hospimedica2

Los Mossos investigan una agresión sexual a una menor en la sala Razzmatazz de Barcelona

fotonoticia 20180603124923 640

La menor fue atendida en el Hospital Clínic, denunciando que tres chicos la penetraron sin su consentimiento. La sala cuenta con cámaras de seguridad cuyas imágenes usará la policía para identificar a los presuntos autores

Los Mossos d'Esquadra investigan una supuesta agresión sexual múltiple sufrida por una menor de edad la madrugada del viernes en Barcelona. Según las primeras pesquisas, la agresión se habría cometido en uno de los 'backstage' de la sala Razzmatazz, tal y como ha podido confirmar este diario de varias fuentes conocedoras del caso. Por el momento no se han producido detenciones, aunque la víctima ha presentado ya la denuncia y los Mossos tratan de identificar a los presuntos autores. El caso está en manos de la unidad de Investigación del distrito de Sant Martí de Barcelona.

Según denuncia la menor, la agresión se produjo en uno de los apartados que la conocida sala de conciertos de Poblenou tiene distribuidos por toda la nave. Según el relato con el que trabajan los investigadores, la chica y otro joven se encontraban en uno de los espacios cuando entró otro grupo. Se investiga si, como explica la víctima, fue entonces cuando tres de ellos acabaron penetrándola sin su consentimiento.

Una amiga que acompañaba a la menor fue la que, avanzada la madrugada, contactó por teléfono con los Mossos d'Esquadra para denunciar la agresión. Posteriormente acudieron al Hospital Clínic para que fuera atendida y donde permaneció hasta el sábado por la tarde. Los Mossos le han tomado declaración y, una vez presentada la denuncia, han iniciado las pesquisas para identificar a los presuntos autores, incluida la recopilación de imágenes grabadas dentro de la sala.

Los Mossos d'Esquadra no facilitan datos de forma oficial al tratarse de una investigación abierta con una menor de edad como víctima. Los investigadores cuentan, en todo caso, con la colaboración de los responsables de Razzmatazz, una sala que según explicó un portavoz tiene cámaras de grabación en todos los espacios comunes y en los accesos a los 'backstage'. De esta forma queda recogido quién entra y sale de los mismos. También cuentan en la zona con la presencia continua de miembros del equipo de seguridad de la discoteca. Por exigencia legal, no se pueden colocar cámaras en el interior de los camerinos que se encuentran en la misma zona.

El equipo de seguridad que trabajó durante todo el viernes no tuvo constancia de ninguna denuncia presentada, ni por agresión sexual ni por hechos similares. Razzmatazz es, precisamente, una de las salas pioneras en España en la aplicación de un protocolo contra agresiones y actitudes machistas y mantienen una colaboración continua con los Mossos.


Imprimir   Correo electrónico