hospimedica2

Marlaska miente en rueda de prensa tras la polémica por el cese del coronel De los Cobos y la dimisión del DAO de la Guardia Civil

marlaska

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, miente ya que ha presentado este martes el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Guardia Civil en Madrid como una "remodelación" entre el personal de confianza y ha evitado relacionarlo con la investigación judicial sobre la posible relación de la manifestación del 8-M y el inicio del contagio de coronavirus, así como con la dimisión del DAO de la Guardia Civil, Laurentino Ceña.

En un comparecencia de prensa tras el Consejo de Ministros a la que se ha sumado a última hora, Grande-Marlaska ha anunciado que se llevará a cabo el pago de 247 millones del tercer y último tramo del acuerdo de equiparación salarial, subrayando que era algo previsto y que se aprueba con un "esfuerzo ímprobo" debido a la factura de la crisis sanitaria. También lo ha justificado en que "la sociedad reconoce el trabajo, responsabilidad y profesionalidad" de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

En su intervención inicial, antes de las preguntas de la prensa, Grande-Marlaska también ha comentado el cese del coronel Pérez de los Cobos y la dimisión del DAO de la Guardia Civil, que asumirá el general Pablo Salas, hasta ahora jefe de los Servicios de Información. En concreto, ha hablado de "un nuevo impulso" del Instituto Armado y lo ha ligado todo a la política de remodelación de equipos que inició en enero con la segunda investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

Fuentes de Interior comentaron ayer que el cese de Pérez de los Cobos se debía a una pérdida de confianza. El coronel fue coordinador del dispositivo del 1-O y estaba ahora al frente de la Comandancia que investiga por orden judicial el inicio del contagio de Covid-19 y la posible relación de la manifestación del 8-M con la expansión del virus en Madrid. Este martes, Grande-Marlaska ha dicho que la sustitución es "únicamente por la política razonable de constitución de nuevos equipos en el ámbito de personal de confianza".

Es más, tras destacar la trayectoria de Pérez de los Cobos y también del DAO saliente, Grande-Marlaska ha pedido que no se vincule el cese del coronel "con ninguna relación o circunstancia extraña". "No es perder la confianza ni no perder la confianza", ha señalado que la decisión del cese es del equipo de Interior, en particular de la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, y del secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez.

De esta forma el ministro de Interior, miente en rueda de prensa y culpa de sus decisiones, a sus más inmediatos colaboradores en el ministerio de Interior, al Secretario de Estado y a la propia Directora General de la Guardia Civil, que debería tomar ejemplo del DAO y dimitir, al menos por dignidad personal, para no dañar más la imagen del Cuerpo. De todas formas, y si lo que dice el ministro fuese cierto, al menos por coherencia, debería dimitir, cosa improbable para un político, ya que él es el máximo responsable del ministerio y por tanto responsable directo tanto del Secretario de Estado, como de la Directora General., el coronel De los Cobos ha sido cesado por ser el responsable directo de quienes llevaban las investigación por el 8M.

Miente, porque lo cierto es que el Coronel Cobos recibió hasta tres llamadas telefónicas el pasado domingo por la tarde desde la Dirección General de la Guardia Civil,  en las que le conminaban a que les facilitase información sobre la investigación que estaba llevando a cabo la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Madrid, ya que la superioridad "está interesada", la primera de las llamadas de su superior jerárquico, la más escueta, se salda con una sola pregunta "¿Sabes que diligencias han entregado los investigadores de Policía Judicial en el Juzgado nº 51 de Madrid?", y con una sola respuesta por parte del coronel De Los Cobos, "No lo sé", y ahí acaba esta conversación,

Inmediatamente recibe una segunda llamada, que proviene de alguien un escalón por encima de su superior jerárquico, quien conoce los empleos que se haga una idea, que vuelve a preguntar al coronel “¿Que sabes del informe que han entregado los investigadores en el Juzgado?", con la misma respuesta "Nada", pero en esta ocasión el coronel amplia la respuesta e informa a su interlocutor que, "La propia Juez ha advertido que los investigadores solo le pueden informar de sus averiguaciones a ella, y que además están actuando como Policía Judicial, por tanto solo responden ante la Magistrada-Juez", el interlocutor del coronel insiste en que como responsable de la Comandancia, seguro que podría enterarse, al menos de lo que los investigadores han puesto en el informe, y esto es lo más grave que oye el coronel "ya que la superioridad está interesada en conocer las conclusiones del informe", esa superioridad que está incluso por encima de los máximos responsables profesionales del Cuerpo, son sin duda los responsables políticos, De los Cobos vuelve a responder que no puede saberlo, pero añade además, que no va a hacer nada para enterarse, ya que es una investigación que emana directamente de la Titular del Juzgado y por lo tanto es un asunto entre los investigadores y la propia Magistrada.

