hospimedica2

Cuatro tipos de cáncer cuyo principal origen es la obesidad

obesidad

Un estudio apunta que el exceso de grasa corporal envía señales que pueden hacer que las células se dividan con más frecuencia. Los hábitos de la vida moderna están comenzado a afectar de manera generalizada la salud de las personas. La obesidad ya causa más casos de cáncer que el tabaco en países de ingresos altos, de acuerdo a un reciente estudio publicado por el Cancer Research UK. La investigación, que se llevó a cabo en el Reino Unido, determinó que las personas con exceso de peso superan el número de fumadores. Esa organización, dedicada a investigar terapias contra el cáncer, ya ha instado al gobierno británico a lanzar medidas para combatir la obesidad en el país.

A pesar de que el tabaco supone un importante riesgo de desarrollar el cáncer, esta investigación revela que la obesidad se relaciona directamente con cuatro tipos específicos de esta enfermedad: intestino, riñón, hígado y ovario. Según la organización, el exceso de peso provoca alrededor de 1,900 casos más de cáncer de intestino al año que fumar en el Reino Unido.

El mismo patrón se repite con el cáncer de riñones con 1,400 casos más causados por obesidad que por el tabaco, 460 en el caso del cáncer de ovarios y 180 en el de hígado. Ante estas preocupantes cifras, Cancer Research UK lanzó esta semana una campaña nacional para alertar de la relación entre obesidad y cáncer.

De acuerdo con el estudio, el exceso de grasa corporal envía señales que pueden hacer que las células se dividan con más frecuencia y, al igual que con el tabaco, pueden aumentar el riesgo de creación de células cancerígenas.

La campaña compara el fumar con la obesidad para mostrar cómo el cambio de políticas puede ayudar a las personas a formar hábitos más saludables, en referencia a anuncios que han alertado sobre el riesgo de fumar o más impuestos sobre el tabaco.

"Nuestros niños podrían ser una generación sin humo, pero hemos alcanzado un récord devastador en obesidad infantil, necesitamos una intervención gubernamental urgente para poner fin a la epidemia. Todavía existe una oportunidad de salvar vidas", señaló la directora ejecutiva de Cancer Research UK, Michelle Mitchell.

En la misma línea, la profesora Linda Bauld, experta en prevención de Cancer Research UK, señaló que "la enorme caída en el hábito de fumar a lo largo de los años, en parte gracias a la publicidad y las prohibiciones ambientales, muestra que los cambios dirigidos por el gobierno funcionan".

Más allá de las políticas gubernamentales, la profesora Bauld apuntó a la importancia de que las personas hagan cambios por sí mismas con gestos como "intercambiar comida chatarra por opciones más saludables y mantenerse activos".

Cáncer de intestino

El cáncer intestinal o del intestino delgado es una enfermedad poco frecuente en la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos del intestino delgado, un tubo largo que conecta el estómago al intestino grueso. Las dietas ricas en grasas, la enfermedad celíaca y los antecedentes de pólipos en el colon pueden aumentar el riesgo de desarrollar esta neoplasia.

Los principales síntomas incluyen el dolor abdominal, pérdida de peso sin motivo, presencia de sangre en las heces y aparición de masas en el abdomen, según el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

Cáncer de riñón

También conocido como cáncer renal, este mal afecta a los riñones, que son dos órganos con forma de frijoles encargados de eliminar los desechos y el exceso de líquido del cuerpo.

De acuerdo a la Clínica Mayo, el cáncer de riñón no suele causar síntomas en etapas tempranas. En fases avanzadas, se puede presentar sangre en la orina, dolor constante en la espalda o en los costados del cuerpo, pérdida de apetito y peso sin causa.

Cáncer de hígado

El hígado es el encargado procesar alimentos, almacena energía y elimina toxinas del cuerpo. El cáncer hepático suele presentarse con más frecuencia en personas con hepatitis, alcoholismo, obesidad o diabetes.

Los síntomas del cáncer de hígado no aparecen hasta que la enfermedad está avanzada, según la American Cancer Society. Entre los principales síntomas que presenta están la pérdida de peso inesperada, pérdida de apetito, sensación de llenura tras comer poco, náuseas o vómitos, dolor en el abdomen, hinchazón o acumulación de líquido en el abdomen y coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia).

Cáncer de ovario

Este cáncer afecta a los ovarios, órganos productores de óvulos y las hormonas estrógeno y progesterona, claves para la salud de las mujeres. Suele ser detectado cuando se ha expandido a la pelvis y el abdomen.

Al igual que los anteriores tipos de cáncer, el de ovario no presenta síntomas en las fases iniciales. La hinchazón o inflamación abdominal, sensación de saciedad rápida al comer, adelgazamiento, molestias en la zona de la pelvis, estreñimiento y necesidad frecuente de orinar son los principales síntomas de esta neoplasia.

https://www.primerahora.com/estilos-de-vida/salud/nota/cuatrotiposdecancercuyoprincipalorigeneslaobesidad-1351203/


Imprimir   Correo electrónico