hospimedica2

El Supremo confirma la sanción a un guardia civil de pérdida de haberes por una falta de “indiscreción en cualquier asunto del servicio” al publicar en Twitter el cuadrante de servicios de su unidad

436055 620 282

Un guardia civil destinado en el Puesto Principal de Arcos de la Frontera difundió en agosto de 2015 y a través de su cuenta particular de Twitter un cuadrante de servicio de su unidad. Los hechos sucesieron en 2015.

El coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz elevó un parte disciplinario al general jefe de la 4ª Zona de la Guardia Civil, y ordenó al Equipo de Investigación Tecnológica (EDITE) de la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la citada comandancia que comprobara quién estaba detrás de esa cuenta de Twitter.

Se verificó entonces que el perfil de Twitter (con un nombre falso) pertemecía al agente ya que en el mismo presentaba una foto del rostro del guardia civil. Fue en dicha cuenta donde se había públicado un tuit, el 12 de agosto de 2015, con la fotografía de un cuadrante de servicio del Puesto Principal de Arcos de la Frontera correspondiente al mes de febrero de 2015.

El expediente culminó en una sanción de pérdida de quince días de haberes con suspensión de funciones para ese guardia civil, como autor de la falta grave consistente en “la violación del secreto profesional”, prevista en los artículos 8, apartado 8, y 11.2 de la Ley Orgánica 12/2007, de 22 de octubre, de Régimen Disciplinario de la Guardia Civil.

El afectado recurrió en alzada ante el director general de la Guardia Civil, que no obstante confirmó la sanción, iniciandose en ese momento la vía judicial. El Tribunal Militar Central estimó parcialmente el recurso contencioso disciplinario militar, y cambió la sanción por cuatro días de haberes con suspensión de funciones, por la comisión de una falta leve consistente en “indiscreción en cualquier asunto del servicio”.

Tras el fallo del Tribunal Militar Central, el agente recurrió en casación ante el Tribunal Supremo, cuya Sala de lo Militar ha fallado recientemente en contra del recurrente, confirmando la sentencia del Tribunal Militar Central que sancionó al agente con cuatro días de haberes con suspensión de funciones.

El guardia civil siempre ha asegurado que la cuenta de Twitter no era suya y que aunque aparezca su rostro él no se escondía detrás de esa cuenta, y que por tanto él no difundió dicho cuadrante.

El TS considera que los tribunales realizaron las pruebas pertinentes para concluir que el responsable de ese perfil de Twitter era precisamente el agente de la Guardia Civil, pese a que la cuenta fue desactivada poco después de la denuncia, siendo de hecho, este uno de los indicios aceptados.

La Sala de lo Militar del Tribunal Superior ha confirmado la condena por una falta leve de “indiscreción en cualquier asunto del servicio”.


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario