hospimedica2

HISTORIA DE LA POLICIA EN LA DEFENSA, FORTALECIMIENTO Y CONSOLIDACIÒN DE LA DEMOCRACIA EN PERÙ

policia-nacional-peru

HISTORIA DE LA POLICIA EN LA DEFENSA, FORTALECIMIENTO Y CONSOLIDACIÒN DE LA DEMOCRACIA EN PERÙ

I. INTRODUCCIÓN

“Más que el amor al pasado urge el amor al porvenir, no del porvenir utópico e idílico, sino conquistado por el propio trabajo duro e incejable frente a tanto peligro y a tanto problema. Y del estudio de la Historia porque ella en el Perú no es sino un crisol que aún no ha concluido su obra, debe salir un espíritu de avance impregnado del conocimiento de la realidad.” Jorge Basadre G.

Manifiesto mi más profundo respeto y admiración por todos nuestros compatriotas y peruanos a quienes les toco vivir en la infausta guerra con Chile y por haber defendido la patria que los vio nacer como verdaderos guardianes de este Perú que a la sazón de la Guerra con Chile nada tenía que ofrecer como estado a la población peruana, particularmente a los habitantes de la sierra, y por cuanto todo era deuda que nadie sabía ni comprendía, sin embargo la heredaron para no continuar con esas discriminaciones sino para ser más responsables que la generación anterior, que pensaron que el Perú era un condado para saquear y servirse de él y menos para saberla defender y eliminar las flaquezas existentes hasta ahora, aun cuando se trate de defender tres hectáreas de terreno.

Con todo lo que tiene el Perú, como bien lo dijo Raimondi: “El Perú es un anciano sentado en una banco de oro”, de verdad poco es lo que se ha hecho hasta ahora, nada se ha aprovechado de lo que tiene, más bien todo se ha hecho al contrario y la sociedad peruana cada día se descompone más y más

Es tiempo de hacer currículas educativas en variados campos de la actividad social, como también para corregir los grandes vicios que se vienen arrastrando, para civilizar mejor a nuestro pueblo, fortalecimiento a las instituciones tutelares que precisan de una nueva Constitución y un nuevo hombre peruano.

La Policía Nacional es la más genuina institución que vive en el día a día con la población y también es la más ligada a la historia del Perú, que es tiempo de su fortalecimiento y modernidad, para ejecutar operaciones eficientes y oportunas de prevención, intervención y seguimiento.

Los primeros antecedentes

Decir que hay un pasado superado, creo que es una gran mentira y una ilusión política, como es una gran mentira del que yo venga a esta salón de peruanidad pura a rendir homenaje por el levantamiento de Locumba, la masacre de Bagua o Andahuaylas, porque nada de eso fue legítimo, generoso o limpio, fue simplemente una barbarie, una farsa política y una caricatura de democracia en la que la corrupción campea de arriba-abajo y de derecha a izquierda, de afuera y de adentro.

¿A dónde vamos es la pregunta de hoy¿, sin embargo no dejamos de hurgar la conducta del pasado, que ahora todos los aquí presentes nos proponemos a establecer un espíritu de enmienda, para que nunca más ocurra lo que ha ocurrido.

Por razones políticas y económicas la independencia del Perú nos la dieron los ejércitos mercenarios de San Martin y Simón Bolívar, sin embargo quien gestó con verdadero sentimiento de patria y libertad fue Francisco de Zela y Arizaga, quien capitalizó el sentir de la población, para anunciar en Tacna en junio del año 1811, que la revolución por la independencia había empezado en Tacna, movimiento que lamentablemente abortó por la vil traición de nuestros propios conciudadanos..

San Martin fue un militar con ideas libertarias, pero de fuertes tendencias monárquicas quien forma un ejército en Argentina para dar libertad a Chile y el Perú, sin que en tierra peruana haya enfrentado una batalla ni haya vencido al ejercito realista, debido a la precariedad de sus fuerzas, es en esa condición que declara la independencia peruana el 28 de julio de 1821 sin que nuestra libertad sea real y concluyente. San Martín deseaba establecer una República monárquica como un sistema de gobierno de transición, dentro de esa duda social surge un ambicioso Bolívar que establece un antagonismo radical con San Martín, sin embargo logra la victoria de Junín sobre los realistas que acelera la capitulación de Ayacucho en condiciones ignominiosas para el Perú, que terminaron de pagarse en el Gobierno de Ramón Castilla quien se había enrolado al ejercito libertador de San Martín, dice, por temor a ser encarcelado al haber perdido en una partida de juego de azar el producto del contrabando incautado en el rio de la plata en su condición de Inspector de aduanas.

A partir del episodio de la capitulación de Ayacucho firmada la noche anterior a la “Batalla de la pampa de la Quinua”, asistieron a dicho campo de honor ambos ejércitos en ropa de gala, como a una Parada Militar para dar fe y certificación del armisticio. Como se aprecia la libertad del Perú lo hacen dos ejércitos mercenarios.

Es a partir de este momento cuando empieza el sufrimiento y la inestabilidad social de la nación peruana, que España desea capitalizar con la reconquista y lo hace con una poderosa escuadra, pero gracias a la divina peste negra desatada en Lima y al coraje de José Gálvez y de Mariano Ignacio Prado se logra derrotar a la escuadra española en el Callao el 2 de Mayo de 1866.

A raíz de estos acontecimientos sociales y políticos San Martín y Bolívar crean los cuerpos de policía con alguna variación nominativa de la Guardia Nacional, con la misión del mantenimiento del orden público. Sin embargo la soberanía de nuestro suelo patrio siempre estuvo en peligro que nuestros vecinos han reducido nuestro territorio a una tercera parte de lo que inicialmente teníamos, mientras nuestros políticos, militares y civiles no han podido consolidar hasta ahora una República soberana e independiente.

23 Constituciones y miles de leyes conflictivas, a las que se suman 25 regiones y cerca de 2 mil municipalidades es el producto burocráticos que crearon nuestros políticos, que ha influido igualmente en la burocratización de la policía al tener 152 comisarias en Lima Metropolitana, en cuyo escenario se libran y originan los conflictos sociales y criminales sangrientos y dolorosos entre peruanos, sin embargo nuestros políticos tienen la habilidad para dar leyes dirigidos, sobre el derecho del cielo, el pollo a la brasa, o dándonos ilusiones sobre los derechos a la tierra, el mar y el cielo, es por ello que la sociedad peruana de hoy va tejiendo irreverencias, y desobediencia donde el simple saludo ha desparecido, cuando antaño era una expresión de educación que ha desparecido como también ha desaparecido la obediencia a ese simple aparatito colgado en las calles llamado semáforo.

II. EL COMPLICADO PANORAMA DE LA GUERRA CON CHILE

Las Republicas de Chile y Bolivia nacieron sobre la base de las antiguas Audiencias de Charcas y Santiago que debieron servir de base para determinar las fronteras nacionales, pero no fue así, por cuanto Sucre forzó Antofagasta para Bolivia, sin que este pudiera ejercer dominio ni soberanía sobre dicho territorio. En teoría Chile limitaba por el norte con Bolivia, más no con el Perú, “esa fue la obra del Gran Mariscal Sucre”. En realidad habían estados independientes, pero todos ellos empíricos de forma y fondo, eran estados inauténticos, inestables, frágiles y corroídos por las impurezas y las anomalías internas. Con la independencia los peruanos creíamos que habíamos logrado un botín.

La historia de la Guerra con Chile no es para contar cuantos combatientes y armas teníamos para combatir, sino cuantos desertores y traidores teníamos, que nos obliga a despertar y es tiempo de hacerlo en la búsqueda de la gran transformación que requiere con urgencia nuestra patria, evitando, como es lógico la fuga de los reos políticos y de nuestros talentos al extranjero

Que decían los manuales de guerra, de la hacienda pública y los planos geográficos del teatro de operaciones navales y terrestres de 1879, que permitieran hacer frente la contienda bélica que a todas luces era una guerra perdida de antemano, estábamos cargando una pesada cruz al calvario, agravada con la traición de Bolivia que nada nos ofrecía navalmente, un pésimo aliado que jugaba a dos ases, sin embargo nuestros políticos de entonces nada hicieron para evita la guerra con Chile y ahora queremos decir que la guerra no fue contra Chile sino contra Inglaterra.

III. LOS PROTAGONISTAS POLITICO CIVILES Y MILITARES EN LA GUERRA CON CHILE

Los políticos de la Guerra con Chile, fueron un recital de barbaridades, donde se confundieron civiles y militares para ser políticos. No había Gabinete Ministerial que no estuviera conformada por militares y civiles para desarrollar con criterios personalistas la formación de un Estado. Por lo menos ahora tenemos dos criterios ideológicos que permiten formular dos concepciones de política a qué atenerse y que invita a la recta administración de las cosas y las arcas del Estado.

En 1870 habían surgido movimientos civilistas y progresistas encabezado por Pardo, Balta y Piérola todos ellos de extraordinaria preparación profesional tanto en el Perú y en el extranjero que deseaban modernizar el estado peruano en contraposición de una casta militar que venía Gobernando el Perú a través de sucesivos golpes de Estado. Una bipolaridad política extravagante y lo digo así, porque los militares durante la guerra con Chile se portaron tan igual como los políticos civiles y viceversa, con los mismos defectos, celos, ambiciones y desconfianzas

Permítanme hacer una pequeña narrativa de los perfiles de algunos connotados políticos civiles y militares de aquella época que han creado una suerte de antagonismos viscerales de larga data y que continúan suscitando renovados y actuales controversias entre civiles y militares:

1. ¿Quién fue José Balta?

Militar que derrocó a Pezet a favor de Diez Canseco, ocupando el Ministerio de Guerra en 1865 y a la caída de Diez Canseco fue desterrado a Chile en 1866 a causa de la oposición a Mariano Ignacio Prado, del que volvió en 1867 para acaudillar un movimiento en el norte del país, para ser elegido Presidente en 1868 llevando como Ministro de Hacienda a Nicolás de Piérola que firmó el contrato Dreyfus que perjudicaba a la oligarquía consignataria, como también hizo un vasto plan de inversiones públicas de las líneas férreas que grabaron la hacienda pública por lo que el gobierno fue acusado de malversación, con un Manuel Pardo implacable en la oposición, que triunfó en las elecciones de 1872 que Balta las anuló. Los coroneles Gutiérrez adictos y hombres de confianza de Balta en el ejército organizaron un golpe de estado para que Pardo no asumiera el poder, sin embargo fusilaron a Balta al negarse estar comprometido en la revuelta. Finalmente el Pueblo enardecido asesina a tres de los 4 hermanos Gutiérrez cuyos cadáveres fueron colgados en los postes, a modo de un árbol de carnavales

2. ¿Quién fue Manuel Pardo y Lavalle?

Fundador del partido Civil, Alcalde Lima en 1870, educado en Chile, Francia y España, exitoso hombre negocios, fundador del partido civil, con connotados intelectuales que después del fracaso del golpe de estado de los hermanos Gutiérrez fue nombrado presidente del Perú de 1872 a 1876. Creo la Guardia Nacional a base de los cuerpos de la Guardia Civil y la Gendarmería, como también reformó el Ejército y descentralizó la administración territorial.

Firmó el Pacto secreto con Bolivia en 1873. Sofocó la rebelión del General Vivanco en 1874 y fue asesinado por el Sargento Montoya cuando ejercía el cargo de Presidente del Senado, su acción política fue proseguida después por Piérola, como también por su hijo José Pardo con el Partido Civil, gobernando el Perú durante dos periodos de 1904 a 1908 y reelegido en 1915 y finalmente derrocado por Leguía en 1919.

3. ¿Quién fue Aurelio Francisco García Calderón?

Persistente peruano de ideas claras y firmeza de carácter, media perfectamente cada paso que daba llegando a formar un gobierno provisional en Magdalena, sin embargo fue desterrado a Chile por Patricio Lynch por negarse a ceder Tarapacá en las tratativas de paz y exigir el retiro de las fuerzas chilenas de ocupación

Desde el destierro conspiró contra Chile y lucho por la desocupación de tierra peruana. Organizó el gobierno aun cuando Lynch había decretado la prohibición de todo tipo de publicaciones y se había apoderado de las rentas municipales, además del saqueo infame que realizaban sus subordinados. Organizo a los comisionados de paz a Bolivia, Argentina y USA

García Calderón no obstante su limitado espacio para gobernar tuvo el coraje de formar un cuerpo de policía llamada la Guardia Urbana de Lima que debía formarse con vecinos notables interesados en 5 legiones, 4 compañías de agentes, dos jefes y su respectiva oficialidad, para la custodia de la población en contraposición a los celadores de Lynch y aunque parezca mentira también en contra del alcalde de Lima Rufino Torrico

4. ¿Quien fue Nicolás de Piérola?

Pertenece a una familia oligárquica limeña, conservador, clerical y gran orador, fue Ministro de Hacienda de Balta y negoció el contrato Dreyfus, una empresa nada santa y en bancarrota, por la que tuvo que renunciar y fue desterrado a Chile por Pardo.

Al estallar la Guerra con Chile vuelve al Perú para organizar la resistencia a base de las montoneras. Se sublevó 7 veces contra Prado e Iglesias.

A Prado lo destituye en su viaje-fuga y en su intento de compra de armamento en Europa y USA. Los militares nuevamente lo apartan del Perú, de la que vuelve en 1894 para reorganizar las montoneras para acabar con el militarismo, siendo elegido Presidente de 1995 a 1999 aplicando una política de expansión económica y protegió a Iglesias de cualquier medida en su contra. Al término de su mandato se retira de la vida política completamente, aun cuando le solicitaron para su continuidad, pero se opuso a todo signo de reparto del poder con los civilistas y militares.

5. ¿Quién fue Cáceres?

“El Brujo de los andes” fue un militar de escuela que luchó en las batallas de san Francisco, Tarapacá y en el Alto de la Alianza, al frente del Batallón Zepita uno de los mejores equipados. Al volver a Lima fue Comandante de las fuerzas del Centro y luchó en San Juan de Miraflores y organizó la guerra de de Guerrillas desde Jauja.

Su actuación en la resistencia de la Breña que merece todo encomio, lo hace un insigne militar. Fue presidente de la República de 1886-1890 y de 1894-1895 cuando fue derrocado por Piérola. Su gobierno fue de transición altamente difícil para poner el orden fiscal y social

6. ¿Quién fue Mariano Santos Mateos?

En la batalla de Tarapacá resaltan con luz propia tres personas diría tres personajes de valía nacional: El Coronel de Infantería, D. Andrés Avelino Cáceres Dorregaray, el Cnel., de Artillería D. Francisco Bolognesi y Cervantes y el Guardia Civil Marianos Santos Mateos, un hombre sencillo que buscó siempre lo mejor para el país. Cáceres en su misión de líder, estratega y

Comandante General de operaciones militares durante las 9 horas de combate en Tarapacá, Bolognesi en su misión artillera que logra incendiar y desalojar a las unidades chilenas de su escondite y Mariano Santos en su decidida misión de arrebatar el estandarte nacional chileno del

Segundo de línea, acto por el que el comando chileno, ordena la retirada de sus unidades del campo de batalla.

La serenidad, la vista y los músculos son facultades ligados a la cabeza y al corazón de Mariano Santos Mateos, serenidad y calculo para abrirse campo en medio del fragor de la batalla, vista larga para no perder de vista a su presa para arrebatarle el pabellón nacional y fuerza para sostener una lucha titánica de cuerpo a cuerpo con el enemigo hasta su rendimiento y entrega del estandarte nacional chileno.

Estamos en este paraninfo de la peruanidad, no para rendir homenaje a un encumbrado político, ni a un estratega ganador de mil batallas, estamos acá para rendir homenaje a un hombre sencillo, a un pro hombre del honor y el deber, nacido en las fuertes estribaciones de los andes y dedicado a la agricultura, que abandona su tierra para enrolarse en la Guardia Civil y servir a su patria.

La vida de Mariano Santos Mateos, no fue de color de rosa, fue más bien de constantes desafíos, pero en cada una de ellas supo salir airoso. Cabe señalar que después de la victoria de Tarapacá, el comando de operaciones ordena el repliegue hacia Arica, fueron 78 kilómetros de marcha forzada en un candente arena, 22 días de marcha forzada, buscando rutas pérdidas, unos con los raidos zapatos peruanos y otros con uniforme chileno y al llegar al fuerte de Arica el 17 de diciembre 3,416 hombres, entre ellos 560 guardias civiles de Arequipa, sin embargo en el camino hubieron 72 bajas mientras la población ariqueña preparaba un enardecido recibimiento a tomatazos, silbidos y matracas por no haber defendido Tarapacá. Sin embargo Mariano Santos Mateos nunca había soñado ser héroe

En este episodio de recibimiento a los héroes de Tarapacá, el general Buendía, sus edecanes y Belisario Flores se ponen a la cabeza de este ejército, desplazando de esta manera a Cáceres y Bolognesi por lo que Montero en actitud enérgica impide este protagonismo político y los pone a juicio ante la negativa de hacerlo y también por ser los causantes de la derrota en San Francisco, por no haber acordado el plan de ataque, ni el de reconcentración, atacar sin previo reconocimiento con una tropa hambrienta y por abandonar el campo de batalla y las pérdidas de los equipos de guerra. La acusación comprendió a muchos comandantes generales. Todo un escándalo de guerra

El ascenso y reconocimiento del Guardia Civil Mariano Santos Mateos fue realizada por Lizardo Montero el 31 de enero de 1881, en la Plaza Mayor de Arica por la hazaña de apoderarse el estandarte del 2º del línea chileno. Montero igualmente ordenó que el estandarte quedara en la catedral de Arica y después depositada a Tacna, de donde fue recuperada por las tropas chilenas

Mariano Santos Mateos vuelve al campo de batalla y es herido de gravedad en la Batalla del Alto de Alianza por lo que fue evacuado a la ciudad de Arequipa, donde se repone de sus heridas y se reincorpora a su unidad y al término de la guerra se retira del servicio activo, para dirigirse al Cusco donde retoma la vida agrícola y fallece en Lucre a los 51 años.

