hospimedica2

Un agente de la USECIC de la Guardia Civil de Pontevedra salva la vida del hijo de un compañero que se estaba ahogando

usecic gc

Un Guardia Civil perteneciente a la USECIC de la Comandancia de Pontevedra salvó la vida del hijo de un compañero que se estaba ahogando. La madre entró desesperada en las dependencias oficiales del cuartel de Cangas con el pequeño en brazos y allí se encontró al ángel de la guarda de su pequeño.

Los hechos ocurrieron el miércoles por la tarde. Varios componentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic) de la Comandancia de Pontevedra se encontraban circunstancialmente en el cuartel de Cangas realizando unos trámites relacionados con un servicio. De repente escucharon los gritos de una mujer que accedía a las dependencias oficiales con un bebé en los brazos pidiendo auxilio y ayuda para su hijo, que se estaba asfixiando.

Al comprobar lo que estaba sucediendo, uno de los agentes se dirigió a la madre y pudo constar que el bebé, que apenas tenía 48 horas de vida, estaba inconsciente, sin respiración y con un aspecto alarmante.

Sin pérdida de tiempo, el guardia civil se hizo cargo del niño y después de realizarle varias maniobras de reanimación pudo conseguir que el bebé comenzase a respirar nuevamente. La mujer se sintió muy aliviada cuando volvió a escuchar los llantos de su bebé y se produjeron momentos de júbilo.

Tras su decidida actuación el guardia civil que había logrado reanimar al recién nacido se enteró de que se trataba del hijo de un compañero que reside en una de las viviendas situadas en los pabellones del cuartel de Cangas.

Portavoces de la Subdelegación del Gobierno señalaron que la serena y decidida actuación del guardia civil que felizmente pudo evitar un fatal desenlace mereció los elogios, no solo de la madre y del padre del pequeño, que en aquellos momentos estaba ausente, sino también de sus propios compañeros y de los servicios sanitarios de emergencia que acudieron al lugar para atender la incidencia.


Imprimir   Correo electrónico