hospimedica2

Duro golpe al narcotráfico en pleno estado de alarma: cae la red de narcotransportistas más importante de Galicia

pol nacional aprehension droga

La operación se salda con 28 detenidos y la incautación de 4.500 kilos de cocaína. Se trataría de una organización supuestamente relacionada con la familia Santorum.

El estado de alarma y las restricciones de desplazamientos a toda la población no son óbice para que los narcotraficantes intenten seguir colando sus alijos de droga en España y en las Rías Baixas gallegas parece que incluso han espoleado la actividad de este tipo de organizaciones, que confían en que las Fuerzas de Seguridad estén centradas en otras funciones relacionadas con la gestión del coronavirus y sus acciones pasen desapercibidas. En las costas gallegas, esos intentos han resultado fallidos y acaban de recibir el segundo golpe en un mes con la detención de 28 personas y la incautación de 4.500 kilos de cocaína que pretendían meter en Europa procedente de América.

El comisario general de Policía Judicial de la Policía Nacional, Eloy Quirós, lo ha constatado este martes en una comparecencia en el puerto de Vigo, a donde llegó la droga intervenida, en la que aseguró que los Cuerpos de Seguridad "no descansan" y en un mes y medio de confinamiento se han incautado de 10 toneladas de cocaína y ha habido más de 60 detenidos por tráfico de drogas. La vigilancia de los grupos criminales "no ha bajado a pesar de las circunstancias que tenemos", insistió.

La colaboración policial está siendo clave en este contexto. El pasado 28 de marzo, una operación conjunta de la Policía Nacional y la Guardia Civil permitió frustrar la actividad de una organización que intentaba meter droga a la vieja usanza, a través de dos planeadoras cargadas de cocaína que pretendían alcanzar la costa, pero, tras una persecución policial, acabaron con sus casi tres toneladas de cocaína intervenidas.

Este fin de semana, el operativo ha sido fruto de la colaboración entre el Servicio de Vigilancia Aduanera y de la Policía Nacional, no solo se aprehendió un alijo mayor de droga, alrededor de 4.500 kilos, sino que se ha dado por desmantelada la que, según los organizadores, era "la organización de narcotransportistas más importante de Galicia", formada por experimentados lancheros y conocidos traficantes.

Se trataría de una organización supuestamente relacionada con la familia Santorum. Hubo varios detenidos de este clan, pero su presunto cabecilla, Juan Carlos Santorum, está ahora mismo en paradero desconocido. Además, fue arrestado el empresario de O SalnésBraulio Vázquez.

Sí han caído los 15 tripulantes que circulaban a bordo del barco que transportaba la droga y otras 13 personas de la organización que trabajaban en tierra para que el alijo llegase a su destino. En el buque viajaban 14 marineros de Nepal y Bangladesh y un gallego, que sería la garantía para la organización propietaria de la droga de que el macroalijo tendría final feliz.

La colaboración policial ha sido más intensa en esta ocasión. La investigación, coordinada por la Fiscalía Antidroga de Pontevedra y dirigida por el Juzgado de Instrucción número 3 de Vigo, ha contado con la colaboración de la Armada Española, la Agencia Americana Antidroga -DEA-, la National Crimen Agency británica -NCA- y la Policía de Colombia -DIRAN-.

La droga fue incautada a bordo de el buque Karar, con bandera togolesa, abordado sobre las seis de la mañana del 25 de abril a unas 600 millas al oeste de Lisboa, a unas 400 millas de Vigo, y que transportaba 152 fardos de 30 kilos de cocaína. El buque Tornado de la Armada Española, con base en Canarias, llevó hasta este punto en aguas del Atlántico a una decena de funcionarios y agentes de Agencia Tributaria y del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional y, tras intervenirse la droga, escoltó al buque hasta el puerto de Vigo, a dónde llegó este martes.

El buque había salido a principios de mes de Panamá, había cargado la droga presuntamente frente a la costa de Venezuela y llevaba unos 20 días de travesía, con destino a Vigo, pero el domingo sus planes se frustraron y se realizó el abordaje de forma simultánea a una operación en tierra en la que se realizaron 21 registros (seis en naves), se intervinieron cinco lanchas rápidas y numerosos vehículos y fueron detenidas 13 personas.

La operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones, pero, de momento, ya se ha podido establecer el modus operandi de la organización criminal. Tras seis meses de investigaciones, se ha confirmado que se ponía al servicio de las más importantes estructuras de narcotráfico, tanto a nivel nacional como internacional, siendo requeridos, presuntamente, para recoger cocaína en alta mar cuando fuesen requeridos.

El grupo investigado contaba con un gran número de lanchas y motores, que guardaban en almacenes de seguridad distribuidos entre el norte de Portugal y diferentes localidades de Pontevedra y finalmente ha caído después de que los investigadores detectasen que ultimaban ciertos detalles, como la construcción de lanchas y pequeñas embarcaciones de pesca o el acopio de combustible y víveres, y realizaban constantes movimientos de lanchas rápidas para ocultarlas en las naves de las costas gallegas.

Alertados de que se encontraban en la última etapa de preparación antes de realizar una operación de narcotráfico, la Policía Nacional y el SVA buscaron el buque nodriza, lo detectaron en aguas del Atlántico y realizaron la operación. Ha supuesto sacar de circulación un alijo de droga que podría alcanzar un valor de 120 o 140 millones de euros.

COMPARECENCIA A PIE DE PUERTO

La subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, confirmó este martes en el puerto de Vigo que esta operación demuestra que las Fuerzas de Seguridad "siguen trabajando en todos los ámbitos que repercuten en la seguridad de la población", además de "estar volcados" en la lucha contra el coronavirus e insistió en que esta operación ha sido "larga, ardua y dificilísima".

Eloy Quirós explicó que la "peculliaridad" de esta organización es que "ellos mismos fabricaban las lanchas", logrando, de esa forma un "ahorro de costes" y también eludir el control que la Policia ejerce en este tipo de intervenciones. Jaime Gayá, jefe de Vigilancia Aduanera en Galicia, insistió en la importancia patrimonial de esta operación, en la que ya hay cuentas intervenidas y propiedades bloqueadas.


Imprimir   Correo electrónico