7. El Coronel Francisco Bolognesi y Cervantes

Bolognesi es una capítulo aparte de la Historia que es pertinente en este momento, evocar y recordar la viril respuesta del Coronel Francisco Bolognesi Cervantes, pronunciada en el Morro de Arica al parlamentario chileno José de la Cruz Salvo: “Tengo deberes sagrados que cumplir”, son palabras de gloria que determinan un ideal de conducta, una responsabilidad que no se podrá jamás defraudar. Bolognesi escribió uno de los episodios más gloriosos de la Historia del Perú, algo que nunca debemos olvidar. Sin embargo no todo fue gloria para nuestro Héroe, pues en algunos pasajes de su vida el sol se escondía por largas temporadas, pero a pesar de ello, siempre mantuvo su visión y su fe en una Patria grande y digna.

Fue un hombre de permanente lucha, que por esos azares de la guerra defendió con mucho ardor la estratégica plaza de Arica, de raíz y raigambre peruana, la cual finalmente quedó en manos del vencedor, derrota que representó también la perdida de Tarapacá y el sometimiento de Tacna condenada a vivir 40 años de ignominia, cautiverio, expiación y perversa chilenización.

Arica fue regalada a los chilenos por el General Miguel Iglesias mediante el infame Tratado de Ancón, el 20 de octubre de 1883. Sin embargo hoy, la siempre traicionada Historia del Perú, como lo expresa ese gran maestro universitario y connotado patriota, el doctor Juan Vicente Ugarte del

Pino, nos juega un nueva mala pasada y los restos dicho General, repudiablemente reposan en el Panteón de los Próceres, ubicado en el Cementerio Presbítero Maestro.

Bolognesi en sus años mozos fue un afortunado comerciante en el Cusco y Puno. En 1853 ingresa al ejército y comanda la Guardia Nacional, pero a raíz de un incidente bélico con Bolivia fue designado como Jefe de Regimiento del Ejército con el grado de Teniente Coronel de Artillería, participando junto a Ramón Castilla en la sublevación contra Rufino Echenique en 1854, como Segundo Jefe del Batallón Libres de Arequipa. Después de esta sublevación victoriosa fue nombrado Comisario General del Ejército Libertador y Edecán de Ramón Castilla para luego pasar adscrito a la Inspección General del Ejército.

El Presidente Ramón Castilla lo envía a Europa en 1859 para adquirir armamento y regresa al Perú en 1862 con 54 cañones de última generación de artillería rayada. En este viaje Bolognesi demoró 6 meses más de lo debido, ese fue su error, por la que nuestra sociedad adicta a la crítica malsana desconfía de la compra y pone a Bolognesi en el repudiable campo de los dimes y diretes, sin embargo Bolognesi supo superar las infamias con hidalguía y dignidad y en 1864 el Presidente Pezet lo reivindica dándole similar misión, la de comprar armas en Europa. Gestión que resulta exitosa al adquirir cañones de grueso calibre para la defensa del Callao.

El 30 de Octubre de 1871, a la edad de 55 años, Bolognesi se retira del Ejército, a causa de haber sido indispuesto por el Comisionado Fiscal Toribio Sanz, muy amigo del Presidente Balta que quiso avasallar las atribuciones concedidas a Bolognesi, algo que supo soportar con serenidad y firmeza. A pesar de ello, por méritos propios fue nombrado Gobernador civil del Callao y en junio de 1972 cesó definitivamente en el Ejército con una miserable pensión mensual.

En 1873 el Presidente Manuel Pardo realiza el censo nacional y Bolognesi formó parte del Colegio Electoral como escrutador de Lima y Delegado en Tarapacá, cargos por los que mereció la felicitación del Gobierno.

En 1875 Bolognesi ingresa a la Escuela Superior de Comercio y al estallar la guerra con Chile el 05 de abril de 1879, Bolognesi ofreció sus servicios en condición subalterna, pero el General Buendía Jefe del Comando Sur lo nombra como Jefe de la 3ª. División de Guardias de Arequipa con el grado de Coronel, grado con el que asistió a las jornadas bélicas de San Francisco, Tarapacá y Arica, una guerra en la que el Perú ponía los muertos y Chile gozaba con el saqueo y la rapiña como lo hace hasta hoy. Bolognesi deja al Perú valores morales excelsos de patriotismo, el deber, las virtudes del honor y la actitud contestaría oportuna en el momento que debe decir.

IV LOS TRAIDORES EN LA GUERRA CON CHILE

Es preciso recordar los episodios vergonzosos, producidos, tanto en plena marcha de aproximación o en el mismo teatro de operaciones, sucumbieron en la cobardía, el abandono y la deserción de miles de soldados, como de civiles, hacendados, pero los más notorio fue la deserción de los militares Agustín Belaunde y Revollar que abandonan el fuerte Arica rumbo a Bolivia y la del General Buendía que jugaba a la dulce vita con una reconocida mata-hari chilena, Eleonora Latorre y de un inepto Coronel Leiva que hacia lo imposible para no llegar.

En contraste al holocausto de Arica, el Comando del Sur Peruano se encontraba sumido en el escándalo político y de la mezquina lucha por el poder e inmersos en la frivolidad con damas chilenas infiltradas bailando al son de las marineras de moda, “Antofagasta” y “Concha y Perla” de Abelardo Gamarra “El Tunante” que hacían furor en los centros de diversión del teatro de operaciones del Sur.

Las partituras originales de estas piezas musicales en honor a la Marina de Guerra del Perú fueron obsequiadas a Grau, quien en gesto de caballerosidad obsequia Antofagasta a Bolivia y Concha Perla la envía a Lima. Había nacido la marinera y con ella la Marinera Norteña con fuga de tondero, la Limeña con fuga de festejo y la Ayacuchana con fuga de huayno

1. ¿Quién fue Buendía?

Apuesto hombre de formación militar de artillería, muy débil e indeciso, que el historiador chileno Hinostroza en su obra el “Adiós al Sétimo de Línea” lo describe como un militar jaranero, que mantuvo relaciones amorosas con una espía chilena Eleonora Latorre, en plena Guerra con Chile, además de haber cometido desatinos tácticos y estratégicos de movilización de la fuerzas, por lo que fue enjuiciado y trasladado a Lima.

Nada mas indigno para un militar fue la deserción de Buendía en la Batalla de San Francisco, por la que fue enjuiciado por Montero, así como otros oficiales de alta graduación

En esa época Abelardo Gamarra el “Tunante” separa de la zamacueca que se cantaba y bailaba en toda América del Sur, para componer la marinera en honor a la marina de peruana. Las piezas musicales de Antofagasta y Concha de Perla fueron obsequiadas a Grau. La marinera hacía furor en todas las reuniones sociales del teatro de guerra que Buendía y su amante aprendieron a bailar y muy bien.

2. ¿Quién fue Lizardo Montero?

Marino de carrera que apoyó a Manuel I. Prado en su levantamiento contra Pezet. Abofeteó al también marino Manuel Villar vencedor en Abtao durante las operaciones de apoyo a Chile en su diferendo bélico naval contra España. Fue Ministro de Iglesias y firmó el Tratado de Ancón de 1893, sin embargo complotó contra Iglesias. Montero hizo más cosas malas que buena, a pesar de ostentar cargos públicos para hacer.

Fue Marino de alta graduación, Senador y Vicepresidente de la República, Comisionado y Comandante de las fuerza del Sur, sin embargo Montero acusaba una debilidad de carácter por la que fue fácil presa de Piérola, sin embargo tenía bajo su mando un batallón muy bien armado que no contribuyó en nada en las batallas del sur del Perú.

Montero ascendió y resaltó en acto público, la actuación del Guardia Civil Mariano Santos Mateos en la batalla de Tarapacá, quien arrebató en una lucha cuerpo a cuerpo el pabellón insignia del Segundo de Línea chilena, en la plaza Mayor de Arica, más por razones política- sociales, cuando la población ariqueña había recibido a tomatazos a los héroes de Tarapacá por no haber defendido la plaza conquistada con tanto sudor y lágrimas. Una marcha forzada por una arenal candente durante 20 días de 178 k, entre Tarapacá y Arica

3. ¿Quién fue Hilarión Daza?

Fue un general boliviano que había alcanzado la presidencia de Bolivia a través de un golpe de un motín militar en 1880 y gobernaba con mano dura como todo dictador, un caudillo bárbaro por su rudeza, de fisonomía resuelta, de aire marcial, feroz y siniestro, amante de las conspiraciones de Piérola, como un árbol que crece en las tempestades jugando siempre a dos ases. Concretó el Tratado Secreto con el Perú, pero coqueteaba hacer un arreglo con chile.

Cuando Chile captura Antofagasta, oculta esta noticia a su pueblo por 3 días para buscar un acuerdo con Chile y por recomendación de su Embajador Sotomayor (8 abril 1879) busca el acercamiento para propiciar un arreglo, pero cometió un error al viajar a Tacna con batallón los Colorados a entrevistarse con Mariano I. Prado, tal como habían acordado, pero en el corazón de Daza había una desconfianza por la carencia de recursos de Perú para sostener una guerra con Chile.

