hospimedica2

Condenado un exmilitar por proferir injurias graves en redes al general Miguel Alcañiz, ex jefe de la UME

alcañiz

El exteniente Segura le llamó «corrupto», «golfo» y «negligente» tras hacerse eco de una noticia falsa.

No todo vale en redes sociales como Twitter. Y mucho menos hacerse eco de informaciones falsas y atribuir la supuesta responsabilidad de un acto delictivo a un mando militar que nada tiene que ver. Y encima llamarle «corrupto, golfo, negligente o todo junto».

Esa es la conclusión que se extrae de una sentencia del Juzgado de lo Penal nº 23 de Madrid que condenó al exteniente del Ejército de Tierra Luis Gonzalo Segura por proferir injurias graves con publicidad contra el general Miguel Alcañiz, entonces jefe de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

La sentencia condena al exteniente Segura a seis meses de multa, a indemnizar al general Alcañiz con 3.000 euros en concepto de daños morales, a publicar la resolución condenatoria en su perfil de Twitter y a pagar las costas del juicio. El exteniente Segura ha interpuesto un recurso ante la Audiencia Provincial de Madrid, que en el plazo de 3 ó 4 meses dictará ya sentencia en firme.

‘CIUDADANOS DE UNIFORME’

Los hechos juzgados acontecieron en el verano de 2019. El 30 de junio se publicó una foto anónima en el canal de Telegram ‘Ciudadanos de uniforme’ en la que se mostraba un presunto desayuno servido al personal de la UME durante los trabajos de extinción de incendios en la provincia de Tarragona. La noticia corrió como la pólvora entre determinados medios digitales que no contrastaron la información: «Un sándwich de niño con 5 lonchas de chorizo: la comida de los militares en el incendio de Tarragona», decía algún titular.

Además, en el canal de Telegram de ‘Ciudadanos de Uniforme’ se informaba de que los militares de la UME estuvieron «sin agua fría hasta la última hora de ayer que nos la tuvieron que traer gente externa a la UME». Hasta ahí la denuncia anónima más o menos recurrente que puede aparecer en distintos foros militares y el eco mediático posterior.

Sin embargo, y tras desmentir el Ministerio de Defensa el 2 de julio la veracidad de la denuncia anónima mandando detallada información a portales de verificación de EFE o Maldita.es, el exteniente Segura, autor de libros donde denuncia supuestas corruptelas en el seno de las Fuerzas Armadas, publicó el tuit objeto de la sentencia por el cual exhibía al teniente general jefe de la UME Miguel Alcañiz (foto oficial, con uniforme negro sobre fondo de escudo de la UME), con su nombre y apellido, y le acusaba de «corrupto, golfo, negligente o todo junto». «Que una de las tres comidas de militares que están apagando incendios sea un sándwich de cuatro lonchas de chorizo es una canallada. Miguel Alcañiz Comas, jefe de la UME, es un corrupto, un golfo, un negligente o todo junto porque esa comida no es de recibo y no cuesta 8€», decía el tuit publicado.

En el Ministerio de Defensa no se quiso pasar por alto esta afrenta al general y, sobre todo, a la UME, ya que se incluía el escudo y los colores de la citada unidad. Así, se anunció el 5 de julio que «la Unidad Militar de Emergencias iniciaba acciones legales ante las acusaciones vertidas por el Sr. Luis Gonzalo Segura». Ese mismo día, varias asociaciones militares, tradicionalmente reivindicativas de sus derechos como la Asociación de Tropa y Marinería Española o la Asociación Militar Profesional ‘45 sin despidos’ hicieron suyo el desmentido de la UME a las noticias publicadas sobre la alimentación que reciben los militares de la UME en operaciones. «Durante todas nuestras operaciones, los intervinientes de la UME realizan al menos tres comidas al día: Desayuno que incluye café y leche caliente, zumo, bollería y bocadillo de embutido. Comida y cena que suele contener un plato de comida cocinada, bocadillo, fruta, bebida y algún dulce. Además, cada soldado lleva siempre en su mochila una ración ligera de emergencia muy nutritiva».

En lo que se refiere a la hidratación, un equipo logístico lleva a zona y proporciona al personal interviniente botellas de agua de forma continuada. Prueba de ello es que durante las más de 500 operaciones en las que la UME ha participado, solo se ha registrado un caso de deshidratación (incendio forestal de Andraxt en 2013) debido a las duras condiciones del incendio.

Ahora, la citada sentencia, y tras el juicio celebrado el 10 de marzo, dicta que queda acreditado el carácter «injurioso de al menos tres de las cuatro expresiones» utilizadas por el acusado al referirse al general Alcañiz. «Injurias que se tienen en concepto público como graves, en especial el calificativo de ‘corrupto’ al haber un clamor social en contra de la corrupción en las adminitraciones públicas y en los ámbitos político y económico, lo que ha dado lugar a la introducción de nuevos tipos penales y al agravamiento de las penas en otros delitos en el mismo ámbito», expone. Además, el empleo de su fotografía, en primer plano, «refuerza la intención vejatoria del acusado».

En el fondo, esta sentencia es una advertencia contra todo tuitero que a la ligera pueda utilizar una información falsa y encima injuriar con ella. En Twitter, no todo vale.


Imprimir   Correo electrónico