hospimedica2

LA GUARDIA CIVIL, MONEDA DE CAMBIO EN NAVARRA

gc navarra

la Guardia Civil con sus actuaciones diarias, con su espiritu humanitario y benemérito, con su lucha permanente contra el terrorismo, se empeña en demostrar que es Navarra, como lo es vasca, catalana, andaluza, gallega, castellana, canaria, cántabra, balear, ceutí, melillense, asturiana, valenciana, madrileña, aragonesa, extremeña, murciana..., ESPAÑOLA.

La Guardia Civil durante sus 175 años en más de una ocasión ha sido moneda de cambio en pactos en los que, dado su carácter apolítico, nada tenía que ver. Durante su larga trayectoria ha sido traicionada por gobiernos de todo tipo y de todo color político, y durante toda su historia ha demostrado, a esos políticos que la han traicionado y con creces, su valía, su vocación de servicio, su respeto a las leyes y su lealtad y defensa a ultranza, por encima de gobiernos y políticos traidores, de la sociedad española si excepciones.

No es algo nuevo en nuestra historia patria, donde los políticos que en cada época nos ha tocado sufrir, han querido utilizar para sus propios intereses a la Guardia Civil y en cada época, nuestra Institución, lejos de insidias, tampas y traiciones políticas, ha permanecido leal a la principal misión para la que fue creada en 1844, “… proteger eficazmente las personas y las propiedades” así como “la conservación del orden público, (…) y el auxilio que reclame la ejecución de las leyes” es decir a garantizar la protección de los ciudadanos, asegurar el cumplimiento de las leyes, defender el libre ejercicio de los derechos y las libertades y preservar la seguridad ciudadana.

Y lo han venido haciendo durante 175 años, tal y como nuetro fundador, el Duque de Ahumada, manifestó en el discurso que dio en verano de 1844, ante las autoridades políticas del momento, en el que de forma enérgica, y poco antes de que los primeros guardias civiles saliesen a sus respectivos destinos, hizo relación de una larga lista de obligaciones, sacrificios y deberes que los guardias civiles iban a asumir desde entonces, y citó una máxima que el Cuerpo, como Institución, ha mantenido a lo largo de su historia, la ausencia de “militancia política de cualquier tipo”, máxima que asumen igualmente sus miembros desde que fue creada, manifestando y dejando claro además que. “Lo esencial era que la Guardia Civil sirviera a España y los españoles independientemente de la forma política que el país quisiera adoptar”.

Han pasado 175 años, y hoy la Guardia Civil vuelve a ser moneda de cambio para que políticos sin escrúpulos, decidan negar a la sociedad de la protección y seguridad, el auxilio a las personas y sus propiedades, la conservación del orden público y el mantenimiento del Estado de Derecho y del imperio de la Ley que los miembros del Cuerpo, lejos de insidias políticas que ni antes ni ahora le conciernen, vienen ofreciendo a los ciudadanos de una parte de nuestro territorio nacional, a los habitantes de Navarra, una protección, una seguridad, una ayuda humanitaria y benemérita que la Guardia Civil viene ofreciendo de forma eficaz desde su creación.

Por su parte, la Guardia Civil, lejos de las traiciones políticas de hoy vuelve a dar lecciones de lealtad y eficacia a quien quiere acabar, una vez más con ella, Pedro Sánchez, el PSN, el PSOE, Geroa Bai, Podemos, PNV y por supuesto, EH Bildu, toman en Navarra el ejemplo de Franco cuando en 1941 quiso disolver a la Guardia Civil por haber permanecido en su gran mayoría fiel al Gobierno de la II República, hoy al parecer se pretende echar a la Guardia Civil de Navarra por permanecer fiel a sus principos de neutralidad política y de lucha contra cualquier tipo de delito, así como por pemanecer fiel al Estado de Derecho y a la Constitución, el juego político contra la Guardia Civil una vez más, sigue andando entre dictadores y trileros.

Ya nos avisó nuesto fundador en su Cartilla del Guardia Civil, en 1845 de este tipo de gente y de conductas contrarias al espíritu y a la esencia de la Guardia Civil, y que resumió muy bien en su artículo 6º. “El Guardia Civil no debe ser temido sino por los malhechores; ni temible, sino a los enemigos del orden...”, que cada uno de los citados coja lo que le toque.

En el mismo artículo 6º, el Duque de Ahumada vuelve a ser premonitorio, en 1845 nuestro Fundador, redactó que “(el guardia civil) Procurará ser siempre un pronóstico feliz para el afligido, y que a presentación el que se creía cercado de asesinos, se vea libre de ellos; el que tenía su casa presa de las llamas, considere el incendio apagado; el que veía a su hijo arrastrado por la corriente de las aguas, lo crea a salvo; y por último siempre debe velar por la propiedad y seguridad de todos”, es lo que ha venido haciendo la Institución a lo largo de su exitosa existencia a pesar de vaivenes políticos y de políticos hipócritas, y es lo que ha hecho la Guardia Civil en Navarra, a pesar de que la gran mayoría de los medios, postrados a los pies de esos mismos políticos y participando de la traición, ha intentado obviar, negando por omisión en los artículos publicados la gran ayuda que los guardias civiles destinados en la Comunidad Foral han prestado a la población en las últimas inudaciones, a pesar de que a alcaldes demagogos de la zona afectada por las inundaciones se les haya olvidado decir, o no, cuando han hablado a esos medios subvencionados, que entre la ayuda recibida estaba la de la Guardia Civil, que en las peores horas de las inundaciones, además de auxiliar, de rescatar a quien se hayaba en grave peligro, veló “por la propiedad y la seguridad de todos”, alcaldes como al de Tafalla, Jesús Arrizubieta, casualmente de  EH Bildu, se les olvidó decir al agradecer la ayuda recibida antes y después de las inundaciones, que además muchos de esos guardias civiles después ayudaron a los vecinos a retirar el agua, el barro y el lodo de las calles de esas mismas poblaciones.

Pero además de su servicio pecualiar y diario, de las ayudas humanitarias, en muchos casos de forma voluntaria ante la gravedad de la situación, mantiene actuaciones y operaciones importantes como la del pasado 13 de julio de 2019, cuando la Guardia Civil ha detenido a un yihadista en un polígono industrial de Pamplona al volante de un camión de gran tonelaje, volviendo a poner en práctica lo especificado en ese artículo 6º de la Cartilla “... y que a su presentación el que se creía cercado de asesinos, se vea libre de ellos...”

Hoy la Guardia Civil en Navarra y ante la nueva traición del político, necesitado de un sillón donde sentarse, y ávido de poder, vuelve a demostrar su carácter solidario, apolítico, humanitario, sacrificado, de compromiso, BENEMÉRITO, y su vocación de servicio por encima de decisiones políticas, de inclemencias metereológicas, de desastres naturales, pero sobre todo sigue demostrando su LEALTAD a la sociedad navarra y española, volviendo a dar una lección de honestidad y vuelve a demostrar su grandeza y pundonor frente a políticos mediocres, frente a quienes hoy la vuelven a traicionar, pese a pactos antinatura, como lo demostraron en marzo de 2016 en Beruete donde los guardias civiles tras una fuerte nevada que dejó atrapados a tres autobuses, uno de ellos con familiares de presos de ETA, rescataron a aquellas personas independientemente de quienes eran, como lo han venido demostrando cada día en su servicio cotidiano, en Navarra y en todo el territorio nacional durante los últimos 175 años.

En Navarra, 1.829 hombres buenos, 1.829 hombres de honor, serán traicionados, precisamente por quienes deberían protegerlos de aquellos que no quieren a la Guardia Civil cerca por lo que representa, porque lo esencial para los guardias civiles hoy, como en 1844, es el  honor y la vocación de servicio y porque para todos ellos lo primordial es “.. servir a España y los españoles independientemente de la forma política que el país adopte”, y eso a algunos les molesta, porque la Guardia Civil, hoy como ayer, no se deja manipular, limitandose a hacer su trabajo ajeno a luchas políticas, y a hacerlo cada día de forma constante, sacrificada, callada y sobre todo eficaz.

Dificil defender hoy la salida de la Guardia Civil de Navarra por quienes se han empeñado en hacerlo, dificil papeleta para el Gobierno que pactó su salida con Geroa Bai, dificil para el PSN que gobierna la comunidad autónoma gracias a los radicales y proetarras, dificil hacerlo teniendo en cuenta la eficacia demostrada, las actuaciones sobresalientes, los resultados dificiles de superar, dificil defender un pacto con una minoria violenta, resentida, totalitaria, un pacto con EH Bildu, herederos políticos de ETA, sabiendo no solo el trabajo diario, el espirtu benemérito, el sacrificio de la Guardia Civil contra el terrorismo en Navarra, y dificil hacerlo por encima de la propia sociedad, navarra y española.

ANTONIO MANCERA CARDENAS
Guardia Civil retirado por accidente en acto de servicio


Imprimir   Correo electrónico