El combate Naval de Iquique fue la ruina para Bolivia y el Perú y debido a una violenta revuelta producida en Bolivia H. Daza nos abandona y traiciona aprovechando un repliegue militar por la quebrada de Camarones, cuando su misión era ir a Arica se desvía por camarones y retorna a Bolivia engañando a Prado con la información de que los soldados no querían avanzar, y aún así el ingenuo Prado le insistía el retorno.

El impuesto de los 10 centavos formulado por Daza a las exportaciones por quintal del salitre, fue el fulminante que prendió la mecha de la guerra

4. ¿Quién fue Mariano Ignacio Prado?

Militar de carrera y comerciante que sostiene una lucha constante y fratricida con Piérola, quien enrostra el abandono del teatro de operaciones en su calidad de Presidente, forzar una colecta nacional y la autorización legislativa del 09 de mayo de 1879 para viajar a Europa y USA a comprar armamento. Piérola lo destituye cuando Prado se encontraba recién en Panamá.

El viaje de prado, según propia declaración en carta desde Guayaquil el 22 de diciembre de 1879; “Fue un deber y un deseo hacer cuanto pueda por mi país”, sin embargo en Nueva York el periódico Herarld lo enrostra como fugitivo. El 22 de mayo Piérola en un decreto refrendado por Miguel Iglesias priva de todos sus derechos ciudadanos a Prado y lo condena a la degradación pública en cuanto sea habido, debido a la ignominiosa conducta durante la campaña del sur y su vergonzosa deserción y fuga.

V. LA SOCIEDAD CIVIL EN LA GUERRA CON CHILE

1. Los migrantes extranjeros en la Guerra con Chile

Los migrantes Italianos, ingleses y chinos fueron lo más saltante e importante, quienes se establecieron en el Perú después de la independencia en 1821. Los italianos acapararon las tierras en el Sur del Perú, para dedicarse a la agricultura, estableciendo grandes ingenios de Oliva y uva en Moquegua, Tacna y Apurimac, que al estallar la Guerra con Chile, ponían y exhibían grandes letreros y cartelones en las zonas limítrofes de sus haciendas: “Señor Perú, señor Chile, es vuestra guerra más no la mía” hecho que revela una neutralidad y para nada la identificación con la Perú, aun cuando ya habían nacido en tierra peruana. Sin embargo tenían piquetes de trabajadores de seguridad muy bien armados.

Los ingleses que se establecieron en Perú y Chile, se dedicaron más al comercio, estableciendo grandes consorcios de exportaciones mineras, salitreras y del guano, siempre con la fama del establecimiento de los deportes y la piratería. En la guerra con Chile jugaron un papel de primer orden apoyando más a Chile que al Perú e incluso impidieron la venida de dos blindados bajo el pretexto de la neutralidad.

Los chinos vinieron a Perú bajo las condiciones de migrantes para la agricultura, quienes se establecieron en la zona de Capón en Lima y en valle de Chancay y Cañete, donde aperturaron tiendas de abarrotes, hoteles y restaurantes. Los chinos fumones de Cañete fueros masacrados por peruanos, por lo que Lynch los protegió para así evitar las contribuciones peruanas y a cambio los chinos formaron un batallón a disposición y a favor de Lynch.

La colonización alemana del pozuso, Huancabamba, Villa Rica y Tingo María respondía a un tratado de Gobierno a Gobierno en 1851 en la época de Castilla, que no intervinieron para nada en el conflicto bélico con Chile, sin embargo fueron los colonos que más contribuyeron a los programas de salud y agricultura. De las 300 familias que llegaron a Perú, solo pudieron llegar a los lugares mencionados 150 familias, debido al incumpliendo peruano en su traslado.

2. La Iglesia Católica en la Guerra con Chile

La neutralidad de la Iglesia fue evidente, sin embargo el Obispo Pedro José Tordoya, Monseñor José Antonio Roca y muchos otros como la señora Rosa Riglos de Orbegoso, de la cofradía clerical, formaron parte del comité de erogaciones. Parte de dichas erogaciones fueron depositadas en los bancos, aunque los rumores, comentarios de la época en voz baja decían que parte de las contribuciones se quedaron en el arzobispado.

Esta comitiva formaba parte de la comitiva de viaje de Mariano I. Prado a Europa y USA con la finalidad de la compra de dos blindados y armamento, Cabe hacer señalar con alguna precisión que el señor Julio Pflucker y Rico fue el encargado de hacer efectivo los depósitos en los bancos fondos recaudados que ascendía a 200 mil libras esterlinas y el Obispo Tordoya reemplaza a Pflucker por haber sido cesado en plena travesía. El fondo recaudado para la compra de armamento quedó en bancos franceses bajo la responsabilidad del Embajador peruano Toribio Sáenz quien le había hecho la vida imposible a Bolognesi cuando este fue en misión de la compra de armas para fortificación del Callao en Europa.

Sin embargo los monasterios y conventos religiosos de la diócesis de Lima, contribuyeron con el 25% de sus rentas, una erogación voluntaria que permitió formular líneas de crédito por 8 millones a la que se agregan los empréstitos sobre el guano y salitre, cifras muy pobres para el equilibrio de guerra.

3. La prensa Chilena en el Perú

Con la batalla de Arica concluye la campaña del Sur, la siguiente campaña fue en Lima y el Centro del Perú que se inicia en setiembre de 1880 con la llegada de los primeros destacamentos chilenos a Lima la que concluiría en 1883 con el tratado de Ancón.

Para facilitar y hacer viable la ocupación, los chilenos crearon inicialmente 4 periódicos, una especie de guerra sicológica militar con apariencia de noticias, para inducir la desaparición de la inútil resistencia y cuya insistencia logro calar hondo en un sector de la población como también en algunos personajes derrotistas como Manuel Iglesias que apoyo a Chile en su guerra contra Cáceres: La Actualidad. La Situación. El Diario Oficial y el Comercio (Apocrifito)

VI. ¿Y CUAL ERA LA MAYOR PREOCUPACIÒN DE LOS POLITICOS EN LA GUERRA CON CHILE?

Los políticos durante la guerra con Chile, si bien estaban más preocupados por hacer los balances de armas y hombres, las ambición por el poder estaba por cima de todo, incluso por encima de la construcción de un estado, de la patria, de la soberanía, pero nada de peruanidad ni de objetivos, ni tácticas y estrategias de guerra, que más bien se descuartizaría del suelo peruano, entre los 4 líderes presidentes:

* Lizardo Montero en el Sur y después en el norte

* Nicolás de Piérola en la sierra central

* Francisco García Calderón en Lima

* Miguel Iglesias en el norte

Quienes se repartían el teatro de operaciones, y con clara influencia sobre Cáceres, Bolognesi y Ugarte quienes tenían dosis y rasgos de peruanidad muy claros, otros con desgano y debilidad como Leiva y Buendía, otros traicionando a la patria como Belaunde y Revollar en Arica y los hacendados peruanos en la sierra central contra Cáceres, e incluso lucharon con la bandera chilena.

Los más zorros como Prado, Montero y Piérola combinaban con suma astucia una lucha venenosa y satírica por el poder que convirtieron el Perú en una especie de sociedad de Sodoma y Gomorra, gobernada por corruptos recaudadores de impuestos como Saqueo de la antigua Roma

No hablemos de nuestros historiadores, cada quien inventando partes de guerra para hacer interpretaciones auténticas, más de lo que no pasó y más bien crearon confusiones de los hechos, lógicamente de acuerdo con los políticos de turno para entregarnos narrativas históricas llena de posiciones tergiversadas de poder y de intereses políticos. Manuel Gonzales Prada en su descarnado mensaje condena a los políticos por no haber sabido organizar la nación peruana ni supieron defenderla a la hora de la verdad y más bien nos llevaron al desastre y a la vergüenza en la Guerra con Chile, una generación de troncos añosos y carcomidos, reclamó con urgencia la educación y la integración del hombre del ande.

Las pérdidas, primero del mejor blindado Independencia que teníamos, en una maniobra propia de un inexperto More y del Huáscar, maravillosamente conducida por Graù que estabilizo la guerra durante 5 meses, pero su sacrificio aceleró la perdida de la Guerra con Chile.

La blindada Castilla y Dos de Mayo adquiridos, llegaron después de la Guerra con Chile por una decisión tomada por Inglaterra bajo el pretexto de su neutralidad.

Los políticos de la generación 1870 a 1915 sembraron a no dudarlo una conciencia de la pérdida de identidad, de valores, justicia, solidaridad y equilibrio social, que ahora nos permite emitir juicios y preguntas de su actuación en la Guerra Con Chile:

* ¿Dónde están los políticos que pregonaban en sus cartas y pronunciamientos públicos por la unidad Nacional¿

* ¿O simplemente fueron los grandes motivadores de la separación del Estado y la Sociedad?

* ¿Dónde está la solidaridad y la renuncia política?

* ¿Dónde están las ofertas al pueblo peruano para salvar a la patria de esta guerra llena de traiciones y emboscadas que nos tendieron Bolivia y Argentina?

* ¿Dónde están los aciertos de guerra de nuestro políticos y el mando del gobierno central?

* ¿Dónde las municiones de papel?

* ¿Donde están los batallones de la costa y de la sierra?

* ¿Fueron mayores las guerras civiles que la Guerra con Chile?

La nación reclama políticos diferentes a los que tuvimos y a los que tenemos ahora, queremos políticos comprometidos con el Perú, sin embargo nuestro congreso hace otro tipo de guerra al pactar con la coca o cuando dicen que la plata viene sola

VII. LOS ORIGENES REALES DE LA GUERRA CON CHILE

Cuando se erigen como republicas Chile y Bolivia se hicieron sobre las antiguas audiencias de Charcas y Santiago, pero se olvidaron de definir sus fronteras, por ello un grupo de pescadores chilenos de Paposo en Atacama, (rio Loa), la adhieren a Chile, lo que constituye como la primera desmembración de extensas tierras en esta oportunidad Bolivia pierde la zona de Cobija una zona muy lejana a su administración económica y cultural. Por ese motivo Diego Portales proyectó el tratado comercial en 1835 con Orbegoso y en 1840 comenzó a ser pública la importancia del guano en Tarapacá y en 1845 se descubre las guaneras de Mejillones.

En 1820 Bulnes envía una expedición y descubre en la provincia de Atacama ingentes yacimientos de guano y a partir de entonces los límites pasaban del paralelo 23º al 27º, un botín de guerra que se la lleva Chile, como una segunda desmembración de terrenos, bajo las formales promesas de Chile de apoyar en la ocupación armada del litoral peruano. Una confabulación a puerta cerrada. Sin embargo Perú en su ingenuidad diplomática, siguió creyendo en Bolivia como un aliado eficaz, por estar estrechamente ligados por la independencia. Una poderosa ayuda en una guerra perdida por anticipado.

La alianza Perú-Bolivia firmada el 6 de febrero de 1873 es el preámbulo más cercano y específico de carácter defensivo y siempre con la intensión de resguardo de las salitreras de Tararapacà, amenazada por el avance chileno, con la intención de formar un eje de desarrollo Lima-La Paz- Buenos Aires.

Acá se aprecia la jugada política del Presidente José Pardo al proponer a Meiggs pagar la deuda externa con el arrendamiento del Toco, que motiva la adhesión de Argentina, pero con las dudas de no poder mantener el secreto de esta adhesión por que iba a pasar por tres cancillerías y tres parlamentos, pero aun así Argentina acepto la alianza en febrero de 1873

El pacífico tratado de Bolivia- Chile de 1874 tiene 4 años de vigencia, fue un sedante sobre Perú y Bolivia, en la que los aliados incautos creyeron y olvidaron de cualquier tentativa de guerra fraternal de Chile. Sin embargo el senador Lizardo Montero promueve emplear 4 millones de soles para la compra de dos blindados que se frustra por desacuerdos con la Casa Dreyfus en el gobierno de Balta, una mala gestión de Piérola, que le costó el destierro a Chile

Perú fue más consecuente con Chile, pero lo que vino a agravar la Guerra fue el impuesto tonto de los 10 centavos sobre el quintal de salitre exportado, dictado por Hilarión Daza en febrero de 1878, que finalmente dio lugar a la ruptura de la relaciones diplomáticas de los tres países en conflicto.

La Guerra con Chile no puede ser entendida ni debe estar aislada en el contexto de las cuatro naciones sudamericanas, en tanto que los intereses europeos por el salitre y el guano eran de vida o muerte.

Inglaterra muy especialmente tenía intereses creados en tres de ellas y se las jugó con delicada habilidad apoyando a Chile, sin causar daño o enemistad con Bolivia y Perú y siendo muy permeable con la Argentina

VIII. LA DECLARATORIA DE LA GUERRA CON CHILE

Pardo toma la decisión de enviar a Grau al Sur en 1874, con la finalidad de internacionalizar Antofagasta, término muy distinto a recuperar, que es rechazada por Grau que la consideró como una maniobra para anexar y entregar esa zona a Chile, por la que sufrió carcelería, y así evitar la guerra y con todo eso Chile declara la Guerra al Perú el 5 de abril de 1879 por la conspiración Perú-Boliviana, mientras que para nuestra tesis fue una aventura de conquista chilena, y para Argentina fue la de no ingresar en ninguna alianza, pero si llevarse la Patagonia.

La mucha confianza mató a palomino reza el dicho, cuando la aplicamos al Perú de entonces, cuando nuestros políticos esperaron muy confiados el avance y el ímpetu chileno, acompañada de la ciega e irresponsable política de Hilarión Daza en el manejo del conflicto salitrero y del tratado secreto que no se mantuvo en secreto. El Perú queda al descubierto como un país frágil, empírico y al borde del abismo social que lo imposibilitaría afrontar una prueba de guerra, con la gente indígena que no estaba preparado en el arte de la guerra, sin embargo fue ella la que puso la cara en la guerra por el Perú, dándole por lo menos algo de mística nacional.

IX. LA CREACIÒN DE POLICIA EN LA NACIENTE REPUBLICA

La historia de la policía es muy clara y nada tiene que ocultar, por ello, la policía no tiene complejos ni guarda rencores con nadie, más bien está curtido con estos procesos políticos en la que salen siempre mal parado, a pesar de todo esto, la policía es y será la institución de hombres de bien, con héroes, proceres, y mártires siempre triunfantes, aunque olvidados y vilipendiados como si fuéramos los causantes de todos los males que aqueja a la nación.

La policía es la institución que más hizo por el desarrollo integral del país, la que más hizo por alfabetizar, la que mas representó al Estado ahí donde ella es inexistente, a merced de los bandos políticos y las bandas delincuenciales encargados de destrozarla.

La Policía en todas estas confrontaciones bélicas y sociales, ha sido importante y decisiva, hecho con el menor costo social y para bien del desarrollo de nuestra angustiada patria.

Que le pasaría a nuestra patria si estuviera en manos de los bandoleros, montoneros, búfalos, terroristas, narcos, de los gremios de la izquierda recalcitrante, de los frentes patrióticos, de la Izquierda revolucionaria, de los Benel, los Gutiérrez, de los traficantes Palomino y la corte de mafiosos enquistada en el Congreso, palacio de Gobierno y en el Poder Judicial, como también de los delincuentes Montesinos, los poncho negro, de los destructores, los Sánchez Paredes y

Bedòn, los petros audios, los López Meneses, Orellana, Santos y otros tantos, un Echenique, un Prado, un García o Fujimori que saquearon las arcas del Perú

1. El primer Reglamento de Policía.

El presidente Manuel Prado fue quien sancionó el Reglamento de Policía el 7 de mayo de 1879 en la que ordena que las fuerzas de policía se desplacen al teatro de operaciones del sur, por la que el Alcalde de Lima D. Manuel María del Valle amplia el Reglamento de Prado para que la Guardia Urbana se extiende a las demás ciudades del Perú.

Sin embargo el primer Reglamento de Policía que se da en el Perú, fue elaborado por el Ministro del Gobierno y Policía D. José María Pando el 04 de noviembre de 1826 de aplicación local para las ciudades de Bolívar hoy Trujillo, Lima y Arequipa y paulatinamente se extendido a otras ciudades.

Dicho reglamento deja entrever el concepto del Orden Público, del orden en la construcción vial y los edificios, las casas de juego, el control de los pesajes y medidas, de las sociedades de artesanos, boticas, chicherías, y sospechosos, cuyo control estaba a cargo de los intendentes de policía a pie y a caballo. Este servicio policía era primordialmente de vigilancia y del mantenimiento del orden en Lima y lo hacía en dos secciones territoriales: de la Catedral a San Sebastián y de Mansiche a Talambo

El segundo reglamento de policía promulgada por el Mariscal Gamarra el 11 de noviembre de 1839 a reglón seguido de las guerras de la confederación Perú-Boliviana, cuando la población peruana se encontraba en el más completo caos social generado precisamente por los continuos levantamientos. Dicho reglamento tenía la misión de reconstruir la República y mejorar la doctrina del poder de policía y devolver la tranquilidad, la moralidad, el orden, el ornato, el recreo y la prevención de las faltas y delitos.

Para cumplir con tan compleja misión, la policía adquiere una nueva estructura orgánica aglutinando a los serenos, gendarmes y vigilantes, todo esto a cargo del Comandante Policía semejante a lo que es hoy las Comandancias de Policía y las Comisarias, contando para ello la Escuela de Policía en Lima y más tarde las escuelas regionales.

Los custodios permanentes de la ciudad eran los serenos y los vigilantes, unos de noche y otros de día, y para tal efecto se organizaron en Lima 6 cuarteles de policía, la de Monserrate, Divorciadas, Plaza Mayor, Santa Ana, Barranca y Cocharcas, después serian los cuarteles del Callao y Santa Catalina.

La municipalidad de Lima y el Gobierno Central otorgaban a dichos cuarteles los presupuestos de funcionamiento y el pago de haberes. El Comandante era a la vez Comisario e intendente que realizaba las listas de revista cada fin de año para presentar el presupuesto de funcionamiento del siguiente año, cosa que no se estila en la actualidad, este reglamento subsistió hasta 1877. Como ven la policía estaba perfectamente organizada al tiempo de la Guerra con Chile

2. Participación de la policía en la Guerra con Chile

Para sostener la guerra con Chile los sucesivos gobiernos, ordenaron que por razones de emergencia nacional, los batallones de policías diseminados a todo lo largo y ancho del Perú, fueran incorporados y a formar parte de las líneas regulares del ejército peruano y sin retacear esfuerzo alguno:

* Los batallones de la Guardia Urbana creada por San Martín y Simón Bolívar operaron en la ciudades más importantes el país con el apoyo de los batallones de policías locales, urbanos y rurales, como de civiles formados en los primeros años de la republica por militares, voluntarios y vecinos notables.

* Años después se forma la guardia rural de Agustín Gamarra en el Cusco y Puno en la que se develan movimientos sediciosos locales e intervienen en la Guerra contra Santa Cruz a raíz de las ideas confederativas

* Los cuerpos de policía existente fueron aglutinados en gendarmería y la Guardia Nacional por Echenique

* Manuel Pardo y Lavalle en 1873 y por Ley Constitucional aglutina las fuerzas de la Guardia Civil y el cuerpo de investigación, establece igualmente que los futuros Guardias Civiles, estén formados por gente de estructura física armónica y los batallones debían contar con un mínimo de 562 hombres y la formación de los demás batallones de policías locales se guiarían por las normativas nacionales.

* Mientras la Santa Hermandad conformado por ciudadanos, los bomberos y los vecinos notables a los que hoy llamamos las juntas vecinales organizadas por las municipalidades y comisarias continuaban en su labor social de apoyo a la Policía.

* Cuando la Guerra Bolivia-Chile se volvía crítico con la toma de Antofagasta provoca un clima tenso de contradicciones sociales y políticas en el Perú, que se acentúan con el asesinato del ex presidente y senador Manuel Pardo del partido civil, debido a estos acontecimientos, el primer contingente de guardias civiles y gendarmes, se desplazan al teatro de operaciones del sur donde hacen labores netamente policiales de mantenimiento del orden en Pisagua al mando del comisario Benigno Maldonado y el Teniente Coronel Cipriano Soto en Iquique, mientras el Teniente Coronel Pío Zegarra al mando de los gendarmes se estaciona en Tacna en marzo de 1879 con la finalidad de controlar el orden y defender el territorio.

* Mientras en Lima el subte de policía Juan Bellodas en un acto de valerosa intervención apresa en tiempo record al Sargento Melchor Montoya asesino del ex presidente y Senado Manuel Pardo

* La formación de los Guardias Civiles y los Civiles de Tarma y Jauja sirvieron de base para la formación del Batallón de la Breña de Cáceres.

* Los cazadores de Piérola de formación civil tenían similares funciones militares-montoneras-policiales que participaron activamente en las guerras civiles internas, en los campos de batalla y en apoyo a las guerrillas de Cáceres.

* La formación de los batallones de la Guardia Peruana en Lima, Ica y Cajamarca, fueron unidades netamente policiales locales formadas por Piérola e Iglesias dotado de un gran sistema de coordinación y logística en los desplazamientos. En este sistema policial los celadores eran los jefes de policía

* La formación de los cazadores de la Guardia del Cusco un hibrido militar-policial que hacían correrías a caballo para recibir las denuncias de los pobladores rurales y también realizaban labores de pacificación y orden en las ciudades y comunidades.

* Para la formación de los ejércitos del sur, la policía aporta 2,500 hombres entre Guardias Civiles, gendarmes y la Guardia Nacional.

* En la primera quincena de abril de 1879 el Coronel Guardia Civil Alejandro Besada quien a la sazón se desempeñaba como prefecto de Arequipa, organizó una División de 560 hombres, entre Guardias Civiles y Gendarmes procedentes de Puno y Arequipa, con los que se encamina hacia Moquegua y Tacna y luego lo haría por mar hacia Pisagua, estableciéndose en Pozo y Noria para formar el Batallón Ayacucho, que a la muerte Accidental de Besada, asume el mando el Cnel. Francisco Bolognesi, mientras que un Batallón de Gendarmes de Caballería y una Compañía de Guardias Civiles quedan en Arequipa al mando del Cnel. Leónidas Méndez y del Cnel. Juan fajardo respectivamente

* Los gendarmes de Puno, de Cerro de Pasco y Ayacucho se desplazaron al teatro de operaciones del sur, quienes adoptan los nombres de los lugares en el que les toca servir, todos ellos al mando del Coronel José Miguel de los Ríos que permitió al Gral. Buendía organizar una junta de inteligencia a base de gendarmes y guardias civiles, como también de los bomberos voluntarios nacionales y extranjeros y de la Santa Hermandad

* Debido al Estado de Emergencia Nacional, el Batallón de la Guardia de Arequipa fue anexado al Batallón Zepita 2 del Ejército Peruano comandado por el Cnel. Andrés Avelino Cáceres en la que se distingue con especial nitidez el Valiente Guardia Civil Mariano Santos Mateos que el 27 de noviembre de 1879 arrebata la bandera de guerra del segundo de línea chileno en un acto de suma destreza y arrojo, sin embargo, este acto de patriotismo tardíamente será reconocido por la nación peruana, como héroe Nacional y Patrono de la PNP

* Cabe señalar que los guardias civiles y gendarmes del Cusco se unen como fuerzas regulares del ejército formando parte del Batallón Zepita 2, comandada por el Coronel Andrés Avelino Cáceres, mientras la Guardia Nacional se incorpora a la Segunda División de Belisario Suarez en Iquique y la Guardia Nacional al mando de Alfonso Ugarte con los gendarmes y artesanos en Tacna.

* Cuando Chile declara la guerra al Perú se encontraba como Director de Policía el Coronel Emeterio Pareja, quien desplaza al teatro de operaciones del sur a los batallones de policía de la Guardia Nacional de Lima, Callao, y Junín comandada por el tristemente célebre Coronel Segundo Leiva, mientras el Cnel. Ladislao Espinal marcha a Moquegua con los gendarmes

* Los partes de guerra de la Batalla de Arica arrojan que de los 1,600 hombres que tenia Bolognesi, 562 eran Guardias Civiles, de los que fueron tomados rehenes los inspectores de la Guardia Civil: Emilio Milán, Francisco Montoya, y Teófilo Aguilar quienes lucharon y estuvieron cerca al Coronel Francisco Bolognesi y el resto de guardias civiles cayeron en batalla y en forma anónima en cumplimiento de deber.

* Los artesanos de Tacna de Alfonso Ugarte estuvo formado por 562 voluntarios que en principio hacían las rondas diurnas y nocturnas en las ciudad de Tacna y participan igualmente en el holocausto de Arica.

* En plena ocupación chilena y con Patricio Lynch despiadado Gracia Calderón forma la Guardia Urbana con una organización policial dividida en legiones y compañías

* Al término de la Guerra con Chile, firmado el Tratado de Ancón y determinado la adhesión de Tacna al Perú, el Comandante de la Guardia Civil Flores, recibe Tacna, en una ceremonia apoteósica cívica patriótica con la que se instaura el Paseo de la Bandera.

* Este acto se realiza de esta manera a insistencia del gobierno de Chile que no deseaba entregar los decretos de los acuerdos y los símbolos patrióticos del Perú a las fuerzas militares peruanas derrotadas.

3. Hechos y actividades policiales de fortalecimiento y consolidación de la democracia en el Perú.

El Presidente Leguía profesionaliza en 1922 los cuerpos de policía existentes con la asistencia de una misión española, que Sánchez Cerro pretende desaparecerla, sin embargo en 1945 el Presidente José Bustamante y Rivero crea la Policía de Investigaciones y en 1985 se crea la Policía Nacional

Nada se pudo hacer con un estado empírico y una sociedad indiferente en la Guerra con Chile, pero a la hora de la verdad los policías ponían hasta su sueldo y donativos para estar en el frente de batalla y dando instrucciones a los indígenas quienes sin saber nada de la guerra tuvieron más abnegación que varios otros sectores que solo atinaban a desertar antes de ingresar al sacrificio de las batallas con el enemigo o de aquel triste episodio de Mariano I. Prado de querer entregar la flota peruana a Tucker de USA, que felizmente fue rechazada por Grau por la que sufrió cancelería.

Es preciso en este momento de crisis política hacer una somera referencia de algunos hechos, actividades y acontecimientos históricos registrados y ejecutados por la policía:

* El Batallón de la Guardia de Arequipa anexada pasajeramente al Ejército se distinguió en Tarapacà con el valiente Guardia Civil Mariano Santos Mateos el 27 de Noviembre de 1879, que tardíamente fue reconocido como Héroe Nacional y Patrono de la PNP

* Develar los movimientos insurgentes en Puno

* Haber vuelto con gloria y aplausos de la ciudadanía cuando la Guardia Civil había sido casi desaparecido por Sánchez Cerro en 1930

* Haber develado el movimiento insurreccional aprista en Trujillo en 1931 con saldos dolorosos para el Ejército Peruano y la Guardia Civil

* Devolver el sillón presidencial al Presidente Benevides en el frustrado golpe de Estado de su propio Ministro del Gobierno y Policía en 1938, en un acto encomiable de lealtad por el Mayor GC Rizo Patrón quien dio muerte al Gral. EP Rodríguez, instigado por el Apra para dar dicho golpe de Estrado. Los honores fúnebres durante el entierro del Gral. Rizo Patrón le fueron retirados por el APRA por venganza. Por algo será.

* Después del desfile Militar en el Campo de Marte el 29 de Julio de 1941, la 22 Comandancia-Asalto partió al frente de batalla, en guerra con el Ecuador poniéndose a órdenes del Coronel EP Miñano Ventocilla ganando batallas decisivas como Carcabòn y Porotillo donde se inmoló el Capitán Alipio Ponce Vàsques hoy Héroe Nacional.

* Otorgar el equilibrio social tras el levantamiento de la marinería del Callao en 1948 instigado por el Apra y en la que estaban comprometidos varios oficiales de la Marina tal como el Tte. Segundo Romero Labarthe, en la que la 22 Comandancia GC de Asalto tuvo una especial actuación y donde murió el GC. Gavancho

* Las diferentes unidades de servicios policiales de la Guardia Civil actuaron con honor y no menos sacrificio en Mesa Pelada y la Convención del Cusco, haciendo frente a las guerrillas de la Puente Uceda en mesa Pelada, de Javier Heraud en Madre de Dios, de Lobaton Milla en el Centro del Perú y los hermanos Fernández Gasco de 1960 a 1966, en la que ofrendaron su vida por la Patria decenas de Policías encabezados por el Mayor GC Horacio Patiño

* Haberse enfrentado al poder insurgente del General EP Pérez Godoy contra el Gral. EP Lindley, sin derramamiento de sangre siendo el artífice de esta estrategia el Gral. GC Quea Pérez y el Cmte. GC Franco Mendiola Jefe de la 22 CGC- Asalto

* Haber participado en la lucha contra el terrorismo impuesta por Sendero Luminoso y el MRTA, mientras el poder político a espaldas de la Policía realizaba una inoportuna e improvisada reorganización que alargó el conflicto bélico interno de 1980 a 1992, en esa lucha armada se inmolaron cientos de policías y llenaron el tercer piso del Hospital de Policía de minusválidos de guerra

* Haber participado con no menos gloria y más sacrificio en las asonadas sociales de Puno, Atalaya, Moquegua, Bagua y Cajamarca en la perdieron la vida numerosos policías, más por incapacidades en la decisión política y las deficiencia normativas legales del centro

* Pacificar los centros mineros de Cerro de Pasco, la Oroya, Huancabelica, Trujillo, Cajamarca, Toquepala y los remanentes de guerrillas de Paucartambo y Colquepata en el Cusco.

* Las develaciones subversivas de Jaén y Atabaca

* El apoyo aéreo y terrestre de la catástrofe de Huaraz y Pisco

Las exageradas ambiciones de las empresas de seguridad privada vienen invadiendo los campos funcional de la PNP, contando para ello con la emisión de variadas, numerosas y malas leyes, mientras los políticos y politiqueros que deberían ser los aliados de la policía lanzan acusaciones contra ella por el simple protagonismo y de estar en vitrina, creando con ello los circuitos cerrados de corrupción y constituirse en una camisa de fuerza para la inacción policial.

¿Qué se puede esperar de los políticos como Alan García y de la Mayor de Reserva del EP Meche Cabanillas? quienes preguntaron por los resultados del enfrentamiento policial con los nativos de Bagua, cuando el Director General de entonces el General PNP Hidalgo, procedente del código 3, respondió que habían muerto 24 policías en Bagua: “Felizmente los muertos son policías y no civiles” comentaron los políticos.

El resultado de una investigación parlamentaria, judicial o policial son palabras huecas de gran arraigo en el Perú, debido a forma en se hacen y de quien hace la sentencia que no es el juez ni el jurado, sino el auxiliar o el suplente con alguna finalidad oculta en la que definitivamente se elude la ley, y que igualmente significa dar tiempo al Juez principal o al presidente de la comisión enfriar el asunto y permita articular mejor las coordinaciones con los aparatos del poder, por eso el Poder Judicial aprovecha la oportunidad para reclamar el equilibrio de poderes y con ella un canje escándalo de influencias procesales y al tacho con la sentencia o el resultado de la investigación.

Así se dieron las cosas en el pasado y se siguen dando en el presente, sin hacer nada de nada, para modificar esta situación de inmoralidad en el que está envuelto la nación o cuando los políticos están a espera de la bendición de la prescripción, del olvido o para realizar las suculentas despenalizaciones, que acuñan expresiones: “Después de mi el diluvio”

4. La Policía que el Perú necesita

Las ideologías imperantes en el mundo desean un nuevo orden mundial, dicen para avanzar por rutas más humanas, en la que haya hegemonía de las leyes, de los principios y virtudes morales, evitando todo indicativo de falsedad y de pesimismo, del calificativo “que ya fueron”, “del ya no son” o “del aquí estoy”, para ensalzar el ego y la individualidad.

Desde esta perspectiva del enfrentamiento mundial de las dos ideologías contrapuestas, somos un producto del dominio de la izquierda y la derecha, del imperialismo y el socialismo, ideologías perversas que nos hacen ver cosas que no queremos ver como la idea de la disminución poblacional sobrante del mundo, ya no a través de los conflictos bélicos, sino a través del virus, como aquella peste negra que eliminó las tres cuartas partes de la población europea. A tenor de lo expresado la población peruana y el mundo en general, vienen formulando peticiones con impaciencia y miedo la solución del gran problema de la inseguridad, que de hecho no es privativa del Perú sino tiene ribetes de carácter mundial.

Es necesario cambiar los paradigmas del hombre peruano y de la Policía Nacional, para evitar que sean unos parásitos sociales, inculcando la solidaridad y la educación cívica que evite igualmente las exclusiones y discriminaciones. Se desea una población que intercambie respuestas con las policías

Se desea que las empresas de informaciones comerciales cumplan con su deber educativo, evitando el escándalo, la violencia, la burla de la decencia y la tradición de los usos y costumbres que alcanza a las instituciones patrióticas, a las comisarias.

La inseguridad poblacional definitivamente nace en el dislocado seno familiar y se prolongas a las calles, colegios, universidades, empresas y gremios, que de todas formas tiene que tener solución y eso lo vamos hacer, de manera especial, embarcándonos con seriedad, dedicación y orden, disminuyendo a su máxima expresión los efectos de este tema tan espinoso y candente, que produce efectos negativos sobre la democracia y la población achaca a la democracia de ser el culpable de todos estos males que aquejan a la sociedad y que anteriores gobiernos no lo pudieron hacer.

El caso de los jóvenes estudiantes que poco les interesa estar colegio o que al salir de ella no saben qué hacer ni a dónde dirigirse. Si pretenden trabajar no encuentra trabajo, aun cuando la ley incentive y los proteja, pero las empresas son renuentes y no los acoge, situación que motiva a que los jóvenes deambulen por las calles y al poco tiempo se integran en las filas de la delincuencia, a las pandillas perniciosas o el sicariato igual situación sucede con los jubilados de los movimientos subversivos, de los arrepentidos terroristas, los cesantes de las grandes empresas internacionales que han abandonado el país, y los ex carcelarios, al no encontrar posibilidades laborales, continúan haciendo lo que saben hacer, para corregir esta situación se deben crear las policías escolares, deportivas y gremiales

Las protestas sociales, como de las declaraciones periodísticas y correos electrónicos, la mayoría justificadas, otras nacidas del prurito del que se trata para oponerme, propio de los partidos o de las agrupaciones y partidos políticos de oposición o contrarias al gobierno, señalan bajo capas de la verdad, las extrañas y ocultas verdades o mentiras, que parecen ser verdaderas por la repetición ambas posiciones responden a respuestas que se formulan públicamente, algo así como un teatro, un encarte, pronunciamientos y hasta piezas publicitarias de circulación cuidadosamente preparadas, propio de nuestra época, que con el facilismo de la sátira desarrollan procesos mentales negativos en la población. Estos delitos ni se conocen y menos se castigan, pero hay que propiciar políticas públicas para corregirlos

Por otro lado el funcionario público o el político que debiera estar dentro de los parámetros de los valores para trascender a la ciudadanía, sin embargo no lo hacen o tiene dificultad para hacerlo, al adoptar conductas facilistas que lo desordenan todo, para hacer lo que les da la gana con la arcas del Estado. Que se sepa, no existe ejemplo del funcionario público que sepa lidiar por el Perú, que sepa que hay una medida con la que se puede contribuir aun cuando sea difícil hacerlo. La burocracia crea procedimientos fuera de orden sin que sean modificadas por las instancias superiores, sin embargo nada se conoce ni se castiga

Frente a esta situación de apremio, hay que saber afrontar el obstáculo o el desafío que representa la inseguridad ciudadana, teniendo en cuenta que para ser ganador, se deben necesariamente suprimir los derechos ajenos, cerrando los espacios y las oportunidades para los transgresores.

Hay que saber aprender y comprender de que existe la palabra fortaleza y eso es lo que queremos hacer es: FORTALECER a la Policía Nacional, realizando una verdadera racionalización y no una reducción como se hicieron en los anteriores gobiernos, eliminando el servicio individualizado de 24 x 24 a las empresas privadas.

Eliminar las excepciones de las leyes, por traer los problemas de aplicación en las personas e instituciones que la tienen que aplicar

La administración de los derechos civiles debería quedar en manos de la Policía Nacional, para que sea un axioma de conducta permanente en la ciudadanía y en la Policía, que es fundamental

Hay necesidad de institucionalizar la Policía Nacional, con el fin de impedir su uso político. Tener medio ciento de generales es una exageración, propia de cabecitas afiebradas que piensan que los ánimos electorales se solucionan con la presencia de generales en todas las regiones, nada más absurdo, cuando sabemos que los conflictos sociales se atienden con la presencia de una organización policial bien formada y un conjunto de autoridades que coordinan acciones y tareas.

La Policial Nacional debe ser una institución por donde se le mire, en que los mandos superiores jalen hacia arriba a los mandos de abajo, para que todos sus elementos humanos individualmente y colectivamente sepan distinguir lo malo de lo bueno, lo orgánico de lo inorgánico, y que participe activamente en la vida cotidiana de la población y de la vida nacional, sabiendo resistir la corrupción generada alrededor de las entidades públicas y privadas, de las instituciones tutelares del Estado, de los mandos superiores, de sus propios compañeros que actúan bajo ciertos signos equivocados del espíritu de cuerpo

Cerrar los espacios y las oportunidades de la actuación delictiva, debe ser la consigna permanente de la Policía Nacional, siendo más fuertes ahí donde la población es más débil y el riesgo es mayor; para cumplir con este propósito es preciso sentar las bases de una nueva organización policial en relación y de conformidad a las nuevas y futuras regiones y municipalidades, del nuevo poder judicial y carcelario, sin que ello signifique en modo alguno quebrantar los mandatos legales vigentes.

Los delitos de Estado inexistentes en el Perú, deben plasmarse como política públicas que permitan fortalecer las actuaciones e intervenciones policiales, en razón al principio de delegación de autoridad, de la cadena de mando y del poder Policía del Estado

Proponer la reforma y el fortalecimiento del sistema carcelario y de las fronteras vivas de la nación a través de la protección policial y la sanción efectiva y severa a los infractores.

¿Qué hacer para que el sistema carcelario cumpla con sus finalidades de regeneración y evitar que sea una universidad de perfeccionamiento de delito?, no queda otro camino que los trabajo sociales y no más a las despenalizaciones graciosas, ni la aplicación de impunidades, ni la conmutación de las penas a los reincidentes, ni a los menores con problemas con la justicia, ni los arrestos domiciliarios. La idea central es acabar con los beneficios penitenciarios y las excepciones de las leyes

Si esta es la realidad en el que giran las coordenadas del comportamiento social y en la que los ciudadanos van perdiendo terreno, con sus virtudes morales traídas a menos y condenada a una cruel servidumbre política y delincuencial, sin embargo muchas de estas lacras vienen desde el exterior en paquetes, enlatados y en razón a intereses económicos hegemónicos, relievada por la empresas de informaciones comerciales situación que requiere de políticas públicas para corregirlos.

Hacer efectiva el pago de las indemnizaciones por daños causados a las personas, a los bienes particulares y del Estado, que se produzcan como resultado de las confrontaciones conflictivas sociales y delincuenciales.

Hoy todo se investiga pero nada se castiga, tiene que haber mano dura para los criminales confesos, como también para los hombres públicos que incurren en faltas y delitos, para los traficantes y consumidores de drogas, no puede haber impunidad y no olvido.

Se desea una policía nueva y moderna que apoye la eliminación del exceso de vehículos, de timón cambiado, de los talleres de mecánica en las calles, de las reparaciones, de las viviendas tugurizadas, de las nuevas y dudosas obras que se construyen, del infernal catastro de las calles mal diseñadas y de la pobre educación cívica de la sociedad, aspectos determinantes para el aumento de la criminalidad. La situación empeora cuando vemos que el sistema judicial se mueve sobre parámetros discutibles que rayan en lo censurable en la aplicación de las leyes que causan mayor inseguridades. Acá nace el carrusel delincuencial que es preciso eliminar

Eliminar el poli funcional policía, las especialidades son una necesidad, está la situación del policía sabelotodo es del pasado y más bien agrava la situación de inseguridad y es peor la situación cuando Estado entrega la seguridad pública a ciertas las empresas privadas o autoriza los servicios individualizados a terceros civiles.

La historia nos dice y nos sopla al oído que la Ley de la selva no es el camino para la coexistencia pacífica del hombre, ya basta de la influencia de otras sociedades u otros sistemas supranacionales metidos en nuestro sistema interno, a tal punto que nos manejan como marionetitas de trapo, estableciendo políticas de descomposición social en la que ellos son los eternos ganadores

43 Municipalidades en Lima y 6 en el Callao es algo que nadie entiende, sin embargo genera 156 comisarias mas las 6 del Callao, que tampoco se entiendo, es algo sui generis, todo una burocracia y una corruptela que se ve, se escucha y se huele, cuando basta y sobra con una municipalidad por cada 500 mil habitantes, como lo tienen nuestros vecinos en Quito, la Paz, Bogotá y Caracas y en esa medida deberían ser implementadas las nuevas mega comisarias, a sabiendas que el estándar universal de policías, es uno por cada 200 habitantes, y por lo visto tenemos suficientes policías para hacer frente al desorden social.

Es tiempo de la organización de las mega-comisarias integrales que debieran convertirse en verdaderas escuelas de acción educativa, del orden en la ciudad y acabar con la verticalidad funcional de los comisarios

Formular normativas que castigue e imponga multas e impuestos al bien expuesto, a la ventana rota, a la tenencia de mascotas, a los juegos peligrosos en los cruceros a la exposición de la masa Monetaria, a los delitos informáticos, a la evasión de impuestos vía el canje. Lo importante en seguridad pública es el ciudadano consciente, civilizado, comprometido y educado que formule relaciones permanentes con la policía para establecer comunicaciones y respuestas virtuales

X. EL PLAN DE GUERRA DE RECUPERACIÒN DE TARAPACA Y ARICA EN 1975.

Cuando el Gral. Div. EP Juan Velazco Alvarado logra equilibrar las fuerza disuasivas con Chile, decide la recuperación de Tarapacá y Arica, situación que coincide cuando el deponente se encontraba ejerciendo el cargo de Comisario de la ciudad de Puno en 1975.

El Gral. Brig. EP Luis Arbulù Ibáñez, “El gato Arbulù” convoca a una reunión a las fuerzas vivas de la localidad para dar lectura al Plan de Guerra que contenía las misiones generales y especificas de cada institución.

Nunca me sentí tan orgullo cuando en el Plan apareció mi nombre y se me asignaba la gobernación de Putre, un pueblito pequeño pero estratégico, ubicado a 3,500 msnm en las estribaciones andinas de Bolivia y Arica, para organizar una gobernación con misiones comisariales, era algo maravilloso, que coincidía con las responsabilidades de mi formación profesional y algo más, no solo defender a la patria sino ser parte de la recuperación de lo que nos pertenecía por historia.

Sin embargo los acontecimiento políticos que todo lo distorsionar, esta oportunidad de reconquista de lo nuestro nuevamente se pierde y se frustra, cuando Morales Bermúdez se levanta en Tacna el 29 de agosto de 1975 para destituir de la presidencia de la República al malogrado Gral. Velazco.

Una nota curiosa ocurre en la lectura del Plan de Guerra cuando habían omitido las responsabilidades del Jefe de la Marina en el Lago Titicaca cuando pide la palabra para reclamar: “Al dueño de la naranja, ni la pepa” por lo que el plan sufrió unas horas de retraso

Exhortación final

“Todo peruano, cualquiera que sea su trabajo o sus sueños, que no olvide el país en que vive, ni el destino del grupo humano al que pertenece, este país bello, es fuerte, es dramático…es terrible, pero es nuestro país, aquí hay que vivir… ¡Ojalá que todos nos convenzamos de eso! “

Teodoro Núñez Ureta.

Arequipa 7 de junio de1990

EXPOSITOR: CORONEL PNP-GC (Policía Nacional del Perú- Guardia Civil) D. JUAN FISCHER ASCARZA PAST, PRESIDENTE DE LA LEGIÒN DE HONOR DE LA BENEMÈRITA GUARDIA CIVIL DEL PERÙ Y DIRECTOR DE ASUNTOS NACIONALES E INTERNACIONALES DEL COADEM

MARTES 27 DE ENERO DE 2015 A LAS 10:40 HORAS

 


Imprimir   Correo electrónico