hospimedica2

La Fiscalía pide 50 años de cárcel para el etarra Lupiañez por secuestrar a una familia cuya caravana se usó en un atentado

15504034400422

Se le atribuye el depósito de un arsenal con el que ETA habría podido fabricar más de 300 kilos de explosivos

 La Fiscalía pide 50 años de prisión para el etarra Gorka Joseba Lupiañez Mintegui, ya condenado a 11 años de cárcel, acusado de secuestrar a una familia y de robarle una autocaravana que sus compañeros hicieron explotar cuando pretendían atentar contra una torre de Red Eléctrica de Castellón en 2007.

La Audiencia Nacional juzgará el próximo viernes a Lupiañez, de 38 años, por los delitos de detención ilegal, robo con intimidación y tenencia o depósito de explosivos, por los que el Ministerio Público le pide, además de la pena de prisión, que indemnice con 41.206 euros a sus víctimas.

Según relata el fiscal en su escrito de acusación, la madrugada del 24 de agosto de 2007 -cuatro horas después del atentando contra el cuartel de la Guardia Civil de Durango (Vizcaya)- Lupiañez y otras tres personas irrumpieron armados y cubiertos con pasamontañas en la autocaravana de una familia cuyos miembros se encontraban dentro y que estaba estacionada en un aparcamiento de la localidad francesa de Messanges-Plage, en Les Landes.

Los asaltantes se identificaron como miembros de ETA y amenazaron al padre de la familia con matar a los demás -su pareja y el hijo de ambos, de 4 años- si este no entregaba las llaves del vehículo. Así, se apropiaron de él, retuvieron a las víctimas contra su voluntad y los trasladaron a una casa rural alquilada por otro miembro de la banda en la zona de los Pirineos.

En la casa, siempre según el escrito de la Fiscalía, Lupiañez mantuvo secuestrados a los tres miembros de la familia durante dos noches mientras sus compañeros se llevaban la autocaravana hasta Castellón y, en un intento de atentar contra una torre de Red Eléctrica, la hicieron explosionar a siete kilómetros de la localidad de Les Coves de Vinromà (Castellón).

A continuación, los etarras trasladaron a la familia a la senda de un bosque francés en Oussez-Suzan, en la región de Las Landas, donde les hicieron pasar la noche durmiendo al descubierto.

Por último los dejaron en libertad en una zona de monte desde la que tuvieron que pedir ayuda a un vehículo para que los trasladase a la localidad de Tartas.

La Fiscalía señala también en su escrito que, unos días después de los hechos, se registró un piso perteneciente a ETA en la localidad de Lot en el que Lupiañez estuvo alojado y allí se incautaron tanto objetos robados a la familia que secuestraron como artefactos explosivos.

En concreto, el fiscal apunta que hallaron más de 30 detonadores y que las cantidades de materiales encontradas habrían permitido realizar 125 kilogramos del explosivo "Kaskabarra", así como 263 kilogramos de amonal.

"El refugio clandestino contenía un potencial ofensivo importante" cuyos explosivos y materiales "permitirían destruir objetivos de todo tipo, desde edificios de gran tamaño, inmuebles, parkings de varias plantas o subterráneos de vehículos", añade el escrito.

Lupiañez fue detenido, armado, el 6 de diciembre de 2007 en Bizkaia. En 2009, la Audiencia Nacional consideró probado que era integrante de ETA y fue condenado a 11 años y 11 meses de prisión por los delitos de pertenencia a banda armada, tenencia ilícita de armas y un delito continuado de falsificación de documento oficial.

En esta causa, la Fiscalía pide para él, además de un total de 50 años de prisión y una indemnización de 41.206 euros a la familia que secuestró -correspondiente al importe estimado de la autocaravana y de los enseres sutraídos-, inhabilitación total de 44 años y la prohibición de acercarse a las que fueron sus víctimas durante 60 años.


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario