hospimedica2

El Ejército crea un regimiento para interactuar con la opinión pública e influir en beneficio de las operaciones en zonas en conflicto

ejercito

En la gran misión militar española en Afganistán (2002-2014) se puso de relieve la necesidad de disponer de unidades destinadas a contrarrestar la propaganda de los talibanes y dar a conocer los objetivos de la misión internacional entre la población local.

De este modo, surgieron unidades especializadas en operaciones «Cimic» (Cooperación Cívico-Militar): reparto de ayuda entre la población, colaboración en escuelas, proyectos de reconstrucción... Había que ganarse «los corazones y las mentes» de los afganos.

De esa experiencia surge ahora la idea del Ejército de Tierra de crear un regimiento para reforzar este tipo de misiones, concentrando batallones existentes para estas actividades. Así, según la orden del 20 de diciembre por la que se modifica y desarrolla la organización básica de las Fuerzas Armadas, se dispone la creación del Regimiento de «Operaciones de Información» n° 1: «Se ha considerado necesario disponer de una unidad de entidad regimiento que concentre las capacidades del Ejército de Tierra necesarias para realizar actividades de información y que integrará las capacidades de las que actualmente disponen el Batallón de Cooperación Cívico-Militar y el Grupo de Operaciones Psicológicas», informan fuentes militares a ABC.

La creación de este nuevo Regimiento no implica el traslado de unidades, pues las dos unidades tipo batallón que la compondrán están ubicadas en el mismo acuartelamiento - «San Juan de Ribera» (Valencia)- y pasarán a depender del cuartel general de la Fuerza Terrestre, como elemento fundamental en la preparación y generaciones de unidades para operaciones.

Objetivo: influir

«Es determinante la actuación en lo que se denomina el entorno de la información para influir, en beneficio de las operaciones, sobre las percepciones, las conductas y las actitudes de la población y de otros actores que intervengan en el conflicto. Por tanto, es preciso interactuar con la población y con las autoridades civiles, de manera que sus percepciones se alineen con los objetivos a alcanzar en la operación», explican las mismas fuentes.

Desde el Ejército de Tierra se trabaja en escenarios de misiones futuras en los que los entornos sean predominantemente urbanos «y bajo el escrutinio permanente de los medios de comunicación y de las redes sociales». De ahí que las actividades de operaciones psicológicas («psyops») sobre el adversario, la información pública a los medios propios y la cooperación cívico-militar con la población y autoridades locales se conviertan en parte diaria de la planificación de la operación


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario