hospimedica2

Los Mossos hallan el cadáver del bebé abandonado por su padre en el río Besòs

mossos bebe

El cuerpo del recién nacido ha sido localizado en el lecho del río tras tres días de rastreo. Guardia Civil, Mossos d'Esquadra, Bomberos de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona y Policía Local de Sant Adrià han participado en las tareas de rastreo

Los Mossos d'Esquadra han hallado este viernes hacia las 14.00 horas el cadáver del bebé recién nacido que su padre -un menor de 16 años- confesó haber abandonado el martes en el río Besòs, a la altura de Sant Adrià, en Barcelona.

Un perro rastreador, llamado Mickey, ha dado por el olor con el cuerpo sin vida en el lecho del río, cerca del punto donde los testigos vieron deambulando al padre la tarde del martes. El cadáver estaba escondido entre las cañas.

El lugar resultaba invisible para los agentes y ha sido necesario que equipos de Bomberos empezaran a arrancar vegetación esta mañana para despejar el terreno y facilitar la batida, que se han extendido por unos 800 metros hasta la desembocadura en el mar.

"Han sido días muy duros", ha asegurado la inspectora de mossos Montse Estruch, que ha comentado que la búsqueda ha sido de una "dificultad máxima". "Para los equipos ha sido un desgaste físico brutal. Hay cañas, suciedad, barro y de todo. Es muy difícil trabajar en estas condiciones tan dificultosas", ha afirmado Estruch, que ha agradecido los ofrecimientos de ciudadanos que han llamado a diferentes comisarías de Cataluña, dispuestos a colaborar en el rescate. Los equipos forenses continúan en la zona investigando.

Tres días de búsqueda intensiva

Así finaliza una búsqueda que arrancó en la tarde del martes, después de que los Mossos recibieran un primer aviso y el muchacho se entregara más tarde acompañado por su padre. Los progenitores de la víctima son ambos menores y habían ocultado el embarazo a sus padres. La pareja reservó una plaza el lunes en un hostal de L'Hospitalet de Llobregat, de donde son vecinos y donde la madre dio a luz.

Mossos d'Esquadra, Bomberos de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona, Guardia Civil y Policía Local de Sant Adrià han participado en las tareas de rastreo, complicadas por la falta de certeza sobre si el cuerpo podía haber quedado atrapado en los densos cañaverales que flaquean el río o si el agua había arrastrado el cadáver hasta el mar.

La policía autonómica ha usado un helicóptero y perros rastreadores para examinar los cañaverales del río. Especialistas de las unidades subacuáticas de Mossos y los Bomberos han peinado las aguas del Besòs, en las que se ha rebajado el nivel con la ayuda de presas en algunos puntos de 140 a 40 centímetros para facilitar las exploraciones. Miembros del GEAS y una patrullera de la unidad marítima de la Guardia Civil también habían buscado el cuerpo del bebé en el fondo del mar.


Imprimir   Correo electrónico