hospimedica2

El Supremo invalida el curso de comisario de la URJC y deja sin título a 200 mandos de Policía Nacional

Educacion Universidad Rey Juan Carlos

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo ha emitido una sentencia que invalida el curso 'online' que la Universidad Rey Juan Carlos organizó con el fin de que los comisarios e inspectores jefes de la Policía Nacional obtuvieran el grado oficial en criminología. Según la resolución de la que ha sido ponente el magistrado José Luis Requero, el mencionado curso promovido por el centro "no es equivalente a una titulación media, luego era inhábil para lograr la equivalencia con una antigua licenciatura".

Es más, continúa el texto, "tampoco puede considerarse como un título de grado (...) pese a denominarse" de ese modo. "No cumple con la carga lectiva exigible para ser tenido como tal", subraya la sentencia, que el Supremo emite tras el recurso de un comisario principal contra la decisión del Ministerio de Educación de tumbar en 2015 el mencionado grado.l Supremo entiende que "para que ese grado en criminología fuese equivalente a una antigua diplomatura, debería haberse cursado en tres cursos completos con una carga lectiva de 180 créditos", extremo que en ningún caso cumplía.

"Ni por descontado equivale a un actual título de grado, que exige un total de 240 créditos", apostilla la Sala de lo Contencioso del alto tribunal, que recuerda que el denominado grado en criminología que concedía la Rey Juan Carlos a los comisarios e inspectores jefes que lo cursaban comprendía "un periodo corto de tiempo (pocos meses), mediante un curso a distancia y una carga lectiva de 60 créditos". Era, añade, "un curso organizado por la universidad dirigido a inspectores de la Policía Nacional para que estos pudieran obtener el grado", una titulación que empezaba a exigirse como requisito indispensable para ocupar determinados cargos de la Dirección General y del Ministerio del Interior.

El curso lo mantuvo en vigor la Rey Juan Carlos durante dos años consecutivos. En este tiempo, alrededor de 200 funcionarios de la institución policial obtuvieron los 60 créditos y una supuesta convalidación con un título oficial de grado que ahora el Supremo revoca, al tiempo que da la razón a la orden de 19 de enero de 2015 del Ministerio de Educación que desestimó la solicitud del mismo comisario que ha recurrido al alto tribunal, quien pretendía que el Gobierno le concediera la equivalencia de su nombramiento como inspector de la Policía al título universitario oficial de licenciado, que no poseía por las vías habituales.

Las dos ediciones del curso fueron organizadas por la Rey Juan Carlos en 2013 y en 2014. Los dos centenares de alumnos que pasaron por las aulas del centro abonaron cada uno 3.000 euros en concepto de matrícula, lo que arrojó un montante total de 600.000 euros que se embolsó la universidad. La demanda de comisarios que querían hacer el curso, además, superaba la oferta, por la mencionada exigencia que la ley establecía para ocupar determinados puestos de la Administración, un requerimiento que para más inri poseían pocos comisarios.

El recurrente, que también ha sido condenado en costas, no había pedido la equiparación a los actuales grados, pero el Supremo ha entendido necesario pronunciarse también sobre este punto, al entender que las categorías de diplomado y licenciado ya no existen y han sido sustituidas por las de grado. La Ley de Régimen de Personal de la Policía Nacional aprobada el 28 de julio de 2015 exige que los aspirantes a la escala ejecutiva del cuerpo (inspector) tengan el título universitario oficial de grado.

En estos momentos, no son pocos los comisarios que ocupan un alto cargo dentro del cuerpo e incluso en los servicios centrales del Ministerio del Interior que obtuvieron el grado en criminología de la Rey Juan Carlos a través del mencionado curso 'online', que los habilitó para obtener sus respectivas plazas. La polémica de la titulación, de hecho, ha estado presente en los nombramientos de estos puestos en los últimos años, y no solo en el ámbito administrativo. Diferentes procedimientos judiciales han puesto en duda la validez para el cargo de funcionarios que no contaban con la titulación o que la habían obtenido a través del mencionado curso a distancia.

La Audiencia Nacional y algunos tribunales superiores autonómicos se pronunciaron sobre el nombramiento de determinados mandos, hasta el punto de que anularon temporalmente su designación. La tendencia judicial comenzó a suponer un verdadero quebradero de cabeza para el entonces secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, y para la Abogacía del Estado, que se volcó en defender a algunos de los comisarios más destacados de la época, como el entonces subdirector de la Inspección de Personal del Ministerio o el máximo responsable de la coordinación antiterrorista.

Cuando el centro puso en marcha el citado seminario, más de la mitad de los mandos del cuerpo carecía de carrera universitaria, un 'problema' que solucionó el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, a través de esta iniciativa y de otras que pretendían adaptar los cursos de ascenso que impartía la corporación a los funcionarios que subían de categoría profesional a las exigencias de la Agencia Nacional para la Evaluación y la Calidad (Aneca).

Desde la Universidad Rey Juan Carlos aseguran que "todos" sus grados "cuentan con 240 créditos y están reconocidos por la Aneca". El de criminología, en concreto, "es un título oficial aprobado por el Ministerio de Educación" y "se viene impartiendo desde 2010", añaden. El centro argumenta que "diversas normativas" reconocen la equivalencia de las categorías profesionales de las fuerzas de seguridad "con distintas titulaciones universitarias". Además, anuncia que recurrirá la sentencia al entender que causa "indefensión" a la universidad.

La resolución, argumenta el centro en una nota de prensa, afirma que el grado "no cumple con la carga exigible para ser tenido en cuenta como tal", cuando "en ningún momento del proceso la universidad ha sido requerida para aportar la documentación que demuestra que el grado en criminología cumple con los 240 créditos exigidos". El fallo, agrega, "no anula, invalida o declara falso el grado en criminología".

La Dirección General de la Policía, por su parte, admite que el Supremo, con esta sentencia, está cuestionando el grado del comisario que planteó el recurso, pero no el título obtenido por el resto de mandos que hicieron el curso a distancia. "No afecta al resto de comisarios, sino solo al recurrente, que no tiene los créditos necesarios", subrayan desde la Dirección General.


Imprimir   Correo electrónico