hospimedica2

Salvador Triviño, guardia civil especialista en Policia Judicial de Almeria, presenta "Mi Hermanico", su segunda novela

133855552 624x414

Salvador Triviño decidió perder el estómago para luchar por su vida, un episodio que le abrió el corazón para escribir su primera novela. 'Mi hermanico', sobre la que «nunca» revelará si su origen es real o ficción

Nunca pensó que iba a ser capaz de escribir un libro y, mucho menos, una novela de ¿ficción? «Me preguntan si la historia de 'Mi hermanico' -título con un claro «guiño almeriense»- está basada en un caso real o es inventada. Nunca lo voy a desvelar», asegura Salvador Francisco Triviño, guardia civil almeriense y miembro de la Policía Judicial que hace dos años tuvo que afrontar el capítulo «más difícil» de su propia historia vital.

«Me diagnosticaron un cáncer pero tuve suerte de descubrirlo a tiempo», sin embargo, tuvieron que estirparle el estómago para evitar que se propagara. «Yo no hago la digestión sino que la comida va directa al intestino. Es muy doloroso, sobre todo, después de comer», explica este hombre que, tras un año de baja para su recuperación decidió seguir trabajando en la Policía Judicial. Volvió, de hecho, para uno de los casos más tremendos que se recuerdan en Almería. «Estuve desde el principio en la búsqueda de Gabriel Cruz», es más, estuvo en el momento en el que el cuerpo del niño fue hallado en el maletero del coche de Ana Julia Quezada. «Todos lloramos», recuerda.

«Como después de comer me duele tanto, pasé los doce días sin comer durante la búsqueda. Desayunaba temprano, me iba a Níjar y, cuando volvía de madrugada, volvía a comer», reconoce a sabiendas de que no siguió las recomendaciones del «magnífico» equipo médico que hizo posible que un cáncer terminal no acabase con su vida.

Fue, precisamente, la difícil recuperación tras la operación que le dejó para siempre sin estómago la que hizo posible que su primera novela viera la luz. «Tenía que hacer algo con mi tiempo. Yo no soy una persona de las que pueden estar sin hacer nada», reconoce este miembro de la benemérita que, en décadas de trabajo, ha visto absolutamente de todo aunque, puede que nada de ello tenga que ver con la historia de 'Mi hermanico'. O sí. «Me gustaría que todo el que leyera el libro me dijera si cree que es un caso real o no», es más, al final de la novela aparecen direcciones de email a las que dirigir las opiniones de los lectores.

Tras dar forma a la historia de estos dos hermanos, uno de ellos con discapacidad mental, que hacen todo lo posible por mantenerse juntos, Salvador Triviño se dio cuenta de que la parte más compleja no era escribir. «Mandé la novela a muchas editoriales. Es muy difícil que arriesguen y estuve a punto de no publicarla. Fue mi mujer la que me animó y al final opté por la autoedición y me decanté por Létrame porque colabora con 'Save the Children'», narra sobre el proceso editorial del libro ilustrado por la también compañera Ana Milagros Álvarez, que en próximos días llegará a las estanterías de las librerías y que, personalmente, él presentará en las Bibabuk y Picasso de la capital.

La 'madre' de la historia

«La primera persona que leyó el manuscrito fue Pilar Quirosa» y ella misma tenía previsto presentar la obra. Sin embargo, la gran 'C' se la llevó semanas antes de que esto pudiera ocurrir. «Ahora estoy huérfano», reconoce tristemente el autor que entregó, en plena recuperación, un manuscrito a la escritora con la ilusión de que le gustara. «Me lo devolvió un mes después lleno de anotaciones, y se lo agradezco, pero también me dijo que en el último episodio 'no cambiara ni una coma'. Y así lo hice».

Ahora, con su segundo libro casi terminado, espera que la historia que le salió «del corazón» llegue a los lectores mientras sigue con su día a día en la investigación.

ACCESO FUENTE


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario