hospimedica2

La despedida del hijo del coronel Vélez, primer jefe del GAR, recientemente fallecido

coronel Velez

«Esa noche, tras mi beso inacabado, libraste tu último combate con una infección por coronavirus que, a traición y cruelmente, te robó el aliento», escribe el hijo de Jesús María Vélez Artajo, el primer jefe del GAR que ha fallecido a causa del coronavirus.

Hace unos días tuvimos conocimiento del fallecimiento del que fue el primer jefe del GAR, el coronel retirado Jesús María Vélez Artajo, su hijo el también coronel de la Guardia Civil, Francisco Javier Vélez Alcalde, ha querido despedirse de su padre en una sentida y entrañable carta, publicada en ABC y que por su interés publicamos integramente:

«El pasado viernes 13 de marzo, en el Hospital de Torrelodones, cuando todavía el alba no me había sorprendido, se apagó para siempre tu voz. Esa noche, tras mi beso inacabado, libraste tu último combate con una infección por coronavirus que, a traición y cruelmente, te robó el aliento en unas horas, haciendo finalmente la muerte, en palabras de Borges, "más inverosímil que la vida", y con ello arrastrándome aplastado por el dolor al lugar más profundo y oscuro de la tierra.

Jesús María Vélez Artajo nació en Pamplona el 29 de octubre de 1939 y falleció en Torrelodones, Madrid, el 13 de marzo de 2020. Ingresó en la Academia General Militar de Zaragoza en la XVII Promoción, como guardia civil, en los años 60. Creó, a partir de la UAR, la unidad de preparación antiterrorista del Cuerpo.

Orgulloso de ser navarro, naciste en Pamplona un mes de octubre de 1939. Como hijo único de un oficial de caballería heredaste de tu padre la vocación de servir a España como militar. Ingresaste en la Academia General Militar de Zaragoza en la XVII Promoción, como guardia civil. Corría el final de los años 60 y tras tu paso de teniente por el puerto de Barcelona pronto sentiste el impulso irrefrenable de servir en unidades del País Vasco y Navarra en aquellos años en los que tuvimos que enterrar a tantos guardias civiles asesinados por la criminal organización terrorista ETA, pero nada te detenía pues siempre fuiste un valiente y supiste compartir todo con la muerte.

Hombre de vocación apasionada, de brasa en el pecho y corazón guerrero, tu ilusión y entrega por combatir el terrorismo te llevó a cumplir la orden personal del entonces ministro del Interior General Ibáñez Freire y crear en Argamasilla de Alba, a partir del embrión de la UAR, la mejor unidad con preparación antiterrorista de la Guardia Civil, convirtiéndote así en 1979 en el primer Comandante del Grupo Antiterrorista Rural (GAR). Años más tarde, en 1984, de teniente coronel, tu amplia experiencia antiterrorista, conocimientos profesionales, valía personal y confianza del mando te llevaron a ser designado coordinador en París de la cooperación hispano-francesa para la lucha antiterrorista, abriendo un nuevo periodo de colaboración policial en España que sin duda volvió a dar prestigio a la Guardia Civil y despejó el camino hacia la batalla final contra el terrorismo.

Completaste tu exitosa carrera profesional, ya de coronel, en la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio de Interior, en donde en los años 90 fuiste consejero asesor del secretario de Estado de Seguridad para asuntos de cooperación policial internacional. De lealtad inquebrantable, fiel amigo de sus amigos, y entregado en cuerpo y alma a sus guardias civiles, «si volviera a nacer, volvería a ser guardia civil» repetiste hasta el final de tus días.

Vaya esta crónica de urgencia al calor de mis más profundos sentimientos de amor, respeto y admiración por ti con la esperanza de que no te hayas ido para siempre, y seguro de que sobrevivirás al tiempo y pasarás al panteón de nuestra querida Guardia Civil, donde yacen los hombres de honor como principal divisa, convencidos de haber profesado una religión de hombres honrados. Descansa en paz, mi coronel».

* Francisco Javier Vélez Alcalde, hijo de Jesús María Vélez Artajo, es coronel de la Guardia Civil.


Imprimir   Correo electrónico