hospimedica2

Lorenzo Hortigüela Hortigüela, Coronel de la Guardia Civil

2 hervas

Acaba de fallecer una persona entrañable, Socio de Honor del Círculo Ahumada: el Coronel Lorenzo Hortigüela. Nuestro querido Coronel ya debe estar controlando el tráfico en el cielo, pues los ángeles a veces van muy rápido. O tal vez se encuentre en la base de datos del cielo, pues los sistemas de comunicación entre las nubes a veces tienen problemas y fallan, porque –entre otras cosas– los ángeles son bastante traviesos.

3 hortiguela

Una persona entrañable, con una familia machacada por la ETA y que ha sabido salir adelante y superarlo. Hablar de nuestro amigo Lorenzo es recordar su sonrisa, esa sonrisa de quien posee un alma grande, sin ningún rencor, llena de paz. Porque su imborrable sonrisa era el espejo de su alma, un alma clara y limpia, con un espíritu de servicio admirable, sin un atisbo de ambiciones confusas, sin un objetivo de medrar o ser alabado. Lorenzo era un “crack”, un gran defensor de la convivencia y la justicia. Y estaba muy feliz en la Guardia Civil, era su vida, su alegría, su esperanza.

¡Cómo debió de sufrir el pobre cuando, siendo Director de la Academia de Tráfico, los canallas de la ETA cometieron el atentado de la Plaza de la República Dominicana! Pero resistió, no tiró la toalla, siguió trabajando por el bien de todos nosotros, los españoles. Y luego, en sus labores informáticas, controlando la eficacia de las comunicaciones, su calidad y su seguridad dentro del cuerpo.

Muchas veces no nos damos cuenta de el esfuerzo que supone la organización y control de la calidad y fluidez del tráfico, especialmente en situaciones conflictivas, como grandes nevadas, corrimientos de tierra, etc. Todo eso hubieron de diseñarlo el Coronel Lorenzo Hortigüela y su equipo, hace ya muchos, pero que muchos, años, cuando todo estaba por hacer, acorde con el criterio que marcaron los tiempos. Igualmente es crítico que la comunicación entre los distintos guardias y unidades sea ágil y eficaz. A Lorenzo Hortigüela se le debe en buena parte eso.

Pero lo mejor del Coronel Don Lorenzo Hortigüela eran tres cosas. En primer lugar, su amor incondicional al Cuerpo. También su lealtad para con los superiores e inferiores (muy importante –y no tan frecuente–esto último). Y finalmente su ilusión por vivir, su alegría, su fortaleza de espíritu y sus ganas de hacer cosas. El Coronel Hortigüela no se rindió jamás. Un verdadero ejemplo para todos nosotros, especialmente en estos tiempos en que la ignorancia y la desidia, muy bien guiadas por la amoralidad, se van apoderando de nuestra sociedad poco a poco y la están destruyendo.

Amigo Lorenzo, te necesitamos como apoyo en el cielo, ante Dios. Por favor, intercede por España, que nos hace falta mucha ayuda, pues poco a poco, entre unos y otros, la van destruyendo.

Mi colega Coronel, ha sido un honor conocerte y compartir algunos ratos contigo. Un abrazo muy fuerte desde el Círculo Ahumada y todo nuestro cariño allá donde estés, que será un destino excelente, no me cabe duda.

Francisco Hervás Maldonado

Coronel Médico (r)


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario