hospimedica2

La Policía Nacional detiene a 15 personas, registra tanatorios de Valladolid e investiga un fraude en el que se cambiaban ataúdes para incinerar otros más baratos

Varios agentes despliegan tanatorios

Los investigadores sospechan que empleados de la funeraria sacaban los cadáveres de las cajas antes de la cremación y los metían en otros de baja calidad. La investigación por estafa, con un número indeterminado de afectados pero cuya cuantía asciende a varios millones de euros, arrancó hace meses y prevé detenciones. Los informes policiales de una operación que sigue secreta dan por hecho que además de los ataúdes las funerarias también reutilizaban las coronas de flores

Agentes de la Policía Nacional y empleados de la Agencia Tributaria registran desde primera hora del pasado jueves 31 de enero, registran varios tanatorios de la Funeraria el Salvador en Valladolid, en el marco de una investigación por estafa que se ha saldado ya con 15 detenciones.

La operación ha comenzado sobre las 8 horas del 31 de enero en el tanatorio ubicado en el Camino del Cementerio. Se trata de la última fase de una operación bajo secreto de sumario que comenzó en 2017 y que se ha llevado con total sigilo hasta el último momento. En ella se investigan dos décadas de presuntas irregularidades con los ataúdes.

Lo que se trata de determinar es si se estuvieron cambiando en las incineraciones los féretros que elegían las familias para sustituirlos por otros más baratos y volver a venderlos. En principio no se contempla el delito de profanación de cadáveres.

El modus operandi de la supuesta trama consiste, según fuentes cercanas a la investigación, en sacar el cadáver del féretro momentos antes de la cremación para introducirlo en un ataúd de baja calidad. El cambio se hacía tras sacarlo de la capilla ardiente y antes de introducirlo en el horno crematorio, una operación que suele durar media hora.

En la investigación por estafa se indaga además sobre si también se reutilizaban una y otra vez, además los ramos y coronas desechados tras una cremación para colocarlos a nuevos clientes.

El Grupo El Salvador es una de las empresas funerarias más importantes de Valladolid. La sociedad está dividida en tres: la Agencia Funeraria Castellana, en la calle Angustias, muy cercana a los juzgados y a la Audiencia Provincial; el tanatorio, y el cementerio-jardín que tienen en una localidad cercana a Valladolid, Santovenia de Pisuerga. Además, la empresa tiene otros cuatro tanatorios en Medina de Rioseco, Tudela de Duero, Peñafiel y Mojados y construye en la actualidad otros tres en Tordesillas, Olmedo y Laguna de Duero, según información de su página web. Además, gestiona desde 2015 el tanatorio municipal de Montemayor de Pililla y del servicio funerario completo para el uso del velatorio municipal de Tordesillas y Tudela de Duero.

En un comunicado, el Grupo El Salvador ha asegurado que un trabajador chantajeó a la empresa con revelar supuestas prácticas irregulares que él mismo habría cometido si no se le incrementaba la pensión por jubilación. Según ese comunicado, denunciaron al trabajador, que acabó condenado como autor de un delito de extorsión a la pena de un año de prisión.

La empresa afirma que la operación estaria vinculada con esa denuncia. Añaden que cuentan con "rigurosos controles que aseguran y garantizan la total transparencia en los procesos de incineración, con el objeto de que sus clientes tengan la tranquilidad de que se cumple su voluntad en el servicio que se ofrece".


Imprimir   Correo electrónico