hospimedica2

La RAE insiste en que la «e» del lenguaje inclusivo es ajena a la morfología del español e «innecesaria»

ignacio gil

El popular banco de consultas que tiene la Real Academia Española en Twitter, al que todos podemos acceder a través del hashtag #dudaRAE, ha vuelto, una vez más, a responder a una pregunta acerca del lenguaje inclusivo, fijando de nuevo su clara posición.

La usuaria Sor Ether les consultaba: «¿Decir chiques o todes a cambio de chicos y todas es un idiotismo?», y la RAE explicó: «El uso de la letra "e" como supuesta marca de género inclusivo es ajeno a la morfología del español, además de innecesario, pues el masculino gramatical ("chicos") ya cumple esa función como término no marcado de la oposición de género».

No es la primera vez que la institución se manifiesta en contra del uso de estas formas. «¿Qué pasa con adjetivos como “feliz” cuando se usa el inclusivo plural? ¿”Lxs chicxs están felices” o “Lxs chicxs están felicxs”?», le preguntaron en Twitter hace pocos meses. O sea, en este caso lo mismo pero con «x». Y la RAE volvió a incidir: «El uso de la "x" como supuesta marca de gén. inclusivo es ajeno a la morfología del español, además de innecesario e impronunciable; el masculino gramatical ya cumple esa función como término no marcado de la oposición de gén.: "Los chicos están felices"».

La polémica con «elle»

A finales de octubre sucedió cierta polémica en torno a la incorporación de «elle» al Observatorio de Palabras de la RAE, una plataforma recién inaugurada cuya misión es la de recoger nuevos términos y expresiones usados por los hablantes pero que todavía no salen en el diccionario. En el listado de palabras en este portal aparecía ese «elle», definido por la insititución como «pronombre de uso no generalizado creado para aludir a quienes puedan no sentirse identificados con ninguno los dos géneros tradicionalmente existentes». Su presencia no implicaba que la RAE aceptara su uso, aclaraban.

Sin embargo, unos pocos días después, ya en noviembre, la Real Academia Española reculaba y la retiraba «debido a la confusión que generaba la presencia de «elle» en el Observatorio de Palabras, se ha preferido sacar la entrada. Cuando se difunda ampliamente el funcionamiento y cometido de esta sección, se volverá a valorar», explicaba la RAE en una tuit de respuesta de su plataforma de consulta en Twitter.

En esa misma remesa de palabras para el Observatorio se incluyeron verbos como «encuarentenar», «cuarentenear» o «cuarentenar» (todas en proceso de entrada al Diccionario), o «cubrebocas», «cubreboca» o «tapabocas» para referirse a la mascarilla. O términos tecnológicos como «ciberataque», «videollamada», «bot», «gamificación», «mutear», «uwu» (emoticono que expresa felicidad o ternura) o «eSports», entre muchos otros.

Y volviendo al inicio de este 2020 tan convulso, conviene recordar que la RAE aprobó por unanimidad de todos sus miembros el dictamen contrario a adaptar el lenguaje inclusivo en la Constitución Española que le solicitó, en dos ocasiones y generando notable polémica, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. Tras deliberar, la Academia no encontró razones para cambiar su criterio lingüístico, ampliamente aceptado en el ámbito de la lengua española, en el análisis meticuloso que efectuó del texto constitucional.


Imprimir   Correo electrónico