hospimedica2

La Guardia Civil suspende todos los permisos y misiones, salvo las antiterroristas

2ugc permisos suspendidos

«Quedan en suspenso todos los cometidos contemplados en las diferentes Órdenes de Servicio en vigor que no contribuyan a la consecución de la misión de la presente Orden de Servicio o aquellas que se refieran al nivel 4 de protección de alerta antiterrorista».

Esta es la instrucción clara impartida por la Dirección Adjunta Operativa de la Guardia Civil a todas sus unidades, jefaturas, agrupaciones y cuarteles que se recoge en la orden de servicio «Echo-Alfa» para cumplir el Estado de Alarma por el coronavirus.

La orden, limita todos los servicios que no se consideren imprescindibles con una relación completa de cuáles lo son y cuáles no. Los cometidos que tendrán los agentes los divide en dieciséis apartados, en consonancia con las instrucciones del Ministerio del Interior y atendiendo a las competencias y demarcación del Cuerpo: dispositivos fijos y móviles para controlar la restricción de movimientos; el cierre de carreteras o tramos; el orden público, la custodia de bienes, los corredores sanitarios y transporte de bienes, incluye las granjas, fábricas de piensos y mataderos; el tránsito aduanero...

Entre estas misiones se incide en fijar una «reserva suficiente en condiciones de reaccionar ante una situación de emergencia»; disponer del sistema de defensa NRBQ (contaminación nuclear, bacteriológica y química); reforzar las unidades de Seguridad Ciudadana o difundir a los medios de comunicación el papel de la Guardia Civil en esta crisis.

LOS SERVICIOS PRIORITARIOS

Los servicios prioritarios que se acuerdan son: las salas de operaciones (donde se reciben todas las novedades), las patrullas de seguridad ciudadana y tráfico; la seguridad estática (quienes vigilan las infraestructuras críticas, las prisiones, las centrales nucleares y los cuarteles). En este apartado señala que la seguridad de edificios públicos podría «reducirse al mínimo imprescindible», coincidiendo con las horas de apertura al público. Se consideran también prioritarios los servicios en puertos y aeropuertos, el sistema NRBQ, al que describen como «clave»; las unidades de reserva (Agrupación Rural de Seguridad, USECIC -Unidad de Seguridad Ciudadana- y Grupo de Acción Rápida, entrenado en misiones antiterroristas).

Respecto a la Policía Judicial se ordena reducir su actividad al mínimo imprescindible para que sus miembros estén volcados en delitos que causen alarma social, ciberdelincuencia y fraudes de material sanitario. Ya se ha llevado a cabo la primera operación en la que se han intervenido 150.000 mascarillas en Jaén. Son también prioritarios los refuerzos en la frontera terrestre de Ceuta y Melilla, las conducciones que ordenen jueces o por motivos sanitarios y, por supuesto, los grupos de Información.

En esta completa enumeración la Guardia Civil fija como servicios no esenciales los siguientes: intervenciones de armas, transporte de explosivos, servicio marítimo, Seprona, equipos de delincuencia organizada y antidroga, servicios de atención de Emergencia (interno) y otros habituales en el día a día de las Comandancias como abastecimiento o GATI.

La orden del Cuerpo aclara que en los respectivos cuarteles se pueden suspender o reducir estos servicios no prioritarios para «recuperar potencial de servicio», es decir tener más personal disponible para lo realmente importante. Y se especifica también que en servicios que sí son esenciales como los de puertos y aeropuertos se pueden reducir si baja la actividad (ante un eventual cierre de fronteras o disminución del tránsito). Los agentes, cualquiera, podrá tener asignaciones diferentes a sus cometidos habituales.

Las medidas extraordinarias para los agentes por el Estado de Alarma hacen que se suspendan todas las vacaciones y permisos (la lactancia u otros excepcionales no); que todo agente en servicio activo o de reserva con destino deba ponerse a disposición de su jefe de unidad y que las jornadas de trabajo se superen, si es necesario. Se indica, no obstante, que se racionalizarán los efectivos, ya que se prevé la dilatación de este estado excepcional, para evitar «sobreesfuerzos innecesarios».

La orden extraordinaria remarca el espíritu benemérito de sus miembros y les recuerda que en unas semanas cumplen 176 años. «La coyuntura actual estimula a todos sus integrantes a continuar dando testimonio de la mejor tradición del Cuerpo», reza. Y recomienda garantizar la protección de sus propios agentes.

ACCESO FUENTE


Imprimir   Correo electrónico