesto.

¿Qué hacer? Hay dos bloques perfectamente identificados.

- Unos con España y con la Ley. Pero que no saben decirlo y luego tampoco hacerlo, se mueven a bandazos, cogen a uno y a otro por su fama y van y se equivocan, van a por lana y salen esquilados, entre ellos no se aclaran, se contradicen, pero es que no dicen todo, ni parte, ni nada de nada, que al final no se les entiende. Ni dan puntada ni tienen hilo para lo que llaman unidad.

- Otros contra España y peor, según les convenga, hoy son de un lado, mañana de otro, en público dicen una cosa y en privado otra, aman y odian, mienten más que hablan, una vela a Dios y otra al diablo, tibios, porque ni son fríos ni calientes, unidad es a trozos pegada con pegamento, del malo y falsa moneda. Pero están unidos, mal, pero unidos, rotos, pero unidos, y no dan puntada sin hilo.

¿Pues si estamos ante una emergencia nacional por qué no somos más claros y se unen  los que tiene que unirse frente a los que ya están unidos? ¿O es que no se han enterado aún?

La vergonzosa ley aprobada en el Parlamento Vasco es “la última infamia de Sánchez”. ¿Qué esperamos? ¿La siguiente? Puede ser irreversible.

Así que “hunos y hotros” sean claros; y “los hunos y los hotros” espabilemos que esto va en serio.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario