hospimedica2

ULTIMA CLASE DE LA XL PROMOCIÓN DE LA ESCALA DE SUBOFICIALES DE LA GUARDIA CIVIL A CARGO DEL CORONEL DIRECTOR DE LA ACADEMIA DE SUBOFICIALES DE LA GUARDIA CIVIL DE EL ESCORIAL, D. ANTONIO JOSÉ RODRIGUEZ-MEDEL

2 escorial suboficiaes.JPG

Ayer con motivo de la entrega de títulos a los 202 nuevos sargentos de la XL Promición de la escala de Suboficiales de la Guardia Civil, que han terminado sus estudios en la Academia de Suboficiales de El Escorial, el Coronel Director del Centro, Ilmo. Sr. D. Antonio José Rodríguez-Medel Nieto, dió, en el inigualable marco de la Lonja de El Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, la última clase del citado curso. Una clase que por su interés tranascribimos integramente:

ULTIMA CLASE DE LA XL PROMOCIÓN DE LA ESCALA DE SUBOFICIALES DE LA GUARDIA CIVIL A CARGO DEL CORONEL DIRECTOR DE LA ACADEMIA DE SUBOFICIALES DE LA GUARDIA CIVIL DE EL ESCORIAL D. ANTONIO JOSÉ RODRIGUEZ-MEDEL

Excma. Sra Secretaria de Estado de Seguridad, Sra. Delegada del Gobierno en Madrid, Excmo. Sr Director General de la Guardia Civil, Excmos Srs. Generales, Ilmo. Sr. Teniente Alcalde de San Lorenzo de El Escorial, alcalde también de El Escorial, excelentísimas e ilustrísimas autoridades civiles y militares, sargentos de la XL promoción de acceso a la escala de suboficiales de la Guardia Civil, resto de miembros del Cuerpo, familiares, señoras y señores.

Quisiera empezar mis palabras agradeciendo a todos ustedes su presencia, especialmente a la Secretaria de Estado de Seguridad que lo preside, y también a la Casa de S.M. el Rey y a Patrimonio Nacional por cedernos la Lonja del Monasterio para que podamos celebrar otra vez este acto tan especial en un marco que considero incomparable, máxime después de que nuestros alumnos hayan pasado un año viendo sus cúpulas desde la Academia. También al Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial por su colaboración y apoyo para poder llevarlo a cabo.

Lógicamente, mis siguientes palabras tienen que ser de felicitación para estos ya 202 nuevos sargentos de la Guardia Civil. ¡¡Enhorabuena!!

Pero antes de dirigirme a ellos, no quiero dejar de mencionar y felicitar al Sargento número uno de esta promoción, que ha cursado sus estudios en la Academia de Baeza y que en durísima competencia, dado el nivel que ha habido en el curso, ha logrado ser el primero de entre los 402 componentes de la promoción que han cursado sus estudios tanto aquí como en Baeza.

Tampoco puedo olvidar felicitar a todos los que vestimos este uniforme en este año en que cumplimos 175 años de historia; ningún otro Cuerpo policial en España, y muy pocos en el mundo, tienen tan larga vida, con el mismo nombre, y sobre todo con un mismo ideario, aunque en permanente evolución y puesta al día.

Dirigiéndome ya a vosotros, sargentos de la XL promoción, deciros que antes incluso de la publicación de la Cartilla, que recoge la esencia de ese ideario al que me he referido, concretamente en Diciembre de 1844, el Duque de Ahumada en una Circular dejó sentado que:

“Debe ser un principio de todos los Jefes y Oficiales del Cuerpo, que á los Guardias Civiles no basta mandarlos, es menester convencerlos, y educarlos.”

En este año que habéis pasado en la Academia hemos tratado de hacerlo; primero con la educación, con la enseñanza de un completo plan de estudios, muy exigente, intenso e impartido por una espectacular plantilla de profesores; no tengo que deciros la talla de los profesores que habéis tenido porque lo sabéis mejor que yo; no os quepa duda que detrás de la capacidad para trasmitiros esos conocimientos hay, además, mucho esfuerzo, trabajo, vocación y dedicación.

Pero también hemos tratado, siguiendo las palabras del Duque, de convenceros. ¿Convenceros de qué? De que esos valores consagrados en la Cartilla, y que ya, como cabos y como guardias civiles, traíais, no están pasados de moda, aunque hayan transcurrido 175 años, y son los que nos dan ese algo especial, esa diferencia que nos hace ser un año tras otro, la Institución más valorada por los españoles.

Honor, valor, honradez, serenidad, pronóstico feliz para el afligido, prestigio, el decoro, la fuerza moral, fiel a su deber, prudencia, firmeza, … no deben ser palabras vacías. Y no solo debéis estar convencidos de ellas, sino que ahora, en vuestra nueva etapa como sargentos de la Guardia Civil, también tendréis que convencer, convencer a vuestros subordinados. Mandar convenciendo, que es muy diferente a simplemente dar una serie de órdenes.

Y es que vosotros, ahora, vais a tener que MANDAR, con orgullo y sin complejos. Como ya he recordado en otras ocasiones, el Teniente General Vega Rodríguez, el único que habiendo tenido el empleo de guardia civil, llegó a desempeñar el cargo de Director General del Cuerpo, definió al comandante de puesto como la piedra angular de la Institución; y muchos de vosotros seréis comandantes de puesto o ejerceréis cargos de similares características y responsabilidades de la actual estructura orgánica del Cuerpo, distribuidos por toda la geografía española, desde el punto más lejano y poco habitado de nuestra Patria, hasta, en el ejercicio de las competencias que la legislación nos encomienda, en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona… allí donde España nos necesite.

Os deseo mucha suerte en el desarrollo de vuestra actividad profesional a partir de ahora; el hecho de ser Suboficiales va a llevar consigo más trabajo y sobre todo, mucha más responsabilidad. Implicará tomar decisiones. Ahora ya no le podéis preguntar al Sargento; sois vosotros quien debe tomarlas. Y debe hacerlo en un mundo cada vez más complicado, con una profusa legislación en todos los ámbitos. No podemos olvidar que la Guardia Civil es una institución policial integral; además de

nuestra actividad en la prevención y persecución del delito, sea cual sea su tipología, tenemos una importantísima carga como policía administrativa: seguridad vial, transporte, protección de la naturaleza, resguardo fiscal, intervención de armas, pesca marítima y navegación, etc…, sin poder olvidar nunca nuestra benemérita faceta con los rescates en todos los ámbitos, la búsqueda de personas desaparecidas y mil historias anónimas que a diario se producen en cada rincón de nuestra querida España… y prácticamente de todo eso tenéis que saber, y lo tenéis que saber para decidir al instante, ya,…muchas veces sin posibilidad de consulta; decisiones que después podrán ser estudiadas y revisadas con todo detenimiento por otros. No es fácil, pero seguro que lo vais a conseguir.

Todo el personal de la Academia, desde el cuadro de profesores, instructores, personal de oficinas, de mantenimiento, de seguridad y del resto de grupos de apoyo, todos, os hemos intentado transmitir esto y mucho más también con nuestro ejemplo.

Ahora os invito a que en esa fundamental misión como suboficiales de esta Institución, mandéis con el ejemplo, imbuidos y orgullosos de vuestra condición de mandos y de guardias civiles. Sed leales, no solo a la Institución y a vuestros Jefes, que es ser leal a España, sino especialmente a vuestros subordinados. Como os decía antes, sois vosotros ahora los que tenéis que convencerlos.

Os animo también a que perseveréis en el mantenimiento de vuestra forma física y en el estudio, tanto para estar al día como para continuar progresando en el Cuerpo, gracias a las posibilidades de promoción interna hoy existentes. La Guardia Civil, y los españoles, necesitarán de esa experiencia vuestra, la que ya tenéis y la que sin duda obtendréis, para que desempeñéis otros puestos de mayor responsabilidad

Yo estoy convencido de la vital importancia de los Suboficiales en el engranaje del Cuerpo, y creo que la Guardia Civil también y por ello sigue apostando por esa Escala de Suboficiales en la que ahora os integráis.

De ahí todos sus esfuerzos por mejorar los cursos y las condiciones.

Y de ahí nuestro esfuerzo por conseguirlo.

Recuerdo el día que os presentasteis; un capitán profesor, en las palabras de bienvenida, os dijo “ya os queda menos”. Lo que entonces arrancó una carcajada, se ha cumplido; se acabó el curso; y si echáis la vista atrás, seguro que ahora tenéis la percepción que el tiempo ha pasado volando; no sé si a vuestras familias vuestra estancia fuera del hogar también se le ha pasado tan rápido. Pero lo cierto es que aquí estáis, con vuestros flamantes galones, pero sin los cordones blancos que os hacían ser alumnos. Atrás quedan las clases, los exámenes, la defensa personal policial, los

inolvidables actos en la Castellana, en la Plaza Mayor de Salamanca y en el Palacio Real, las carreras por estos montes, la subida a Abantos, las horas de estudio, las prácticas en diferentes unidades de España, ... y también los buenos momentos con los compañeros, algunos ya conocidos y otros con los que es ahora cuando habéis creado esos vínculos que durarán para toda la vida profesional,… ese “es de mi promoción de sargento…” que tanta veces habréis oído y que a partir de ahora tantas veces repetiréis.

Espero que recordéis con cariño el tiempo que habéis pasado aquí. Solo me resta daros, en nombre de todos los miembros de la Academia de San Lorenzo de El Escorial, a los que agradezco el esfuerzo realizado en este curso, y en el mío propio, nuestra más sincera enhorabuena y desearos suerte en vuestra próxima etapa como Sargentos de la Guardia Civil.

Muchas gracias


Imprimir   Correo electrónico