hospimedica2

Interior licita la compra de un millar de unidades de pistolas eléctricas para la Policía Nacional

policia nacional

Las pistolas eléctricas o táser pasarán a formar parte dentro de poco del equipamiento de la Policía Nacional. El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica este martes una licitación para la compra de al menos un millar de unidades, que tendrán que ser entregadas a la División Económica y Técnica del cuerpo policial en diferentes tandas entre los años 2020 y 2022. El montante económico de la operación ascenderá a 2,1 millones de euros, impuestos incluidos.

De este modo, se cumple con un viejo anhelo de los sindicatos policiales, que llevan reclamando desde hace años la aprobación y adquisición de este tipo de armas, para poder hacer uso de ellas en intervenciones complicadas en las que el uso del arma reglamentaria es excesivo. Las mismas se usan desde hace años en otros países del mundo y en España se han ido incorporando en los últimos años en diversos cuerpos policiales de ámbito local.

El pliego de prescripciones técnicas elaborado por los especialistas de la Policía Nacional, al que ha tenido acceso Libertad Digital, detalla que estos nuevos táser deben ser de "múltiple disparo, estarán construidos en polímero de alta resistencia al impacto, dotados de elementos de puntería convencionales y elementos adicionales a la misma, y compuestos por un módulo de linterna de alta intensidad y un módulo de doble láser".

Asimismo, "dispondrán de una pequeña pantalla, para la visualización de información básica de funcionamiento, al menos: indicador de batería, estado general del sistema, contador de tiempo de descarga, etc". Y dispondrá de un interruptor de encendido/apagado ambidiestro, de tipo aleta o similar, con superficie suficiente como para ser manipulado con los guantes que usan habitualmente los agentes de la Policía Nacional.

En cuanto a su funcionalidad, "los impulsos generados por el dispositivo, deben interferir las señales nerviosas que se transmiten al sistema muscular y sensorial para obtener una incapacitación mediante una corriente eléctrica pulsante entre los electrodos durante el tiempo de exposición".

El arma tendrá dos modos diferentes de funcionamiento. Por un lado, con el "lanzamiento de los dardos incapacitantes, cuyo alcance efectivo será de 6 metros, ubicados en el interior de cada uno de los dos cartuchos, situados en la parte frontal" del dispositivo. Por el otro, con la "activación del arco eléctrico formado entre los dos bornes frontales del dispositivo, permitiéndose el uso de dicho arco eléctrico con o sin cartuchos instalados".

La duración estándar de la descarga eléctrica será de 5 segundos en un único ciclo sea cual sea el modo de uso utilizado, pero existirá la posibilidad de ampliar el tiempo de descarga manteniendo pulsado el disparador de forma continuada. La detención de la descarga eléctrica se realizará bien dejando de accionar el disparador o bien colocando el interruptor de encendido/apagado en la posición de apagado.

Además, según detalla el citado pliego, estas pistolas eléctricas contarán con un sistema automático de gestión de la intensidad de la descarga eléctrica, para poder optimizar la misma en función de la resistencia o el volumen del cuerpo humano sobre el que se efectúe el lanzamiento de los dardos incapacitantes.

Los dispositivos tendrán una memoria interna, cuyos datos podrán ser descargados a través de un cable a ordenadores de sobremesa, en la que se almacenará todas las manipulaciones realizadas sobre el táser, como encendido y apagado del mismo, disparos efectuados, uso del arco eléctrico o cargas de batería realizadas, entre otros datos, para que pueda ser auditado el uso que se haga de cada uno de los dispositivos.

Cada una de estas pistolas eléctricas deberá estar marcada de "manera indeleble" con al menos la siguiente información: marca, modelo y número de serie. Además, tendrán que ser entregadas a la Dirección General de la Policía acompañadas por fundas de polímero de color negro que tendrán que ser compatibles con el cinturón policial.


Imprimir   Correo electrónico