hospimedica2

Descubren el fósil de un delfín prehistórico con el esqueleto de un lagarto dentro

predator

Un grupo internacional de paleontólogos han descubierto en China el esqueleto casi completo de un ictiosaurio, un reptil marino gigante parecido a un delfín. La sorpresa es que no venía solo: dentro de su estómago hallaron un segundo fósil que pertenecía a un reptil acuático de cuatro metros de largo, parecido a un lagarto, conocido como talattosaurio.

"Si se mira a través de todos los reptiles marinos similares que vivieron en la era de los dinosaurios, en realidad nunca hemos encontrado algo articulado como esto en un estómago", explica Ryosuke Motani, profesor de Paleobiología de la Universidad de California, Davis (Estados Unidos).

Uno de los famosos dinosaurios de 'Jurassic Park' no era como nos lo han vendido

El Dilophosaurus real era el animal terrestre más grande de su tiempo, alcanzando hasta los 6 metros de largo

"El contenido estomacal de nuestro ictiosaurio no fue deshecho por los ácidos estomacales, por lo que debe haber muerto poco después de ingerir este alimento. Al principio, no lo creíamos, pero después de pasar varios años visitando la excavación y viendo los mismos especímenes, finalmente fuimos capaces de entender lo que estábamos viendo", añade.

Dientes engañosos

Los investigadores dependen de la forma de los dientes y mandíbulas para saber lo que las especies prehistóricas comían. Mientras que se piensa que los grandes depredadores prehistóricos tenían dientes grandes con bordes afilados, algunas especies depredadoras modernas como los cocodrilos usan dientes romos para consumir grandes presas con fuerza de agarre en vez de potencia de corte.

Esto es lo que pasa con los ictiosaurios, que comparten estos dientes más romos. Se pensaba que se alimentaban de presas pequeñas como los cefalópodos, pero este hallazgo parece cambiar esa percepción.

"Ahora, podemos considerar seriamente que comían animales grandes, incluso a pesar de tener dientes con fuerza de agarre", añade Motani en declaraciones recogidas por SciTechDaily. "Está bastante claro que este animal podía procesar este gran alimento usando dientes romos".

A pesar de que los investigadores han descubierto que este ictiosaurio podía comer animales tan grandes como el talattosaurio, se desconoce a ciencia cierta si mató a este dinosaurio o, simplemente, lo recogió.

No obstante, los científicos, que explican sus conclusiones en la revista cietntífica 'iScience', apoyan la primera teoría a causa de la forma en que se descompuso el cadáver del talattosaurio.

Mega depredación, un fenómeno más común

Sea de una manera u otra, el fósil proporciona la evidencia directa más antigua de que estos reptiles marinos gigantes consumían animales más grandes que los humanos.
"Ahora tenemos por primera vez un fósil articulado realmente sólido en el estómago de un reptil marino", añade Motani. "Antes, adivinábamos que debían haber comido estas cosas grandes, pero ahora, podemos decir con seguridad que sí comieron animales grandes. Esto también sugiere que la mega depredación fue probablemente más común de lo que pensábamos anteriormente".


Imprimir   Correo electrónico