La tercera llamada es ya directamente de la Directora General de la Guardia Civil, desaparecida durante bastante tiempo, que le comunica que ha sido destituido "por no haber informado a sus superiores del contenido del informe", es cuando el coronel se defiende y vuelve a explicar a la Directora General que el contenido del informe no lo conoce y por tanto no puede contar a nadie lo que en el mismo pone. María Gámez, Directora del Cuerpo, le manifiesta que "su obligación era haber articulado los mecanismos adecuados para que el Ministerio (la superioridad) supiera lo que los investigadores llevaban al Juzgado, es decir, conmina al coronel a que se salte la Ley y las órdenes recibidas, añadiendo "esta es una investigación delicada para el Gobierno y tenemos que conocer lo que ocurre".

Grande-Marlaska ha defendido ante los medios de comunicación su trayectoria de 30 años como juez, para negar después, a pesar de las evidencias, que pidiera a Pérez de los Cobos el informe sobre el 8-M que los investigadores de la Guardia Civil referentes a la causa que instruye la juez Carmen Rodríguez-Medel. habían elaborado, "No tengo el informe", ha contestado, en respuesta a una pregunta de la prensa, pero miente, porque el informe ya ha sido filtrado a la prensa, primero a la subvencionada, que se ha encargado inmediatamente de rebatir, manipular y mentir a su vez, sobre el contenido del informe, poniendo en cuestión lo que los investigadores ponen en el mismo, añadiendo que "siempre ha tenido muy claro la función del juez y de otros poderes del Estado", pero lo cierto es que no es la primera vez que se inmiscuye en los servicios de la Guardia Civil, aunque no pudo hacerlo en el caso de los detenidos por terrorismo de la CUP, aquella invetigación provocó el enfado del Ministro al no haberse enterado de las investigaciones que miembros de Policía Judicial y de Información del Cuerpo habían llevado a cabo, lo hizo en el caso del diputado Jon Iñarritu y lo hace ahora.

Que miente Marlaska lo pone de manifiesto el hecho de que la juez de Madrid que investiga el inicio del contagio, remitió ayer mismo, tras conocerse el cese del coronel Jefe de la Guardia Civil de Madrid y trascender los motivos, un escrito al 'número dos' del Ministerio del Interior, el secretario de Estado de Seguridad, en el que avisaba de que puede haber consecuencias penales si no se respeta la independencia de la Policía Judicial y su orden de que sólo se reporten las novedades directamente a la Magistrada.

Miente el Ministro cuando asegura que "Con más de 30 años de juez, sé perfectamente cuál es la competencia de un ministro, de un juez. Hay una palabra que no la conjugo: injerencia es la palabra que no conjugaré nunca", porque precisamente es lo que ha intentado hacer con la Guardia Civil, una injerencia política en un Cuerpo que lleva en su ADN la neutralidad política en todas sus actuaciones, intervenciones e investigaciones.

Vuelve a mentir el ministro cuando asegura que la renuncia del DAO de la Guardia Civil no se debe al cese del coronel, al asegurar “que se paralizó su relevo y que tenía previsto mantenerse en el cargo como mucho hasta el próximo 2 de junio” y miente porque si bien es cierto que Laurentino Ceña tenía previsto dejar la Dirección Adjunta Operativa en el mes de junio, tras acceder a prorrogarla a petición del propio ministro, también lo es que su dimisión se debe a la decisión arbitraria e injusta del cese del coronel Pérez de los Cobos y no haber podido convencer a la Directora General del error gravísimo de esa destitución, ya que el propio teniente general entendía el cese de Pérez de los Cobos como una injerencia del poder político en una actuación policial bajo batuta judicial.

Según fuentes de la Guardia Civil que colaboraban con Ceña, el DAO se marcha al no poder aguantar más "las injerencias políticas, tanto en ascensos, medallas y nombramientos", y como en este caso en el trabajo de la Guardia Civil. Antes de abandonar su cargo, ha reunido a los generales del Cuerpo y les ha pedido responsabilidad para defender la institución.

Antonio Mancera Cárdenas

Director Benemérita al Día


Imprimir   Correo electrónico