hospimedica2

Los tribunales rechazan la equiparación salarial de decenas de guardias civiles destinados en el CNI

el mundo cni

Los jueces argumentan que la normativa está bien aplicada. La nómina de los guardias no refleja que están en situación de reserva con destino

A finales de 2018 y principios de 2019, aproximadamente 200 guardias civiles destinados en el CNI demandaron a la Administración para reclamar la equiparación salarial que en su día aprobó el Ministerio del Interior. Sin embargo, dos años después los tribunales han denegado a los agentes su petición de manera masiva, y además con condena en costas.

Según confirmaron a este periódico fuentes judiciales, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha desestimado docenas de contenciosos presentados por los guardias civiles para reclamar la equiparación. El problema de origen, como ya se publicó en su día, estaba en la propia confección de las nóminas por parte de la Dirección General de la Guardia Civil.

Estos guardias están en situación de reserva, es decir, han dejado el servicio activo pero pueden prestar todavía determinados servicios, lo que se conoce como situación de "reserva con destino". Su destino, en este caso, es proteger las diversas instalaciones del Centro Nacional de Inteligencia. Según el convenio firmado entre la Guardia Civil y el CNI, la primera paga la parte básica de la nómina y el segundo paga el complemento de destino.

Esta es una situación habitual entre los guardias civiles en la reserva, ya que muchos terminan destinados sus últimos años de trabajo en la protección de edificios públicos. Según los casos, el organismo donde prestan ese servicio (ministerios, consejerías...) paga una parte de la nómina. Desde que Interior aprobó la equiparación salarial con los Mossos, muchos de estos organismos han asumido el pago de ese complemento. Pero no es el caso del CNI.

En este caso, quizá por un tradicional secretismo, las nóminas de los guardias no reflejan dónde están destinados, sino que el complemento que reciben por parte del CNI pone "otros", en una nómina aparte que paga el Ministerio de Defensa. El resto del sueldo se cobra en otra nómina, confeccionada por la Guardia Civil, donde la situación reflejada es "reserva sin destino". O sea, como si estuvieran en su casa.

UN DESTINO QUE NO FIGURA EN LA NÓMINA

Y de todo esto nace el problema: el acuerdo de equiparación no incluye a los guardias en reserva sin destino, sólo a los que tienen destino. Por tanto, Interior, o la Guardia Civil, concretamente, no paga la equiparación. ¿Y por qué no aparece el destino en las nóminas? Porque la protección de edificios del CNI no existe en catálogo de puestos de trabajo de la Guardia Civil, así que el programa informático que confecciona las nóminas por defecto califica a estos guardias como "sin destino".

El CNI, por su parte, se atiene al convenio que firmó en su día y que no incluye la subida que luego pactó Interior con la Policía y la Guardia Civil, así que por parte de este organismo autónomo o del Ministerio de Defensa también se ha decidido no pagar la equiparación. Defensa, finalmente, tampoco paga la equiparación, argumentando que el acuerdo de subir el sueldo a los agentes es de Interior, no suyo.

La sección de lo Contencioso-Administrativo, según explica en varias de las sentencias a las que ha tenido acceso este periódico, explica que las nóminas se están pagando de acuerdo con la normativa existente, y por lo tanto no se puede reclamar a la administración que haga otra cosa. Por eso además condena en costas a los agentes, que además de no percibir el aumento de sueldo tienen que abonar unos 400 euros más de costas.

Según el TSJM, las normas existentes dejan claro que no todos los puestos para guardias civiles en el Ministerio de Defensa (al que está adscrito el CNI) aparecen en el catálogo. Y si los puestos no están en el catálogo, las nóminas pueden confeccionarse como "reserva sin destino", porque el programa de confección de nóminas no admite particularidades.

ESTRATEGIA FALLIDA

Sin embargo, fuentes judiciales apuntaron también a que la estrategia empleada por la defensa de los demandantes no ha sido la adecuada, pues aunque la normativa diga que esas nóminas son legales, está claro que están mal hechas, ya que es indiscutible que estos guardias están en la reserva "con destino".

Hay que resaltar de todas formas que el anterior director del CNI, el general Félix Sanz Roldán, fue el que realizó el acuerdo con la Guardia Civil, y al conocer que no se estaba pagando la equiparación dio orden de que se hiciera. Así, los agentes cobraron en 2019 esa subida de sueldo con atrasos incluidos.

Pero Sanz Roldán pudo hacer eso porque el CNI es un organismo autónomo con sus propios presupuestos y su director es el que decide en qué usarlos. Sin embargo, Sanz Roldán se jubiló en verano de 2019 y la nueva dirección no mantuvo la subida, a la espera de que se resolvieran los múltiples contenciosos. Ahora la vía judicial ha zanjado el asunto para


Imprimir   Correo electrónico