hospimedica2

El Colegio de Guardias Jóvenes ha participado en los actos de celebración del Día de la Comunidad de Madrid

polillas 2 mayo 3

El Colegio de Guardias Jóvenes “Duque de Ahumada” con sus Polillas, participó en la Parada Militar en honor de los Héroes del Dos de Mayo y en la tradicional Retreta Militar dentro de los actos oficiales conmemorativos del Día de la Comunidad Autónoma de Madrid.

Por la mañana, una Compañía de Guardias Jóvenes, dentro del contingente dirigido por el Regimiento de Artillería Antiaérea Nº 71 (Madrid), formó en la famosa Parada Militar que tuvo lugar ante la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol sede del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid.

polillas 2 mayo

Por la tarde, dentro de los actos que se organizaron con motivo del aniversario del valeroso levantamiento del pueblo de Madrid contra las tropas invasoras napoleónicas, una sección de armas del Colegio de Guardias Jóvenes “Duque de Ahumada” con uniformidad y armamento de la época fundacional (año 1844), participó en la Retreta Militar, una celebración vigente desde el año 1892.

El itinerario consistió en un recorrido por el casco histórico de Madrid, con salida en la Plaza de Oriente, y transitando por las calles de Bailen, Mayor y Ciudad Rodrigo para finalizar en la Plaza Mayor

polillas 2 mayo 5

Reseña histórica sobre la Retreta

Las composiciones destinadas a “florear” el toque de Retreta, tienen gran tradición en nuestros Ejércitos. La Retreta, españolización de la voz francesa retraite, importada por Felipe V en 1718, era la señal para que la tropa, francos de servicio, regresasen por la noche a los acuartelamientos. Carentes de otros medios de indicación horaria, las ciudades solo tenían relojes en lugares muy céntricos y la paga del soldado no daba para adquirir los de bolsillo, los Jefes de Unidad disponían el desfile de sus Bandas de Pífanos y Tambores, flanqueadas por hileras de soldados que portaban farolillos, por las principales calles de las ciudades, avisando a los soldados, con un toque característico, la hora de retirarse al alojamiento del Cuerpo.

 

Esta costumbre prosiguió cuando las bandas modificaron sus plantillas con la incorporación de nuevos instrumentos, y se hicieron más sonoras. En 1846, suprimió nuestro Ejército las retretas callejeras, dejándolas reservadas a los patios de los cuarteles. Esta determinación no agradó al pueblo, que no quería ver desaparecer un espectáculo tan tradicional como alegre. Resurge entonces la Retreta Militar como número obligado de cierre de festejos y celebraciones populares.

Con el paso de los años, esta hermosa tradición se fue perdiendo y, con ella, la costumbre de sacar las bandas a la calle como medio para mantener vivo el contacto con el pueblo. En nuestros días, desde 1982, y en conmemoración del aniversario de la iniciación de la Guerra de la Independencia, se reanudaron las retretas madrileñas del 2 de mayo


Imprimir   Correo electrónico