hospimedica2

Más de 1.200 militares tendrán que dejar las Fuerzas Armadas en 2020 al cumplir los 45 años

legionario adiestramiento recibira distintivo amarillo

La salida de las Fuerzas Armadas a esta edad es uno de los asuntos prioritarios en las agendas de las asociaciones militares, que piden medidas para facilitar su reinserción en la vida laboral civil

Más de 1.200 militares tendrán que abandonar las Fuerzas Armadas este 2020 por alcanzar la edad de los 45 años, el límite marcado en la Ley de la carrera militar para poder continuar como soldado de tropa y marinería si no se asciende o se logra la condición de permanente. Este número va aumentando progresivamente año a año hasta sumar más de 50.000 hasta 2036.

La salida de las Fuerzas Armadas a los 45 años es uno de los asuntos prioritarios en las agendas de las asociaciones profesionales de militares, que piden medidas para facilitar su reinserción en la vida laboral civil o incluso la suspensión de esta medida. Y también es objeto de debate frecuente en las Cortes Generales.

En una respuesta parlamentaria en la pasada legislatura, recogida por Europa Press, el Gobierno ofreció detallados datos sobre el número de militares que se verán afectados por esta prebenda durante los próximos años. En concreto, desde 2019 hasta 2036 suman un total de 50.048 los militares que verán rescindido su compromiso laboral con las Fuerzas Armadas.

Las salidas a los 45 años fueron legisladas en el año 2006 como solución a la profesionalización de los Ejércitos. Desde entonces el número de militares que iban alcanzando esta edad ha sido escaso, pero durante los próximos años se irá incrementando exponencialmente.

Los datos del Ministerio de Defensa rebelan que solo tres militares salieron de las Fuerzas Armadas en 2006 por esta medida, cinco el año siguiente o solo uno en 2008. Pero este número ha ido aumentando poco a poco hasta 2018, dando como resultado que un total 1.125 soldados han dejado ya la carrera militar para incorporarse a la vida civil.

La polémica tiene la vista puesta sobre todo en los próximos años, ya que cada vez son más los efectivos que irán alcanzando los 45 años. Solo en 2019 ya fueron casi un millar los militares que tendrán que salir de las Fuerzas Armadas y en 2020 serán 1.244, aumentando progresivamente hasta superar los 4.000 en 2027. Así durante las próximas dos décadas hasta sumar más de 50.000 hasta 2036.

Asignación compatible con un trabajo

La ley de tropa y marinería estipula que, aquellos que lo deseen, podrán solicitar la condición de Reservista de Especial Disponibilidad (RED), cobrando una asignación de 7.200 euros anuales que son compatibles con un sueldo procedente del sector privado.

El reservista de especial disponibilidad no tiene la condición de militar, pero se encuentra dispuesto a incorporarse a las Fuerzas Armadas cuando, en situaciones de crisis, lo autorice el Consejo de Ministros con carácter excepcional.

La ley también contempla una serie de medidas para facilitar la inserción en el mercado laboral civil de los militares que salgan de las Fuerzas Armadas, como cursos de formación durante su carrera o convenios con empresas, ayuntamientos y policías locales.

Sin embargo, las asociaciones denuncian que estas iniciativas no están funcionando y los militares se quedan sin trabajo a una edad con elevados niveles de desempleo después de años dedicados a servir a las Fuerzas Armadas, en lo que incluso han llamado un "ERE encubierto".

Debate en el Parlamento

De hecho, el asunto fue objeto de debate en el Congreso de los Diputados durante más de un año y medio en una subcomisión creada ex profeso. El órgano terminó sin consenso entre los grupos parlamentarios, aunque PP y PSOE acordaron un texto que reconoce "disfunciones" en la aplicación de la ley y propone reforzar las medidas para mejorar la situación de los militares de tropa y marinería.

En la oposición, el PSOE había llegado incluso a apoyar en el Parlamento la suspensión de las salidas del Ejército, pero al llegar al Gobierno reconoció la imposibilidad de esta medida por el coste económico que supondría, además del envejecimiento que conllevaría para la escala de tropa y marinería.

ACCESO FUENTE


Imprimir   Correo electrónico