hospimedica2

Dos guardias civiles heridos al impedir una agresión machista en Estepa (Sevilla)

Guardias civiles Estepa imagen archivo

Uno de los agentes llegó a perder el conocimiento al caer el agresor encima durante un forcejeo y golpearse la cabeza contra el suelo

Dos guardias civiles resultaron heridos el pasado domingo 20 de septiembre en Estepa cuando intervenían en un servicio relacionado con la violencia machista. Uno de los agentes se golpeó en la cabeza contra el suelo y llegó a perder el conocimiento. Tuvo que ser hospitalizado con una hemorragia craneal y una fuerte conmoción 

Los hechos ocurrieron durante la madrugada del domingo. Una patrulla de la Compañía de Osuna se dirigió a Estepa al ser alertada por la central (COS) de la Comandancia de Sevilla, ya que había saltado el dispositivo electrónico de alarma de una mujer víctima de violencia de género en este pueblo. La central derivó el aviso a la única patrulla existente en la zona esa noche, que pertenecía al pueblo de Casariche. 

Los dos agentes llegaron al domicilio al mismo tiempo que la mujer víctima de violencia machista. En un primer momento entendieron que quizás el dispositivo de alerta había saltado por problemas de batería. No obstante, la patrulla acompañó a la mujer al interior de la vivienda para asegurarse de que no había nadie. Después de una inspección ocular, observaron en el interior una puerta forzada y seguidamente la sombra de una persona.

Al interceptarlo, el sospechoso se negó a identificarse, aunque rápidamente la mujer vio que se trataba de su ex pareja, que había quebrantado la orden de alejamiento. Los agentes intentaron detenerlo en ese momento, pero el hombre se resistió. Se trababa de una persona de gran complexión y musculatura, que se revolvió y arremetió contra los guardias civiles en un intento de huir del lugar. 

Llegó a producirse un forcejeo entre los guardias y el presunto agresor, que trató de sustraer las defensas e incluso una de las armas reglamentarias. En un momento dado, tras haberse zafado de uno de los agentes, mientras el otro le sujetaba por la cintura, el agresor cayó sobre este segundo guardia. Debido a su corpulencia, le golpeó duramente el cráneo contra el suelo. 

El impacto le provocó una fuerte conmoción que le hizo perder la consciencia y le causó una hemorragia craneal. Al ver esto, el otro componente de la patrulla se centró en atender a su compañero y desistió de sujetar al agresor, que huyó a la carrera, aunque sería detenido más tarde. El agente solicitó refuerzos y una ambulancia para su compañero, al temer por la vida de éste. 

Ambos agentes fueron trasladados al hospital comarcal de Osuna, con diversas contusiones. Al guardia que se llevó el golpe en la cabeza tuvieron que darle seis puntos de sutura. Los dos causaron baja para el servicio.

ACCESO FUENTE