hospimedica2

Los imprescindibles en la lista de la compra

alimentos imprescindibles

Se suele decir que llevar una buena alimentación empieza en el mercado. Lo cierto es que antes, hace muchos años, solíamos ir a comprar casi diariamente. Sin embargo, ahora, la mayoría de familias realiza una única compra semanal, quincenal o incluso mensual, por lo que la elección de los alimentos debe hacerse con una buena organización y pensando en qué alimentos nos ayudarán a llevar una alimentación saludable, al mismo tiempo que aseguramos su vida útil.

Porque aunque parece obvio, la mayoría de personas no lo tenemos en cuenta: comemos lo que compramos. Esto quiere decir que si compramos alimentos saludables tendremos muchas papeletas para estar alimentándonos bien. En cambio, si llenamos el carrito del súper de galletas de chocolate, refrescos azucarados, pizzas, patatas fritas y demás, lo más probable es que nuestra alimentación sea un caos.

Y no solo es importante saber escoger los alimentos a la hora de ir a comprar, también puede ser interesante el momento en que se hace. Y es que, se ha demostrado que aspectos tan triviales como ir a comprar con el estómago vacío puede acabar repercutiendo en los alimentos que compramos, ya que al tener apetito se nos cae la baba ante todo lo que sea comestible y vamos incorporándolo al carro para comprarlo casi sin darnos cuenta.

De esta forma y para daros ideas de aquellos alimentos más interesantes de comprar para llevar una buena alimentación, os proponemos 10 alimentos que no deberían faltar en nuestra principal compra semanal o incluso quincenal:

1. Bolsas de lechuga preparadas y verduras congeladas:

Las bolsas de ensaladas ya preparadas aguantan bien de 5 a 7 días en nuestro frigorífico y realmente son muy prácticas para preparar una nutritiva ensalada en unos segundos. Además, comprar ciertas verduras congeladas nos proporciona la seguridad de saber que no se nos echarán a perder y, a diferencia de lo que se suele pensar, siguen siendo muy nutritivas. Ejemplos de verduras que podemos encontrar cogeladas son: espinacas, acelgas, brócoli, coliflor, guisantes, judías verdes, pimientos, setas… incluso podemos encontrar bolsas de verduras congeladas ya cortadas y preparadas para saltear que son bastante cómodas y nos ahorran tiempo a la hora de cocinar.

2. Frutas de temporada:

Aprovechando las de temporada no sólo nos estaremos ahorrando algo de dinero, sino que también garantizamos estar consumiendo frutas con mayor contenido vitamínico. Escoger las menos perecedera puede ser una buena opción si hacemos las compras muy de tanto en tanto.

3. Frutos secos, aguacates y/o aceite de oliva virgen:

Aunque muchas veces se meten en el mismo saco, es preferible comprar aceite de oliva virgen extra antes que el aceite de oliva refinado (un truco para ahorrar: aprovecha los descuentos tipo 3×2 de algunos supermercados y estarás comprando el virgen extra más barato que el refinado). Además, al igual que el aceite de oliva, las nueces, almendras, pistachos, avellanas… pueden almacenarse perfectamente en nuestra despensa varios meses. Quizás los aguacates sí sean más perecederos, pero aún así aguantarán bien un par de semanas.

4. Huevos:

Son un alimento práctico, cómodo, barato y muy nutritivo. Indispensable en nuestra despensa.

5. Pescados congelados:

Al igual que con las verduras congeladas, los pecados congelados (blancos o azules) nos dan la posibilidad de tenerlos almacenados como un genial recurso para una comida o cena. Además, este tipo de conservación nos asegura protección frente a la anisakiosis.

6. Carnes magras:

Carnes de ave, conejo o cortes magros de cerdo o ternera nos aportan nutrientes como proteínas, vitamina B12, hierro o zinc y apenas suman grasas. Si nuestras compras son esporádicas, también podemos congelar estos alimentos para conservarlos y echarles mano cuando sea necesario.

7. Legumbres y cereales de grano entero:

Las legumbres y cereales de grano entero (arroz y pasta integral, pan de harinas integrales…)  nos proporcionan hidratos de carbono complejos y con un índice glucémico bajo-medio por lo que son más interesantes que sus versiones refinadas. Si pretendemos obtener un plus de comodidad y rapidez podemos optar por las legumbres ya cocidas. Si lo que queremos es un plus de durabilidad, escoger pan integral de molde puede ser una buena opción aunque también podemos comprar pan de grano entero, cortarlos a raciones y congelarlo.

8. Patatas:

Estos tubérculos se conservan bien varias semanas en la despensa y su cocción al microondas, además de ser rápida, nos mantiene mejor los nutrientes que si la hervimos en agua.

9. Leche y yogures:

Nos proporcionan una buena cantidad de calcio además de proteínas de buen valor biológico. La leche envasada suele venir con una fecha de vida útil de varios meses. Los yogures, aunque con una fecha notablemente más corta, si se conservan manteniendo la cadena del frió no tienen por qué dar problemas.

10. Conservas de alimentos:

Aunque estos alimentos suelen ser bastante ricos en sodio (sal), lo cierto es que se conservan perfectamente durante meses o incluso años y pueden sacarnos de un aprieto en algún momento. Además, debido a su comodidad también pueden utilizarse cuando no dispongamos de tiempo para cocinar.


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario