hospimedica2

Israel «invitará» a jóvenes palestinos cristianos a alistarse en su Ejército

ISRAEL-EJERCITO

Los cristianos de origen palestino que viven en Israel empezarán este año a recibir órdenes de alistamiento, en una nueva estrategia integradora del Ejército que despierta el recelo dentro de la minoría árabe-israelí.

Exentos hasta ahora del servicio militar, los jóvenes cristianos recibirán al cumplir los 16 años y medio un sobre con información acerca de la vida militar, la contribución de las Fuerzas Armadas a la seguridad del Estado y los beneficios sociales que ello conlleva una vez licenciados, dijeron a Efe fuentes militares.

"Es un material especial con documentación específica para ellos y en el que se les invitará a ser voluntarios", dijo el coronel Guil Ben Shaul en conferencia de prensa telefónica con un grupo de periodistas.

Oficial al mando del aparato de reclutamiento de las Fuerzas Armadas israelíes, Ben Shaul subrayó que los primeros años, hasta estudiar todo el caso, se tratará de una simple "invitación", y que en ningún momento se les obligará a prestar el servicio militar.

La iniciativa, dijo, responde a una petición del padre grecortodoxo Gabriel Nadaf, que en 2012 lanzó una campaña para alentar a sus jóvenes a alistarse con el argumento de que para exigir derechos, primero hay que contribuir en las obligaciones.

En Israel, el servicio militar es compulsivo para los varones (3 años) y hembras (2 años) de la mayoría judía, así como para la minoría drusa (sólo varones).

Este año, los judíos ultraortodoxos comenzarán el proceso de alistamiento obligatorio, por lo que sólo quedarán exentos por ley los miembros de las minorías beduina, y la comunidad musulmana y cristiana, de origen palestino.

Por su condición de ciudadanos, son conocidos a nivel local como "árabe-israelíes", para distinguirlos de sus hermanos palestinos en Cisjordania y Gaza.

Un diputado árabe-israelí acusó hoy al Ejército de tratar de dividir a la minoría palestina e instó a los jóvenes de la comunidad cristiana a quemar las órdenes de reclutamiento.

"Dentro de un año, les veremos tratando de alistar a todos. Obviamente nos oponemos e insto a todos los jóvenes en la comunidad a devolver las órdenes o a quemarlas en una protesta", indicó el diputado cristiano Bassel Ghattas.

Igual de contundente se mostró su colega Henín Zoavi, residente en la ciudad cristiana de Nazaret y también miembro del Pacto Democrático Árabe (PDA), quien propuso "quemar todas las órdenes que envíen en un acto de protesta masiva".

Para Nadaf, sin embargo, que está respaldado por el llamado Foro de Oficiales Cristianos del Ejército, los miembros de su minoría deben comenzar a velar por sus propios intereses, que a su juicio se verán mejor protegidos por el Gobierno de Israel.

Su campaña, contestada también desde la Autoridad Nacional Palestina (ANP), abrió una cadena de desencuentros en la Galilea, que el año pasado tomó tintes violentos cuando se produjeron algunas agresiones contra Nadaf, sus seguidores y soldados de esta comunidad.

Consultado por Efe, Ben Shaul dijo ser ajeno al rechazo que Nadaf provoca en la comunidad árabe-israelí, y destacó que "sencillamente lo ha pedido y creemos que es lo correcto".

"Estamos felices de que los cristianos quieran ser parte de un Ejército que está abierto a todos sus ciudadanos", declaró por su parte el general de brigada Gadi Agmon, subcomandante del Departamento de Planificación de Recursos Humanos y a cargo de las minorías y grupos especiales.

En una entrevista con Efe, este militar reveló que en los dos últimos años el número de voluntarios cristianos que se han alistado en el Ejército ha ascendido de poco más de 40 al año a alrededor de un centenar. También sirven unos 400 musulmanes.

"El de Nadaf es un nuevo movimiento que asume responsabilidades, que entiende que el servicio militar es un carné de entrada a la sociedad israelí", explicó Agmón.

Con el nuevo procedimiento, que también busca ahorrar al sacerdote y sus seguidores posibles agresiones por su actividad, el Ejército espera incrementar el número de reclutas en los próximos años.

De acuerdo a las estadísticas oficiales, la minoría cristiana palestina -hay otros cristianos que no son de origen árabe y que sí sirven en el Ejército- asciende a unas 128.000 personas, y el número de jóvenes en edad militar no supera los 2.000.

Pendientes aún del número de voluntarios que se presenten, el nuevo procedimiento puede abrir una nueva relación entre la minoría cristiana palestina e Israel, pero a la vez un cisma con los palestinos musulmanes y colocar a estos jóvenes en una difícil disyuntiva si tuvieran que servir en territorio ocupado.

Algunos sociólogos y políticos han sugerido como solución intermedia la de que estos jóvenes, e incluso los musulmanes, presten un servicio comunitario, al que hoy ya hay adscritos 428 miembros de la comunidad.

LA RAZON


Imprimir   Correo electrónico