hospimedica2

ELECCIONES: GANAN FILOTERRORISTAS E INDEPENDENTISTAS. EN LA DERROTA UNIDAD Y VIRTUD

arnaldo otegi y carles puigdemont

En la derrota hay virtud, siempre que no te rindas, huyas o te disperses.

Momento para los líderes inteligentes.

La hora de los valientes: prudencia, empuje y decisión. Lucidez.

Nos quedan muchas cosas por ver. Esto acaba de empezar. El resultado electoral tiene un nombre: futuro de incertidumbre.

Creo que somos muchos los españoles que no hemos votado una opción política determinada sino una inquietud: España en riesgo.

Riesgo de la unidad de España, riesgo de una crisis económica grave, riesgo de un repaso/cambio incierto de la Constitución y hasta riesgo de la forma del Estado. Ha ganado la nación de naciones, la España plurinacional, la federal. Esperemos y veremos.

Ya lo anuncian, no ha terminado el recuento y lo proclama Podemos: ha ganado la España plurinacional.

Un buen resultado para los golpistas. No adelantemos nada, pero estemos vigilantes.

No hay tiempo para pensar en la derrota ni para desánimos; eso es para los débiles y derrotados permanentes. Es la hora de analizar con honradez lo que ha ocurrido, hora de que los inútiles se vayan a casa, echarles con cajas destempladas, quitarles el mando, degradar a los traidores (que los ha habido), cambiar los Estados Mayores, venirse arriba y analizar los resultados y sus consecuencias.

Hay mucho trabajo por delante. Lo único que importa es España, su unidad. Eso es lo que hay que vigilar.

Mi análisis de urgencia es que no se pueden arrojar las armas. Solo revisarlas, analizar esa locura de unos ejércitos que luchan por lo mismo, pero sin coordinación ni control, haciendo la guerra cada uno por su cuenta, sin identificar claramente al adversario. Unidad es fuerza, lo contrario es derrota. Tomen nota incluso los que en la derrota se creen ganadores.

Las crisis económicas son coyunturales (viene a pasos agigantados) y, aunque exigen grandes sacrificios se acaba saliendo de ellas. Lo que pasa a ser estructural es lo esencial, la unidad de España, la forma de Estado, la convivencia y la solidaridad, y esa, que es la esencia de una nación, no la veo en el horizonte de estos resultados. Porque todos sabemos que con lo que se juega es con España y su unidad. Porque la amenaza está en Cataluña y también en el País Vasco. No podemos bajar la guardia. Que gobierne quien democráticamente haya ganado, pero la vigilancia de la oposición es más importante que nunca, hay que vigilar, convencer, animar y explicar. Sobre todo para la unidad de España es necesaria la unidad de esos ejércitos.

Tendremos tiempo para analizar y hablar largo y tendido. Esta noche electoral a la vista de los resultados me vienen varios pensamientos.

A los dispersos derrotados:

1.- No ha habido unidad entre los que quieren lo mismo. El momento lo hacía necesario. Son los resultados de la dispersión. Así no se gana. Somos muchos los españoles, aunque no seamos mayoría, por ahora, que no entendemos que se luche por lo mismo sin ir juntos sino todo lo contrario y además no identificar bien al adversario. No ha ganado ninguno. Repito: ninguno.

2.- Se puede recuperar lo perdido. Hay importantes elecciones a la vista. Muy importantes y se deben y pueden ganar. Renovación rápida y revisión de los errores. Con frialdad y sin hacerse trampas. En momentos de crisis -ahora- no hacer mudanza. Unidad y claridad de objetivos. Ni una queja, ni un llanto.

3.- Hay que aprender a comunicar, a conectar con todos los españoles de cualquier lugar y condición. ¿En qué postura están los poderosos medios de comunicación? Aprender a hablar en la calle, mucho y muchas veces.

4.- Menos política y más credibilidad; y verdad.

5.- Puede que muchos de los que votan no estén en su entorno y hay que ir a buscarles.

6.- Hay que revisar la ley electoral de una vez por todas.

7.- Una gran noche para los golpistas. Se ríen como las hienas que huelen la pieza. Habrá que pasar por la cárcel.

8.- Rajoy. Ya saben. Nunca olvidaré aquella tarde/noche en la que jugaba con sus votantes desde un bar sin defenderlos y entregando España.

9.- Lo peor: sube Bildu. El terrorista encantado. Sigue Puigdemont, tan contento. La Ezquerra 15. Filoterroristas e Independentistas al poder.

10.- ¡Ah! Revisen las listas por favor. Ya saben lo que quiero decir. Retírense los inútiles.

Nada ha cambiado. Dos Españas.

Final por esta noche: <<Resulta que don Quijote le tenía prometido el gobierno de una isla a su escudero que, por lo visto, no está mucho más cuerdo que su amo. Y nuestros señores los duques, en cuyo palacio se hospedaban los dos, han organizado una broma: hacer creer al bueno de Sancho que este lugar es la isla prometida, y dejar que la gobierne unos días para ver hasta dónde llega su simpleza administrando justicia y viviendo como un señor de palacio>>.

Lo malo es que es para cuatro años. Pero no todo está perdido.

«Muchos males han venido por los reyes que se ausentan…» y el monarca le replica: «Cosas tenedes, Cid, que farán fablar las piedras».

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com


Imprimir   Correo electrónico