Policía Nacional desarticula en Málaga uno de los mayores grupos de narcotraficantes

Categoría de nivel principal o raíz: Cuerpos Policiales Policía Nacional Visto: 59

poli malaga

Se han efectuado 16 registros en diferentes puntos del país. Los estupefacientes se almacenaban en diferentes "guarderías" de la provincia de Málaga. Los agentes han intervenido 550 kilos de hachís, 100.000 euros en efectivo, una pistola real, dos eléctricas

 La Policía Nacional ha desarticulado en Madrid y Málaga una de las mayores organizaciones dedicadas a la distribución de hachís y ha detenido hasta el momento a 27 personas, en una operación en la que se han efectuado 16 registros en diferentes puntos del país.

Según informa la Dirección General de la Policía, el hachís, que se cultivaba en Marruecos, entraba en España a través del Estrecho de Gibraltar, se almacenaba luego en diferentes "guarderías" de la provincia de Málaga y desde allí se transportaba hasta Madrid para distribuirla en el norte de España.

En los registros, los agentes han intervenido 550 kilos de hachís, 100.000 euros en efectivo, una pistola real y otra simulada, dos eléctricas, unos 3.000 litros de gasolina para lanchas, doce turismos y dos motocicletas.

Aunque el núcleo de la organización ha sido desmantelado, la operación continúa abierta a fin de localizar a algunos de los mayores compradores de la droga y a clientes que a su vez la vendían al por menor

La investigación, que se inició en mayo del pasado año, ha permitido determinar que desde las "guarderías" de Málaga la droga se transportaba a Madrid en vehículos preparados con habitáculos para ocultarla, conocidos como "caletas".

Después se almacenaba en dos viviendas unifamiliares situadas en las localidades madrileñas de Pozuelo de Alarcón y de Manzanares el Real, para distribuirla luego a distintos puntos de esa región y al resto de España, principalmente a la zona norte.

Este grupo criminal estaba perfectamente organizado y adoptaba numerosas medidas de seguridad. Tanto es así, que los miembros de una rama de la red desconocían la identidad de otros.

Además, los transportistas nunca llegaban en persona ni al punto de carga ni de descarga, sino que eran citados en un lugar alejado donde recogían el vehículo. El conductor esperaba mientras se llevaban el coche para llenarlo o vaciarlo según el caso.

Otra medida de seguridad era la utilización de coches lanzadera que circulaban por delante para alertar al transportista de cualquier control policial.

La operación policial se ha saldado con 27 personas detenidas, que pasaron a disposición de la autoridad judicial como presuntas responsables de los delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales y tenencia ilícita de armas.

Del total de detenidos, 20 han sido en Madrid, dos en A Coruña, dos en Málaga, dos en Córdoba y uno en Huelva.

Imprimir
Redacción
Redacción