hospimedica2

Los Mossos rehúsan unirse al Centro Antiterrorista español para no compartir datos

15353082236468

La Generalitat evita desde hace un año unirse al centro antiterrorista donde se coordinan Policía, Guardia Civil, CNI y Ertzaintza. Interior les insiste repetidamente, pero rehúsan adaptar su sistema para no compartir datos

Los Mossos d'Esquadra han ignorado reiterada e insistentemente las llamadas de la dirección del CITCO, el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado, para que se incorporasen a la institución en la que están representadas el CNI y todas las policías del país, según las fuentes del propio Centro consultadas por este periódico.

La Generalitat -la Consejería de Interior- firmó un protocolo con el Gobierno central el 10 de julio de 2017 que contenía las condiciones de la participación de la Policía autonómica catalana en el organismo de coordinación contra el terrorismo. Sin embargo, las peticiones realizadas a los responsables de los Mossos en los meses posteriores para que hicieran compatible su sistema informático con el del CITCO y para que designasen y trasladasen de forma permanente a uno de sus especialistas cayeron en saco roto.

Ertzaintza y Mossos firmaron con el CITCO en 2017; los primeros se integraron al mes

La interrupción abrupta del proceso de integración se produjo en las fechas en las que el Govern intensificó su apuesta por el proceso unilateral para la independencia. De modo que las apelaciones realizadas por el Gobierno catalán al español -sobre todo después de los atentados yihadistas perpetrados en suelo catalán- para que los Mossos tengan una participación en los organismos especialistas del Estado en lucha antiterrorista y para que accedan también a la información procedente de agencias internacionales como el FBI, estarían obviando el hecho de que en el CITCO todo está preparado para la incorporación desde la firma del convenio por las dos partes.

El CITCO fue creado en octubre de 2014. Una de sus pretensiones iniciales fue la de coordinar la información y el trabajo de CNI, Policía y Guardia Civil, realizar análisis para la prevención del fenómeno terrorista y evitar duplicidades mediante el uso del sistema informático SICOA.

Interior quiere que se integren lo antes posible, pero no adaptan sus sistemas

Ante el interés de la Ertzaintza y de los Mossos por participar de forma plena en este organismo -hasta ese momento tenían un oficial de enlace-, el CITCO, tras el visto bueno del Gobierno central, elaboró hace poco más de un año dos protocolos idénticos para ambas policías autonómicas. Son documentos de más de 10 folios en los que se estipula, entre otras cosas, que los firmantes se comprometen al volcado de sus datos y asumen que la coordinación del Centro depende en última instancia de la Secretaría de Estado de Seguridad dependiente del Ministerio del Interior.

La Ertzaintza lo firmó en la Junta de Seguridad del 14 de junio de 2017 en Vitoria. Los Mossos, el 10 de julio. Tras el atentado el pasado lunes en Cornellá, se celebró una Junta de Seguridad Extraordinaria del CITCO y los responsables de los Mossos asistentes revelaron posteriormente en rueda de prensa que se estaba ultimando la incorporación definitiva.

Así fue confirmado a este periódico por el Ministerio, cuyo portavoz especificó que todavía no podía darse una fecha concreta. Según afirma, «no es problema de voluntad política, sino al contrario: la voluntad es que los Mossos se incorporen lo antes posible». Para Interior, «el obstáculo es técnico-informático. Las bases de datos (del CITCO y de los Mossos) están en programas distintos» y el volcado definitivo no se puede producir, de modo que no se puede empezar a trabajar hasta que este problema quede resuelto.

A la Ertzaintza no le costó nada modificar sus sistemas para incorporarse al Centro antiterrorista. Un miembro reconocido del CITCO asegura que los técnicos se coordinaron y en un mes el asunto estuvo solucionado. «Sencillamente hay que adquirir unos epiconos para encriptar la información en origen y en destino. Para que nadie pueda introducirse en el proceso y garantizar así que el volcado sea infalible», señala. «Los Mossos no se han metido porque no han querido», insiste.

Inicialmente en el Centro de Inteligencia llamó positivamente la atención que, a pesar del desafío independentista, no hubiese inconvenientes en la firma del protocolo. Sin embargo, lo ocurrido después explicó los retrasos.

El anuncio el 9 de junio por parte de Puigdemont de la convocatoria del referéndum del 1 de octubre no impidió que el 10 de julio se firmase el documento de incorporación definitiva. Sin embargo, cuatro días después, el 14 de julio, uno de los principales protagonistas, el conseller de Interior Jordi Jané, de la rama más comedida del PdeCat fue sustituido por Joaquim Forn, actualmente en prisión, que sería cesado con la aplicación del 155.

«Cuando les recordábamos que eso estaba pendiente, siempre daban largas. 'Lo estamos mirando', nos decían. Y lo que no hubiese sido de recibo es que estuviesen de forma permanente sólo para escuchar lo que el resto decía sin cumplir con el requisito firmado de volcar su información. Tenían que estar en el CITCO también para informar y para tomar decisiones cuando sus datos se cruzasen con los de otros», explica uno de los responsables. «Hablábamos con Trapero, con Vallé e incluso con Ferran López Navarro que fue puesto al frente de los Mossos con el 155. Y siempre salía en la conversación: '¿Pero vais a venir o no?'. No respondían nada claro», recuerda.

Preguntados los Mossos por el motivo por el que no se incorporaron tras la firma del protocolo, un portavoz aclaró que corresponde al Gobierno y no a la Policía Catalana explicar la situación.


Imprimir   Correo electrónico