hospimedica2

LA BANDERA DE ESPAÑA AMENAZADA

jura bandera

Los que leen este blog habrán comprobado que huimos de los alarmismos, de dar pie a las falsas conspiraciones o de alentar viejos rencores. Nos limitamos a analizar la historia y la actualidad, a defender, con cierta vehemencia sí, a España y a sus Fuerzas Armadas.Todo ello con el argumento de autoridad de muchos años de servicio en puestos de alta responsabilidad; fruto también de haber visto y leído alguna que otra cosa.

Si de algo nos sentimos satisfechos en estos años, en los que a diario hemos dado la cara, es de contar con ustedes, con su animosa lectura. Hay otro logro del que nos enorgullecemos: haber conseguido durante mucho tiempo que España se engalanara con su Bandera. Aquel movimiento de Banderas, aquella alegría roja y amarilla en los balcones, ventanas, edificios, tiendas, restaurantes, bares, camisetas, pulseras…, alegría del corazón, salió de este blog y fue seguida con verdadero fervor y pasión por España.

Ahora una ráfaga de desaliento lleva a verla hecha jirones, descolorida, como avergonzada, aunque  sigue en muchos lugares colgada y espero que lo esté en los corazones.

No nos desanimemos ni transmitamos aflicción. Abramos los ojos y estemos muy atentos.

Las cosas no ocurren porque sí; hay una explicación, aunque nadie la explique. Hay truco detrás de todo lo que vemos y vivimos en España.

El plan está trazado y para ello han colocado un Gobierno con mentes no muy dotadas (¿o no?), fáciles de manejar, manipular, y que atiendan a sus intereses. Ni alarmismos ni conspiraciones. Realidades obvias.

España troceada, interesa, si no es de una manera será de otra, independencia y si no federalismo, que a un paso estamos de una cosa o, si no, de la otra.

Está a la vista de todos, que es la mejor de manera de no verlo. ¿Quién (es) está detrás de todo esto? La contestación está en los manuales de historia.

De un tiempo a esta parte observo una proliferación de extrañas banderas. España ya no se reconoce. Viajas al norte, sur, este y oeste y compruebas una España multicolor que en lugar de definir difumina y ensombrece la unidad que representa.

Años de asimilar la Bandera de España a tiempos pretéritos no ha sido un capricho, ni elección popular, sino intención que viene determinada, intencionada.

Extrañas intenciones y sigo recordando aquello: <<A España no la va a conocer ni la madre que la parió>>. Ya es irreconocible. ¿O no?

Se reconoce en aquel pretérito de la España Federal o independentista, golpes de Estado incluidos. En aquella expulsión violenta y condena a la Monarquía. En aquella II República que se impuso por la violencia de la calle, sin votación, un Golpe de Estado con urnas municipales por medio. De la chistera de aquellos magos de las urnas, con los polvos del Pacto de San Sebastián, llegó la República; o lo que aquello fuese. Se la reconoce en el golpe de Estado de 1934, cuando no permitieron gobernar si no eran ellos. Pronto quedó claro el problema de la ilegalidad que con el tiempo se convirtió en otro de legitimidad.

¡Que suene el himno de Riego! Que no falte una nueva bandera. Fue lo primero, decretado el 27 de abril. La República ya tenía su nueva bandera, el símbolo, ¡que no falten los símbolos!, inventada sobre la marcha, sin rigurosidad, ni historia. ¡Qué más da! Remiendo de paño nuevo en vestido viejo.

Ni la madre que la parió. A mí me parece que la voy reconociendo. Habrá más pasos, poco a poco, como entonces, y, entonces la reconoceremos, antaño era.

Lo primero fue la bandera y el himno. Ahora puede ser lo último, pero el orden de los factores no altera el producto.

No sé porque viendo acontecimientos recientes, la dispersión de banderas, la prohibición de banderas, veo, veo… ¿Qué ves?

Por lo pronto, en el horizonte de acontecimientos, veo la bandera de España amenazada. Entre otras muchas cosas.

Nunca en la historia de España ha existido tanto peligro de disolución de España como el de ahora.

Para que lo entiendan: Terrorismo e independentismo se dan la mano, caminan juntos hacia el mismo objetivo: destruir España. Con el consentimiento de los partidos políticos. En ese abrazo traidor pronto se llevarán puesta la bandera. Es cuestión de tiempo y de que a ustedes les importe un pimiento.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com


Imprimir   Correo electrónico