hospimedica2

La Directora General de la Guardia Civil comparecerá en la Comisión de Interior del Congreso

directora general

La oposición pedía la comparecencia parlamentaria de María Gámez desde finales de mayo para que explicara entre otras cuestiones, la destitución del coronel Pérez de los Cobos. La directora también tendrá que aclarar, en la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, si recibió órdenes para minimizar el "clima contrario" al Gobierno por su gestión, 

Las razones del «alto número de contagios» registrado en la Guardia Civil frente a otros cuerpos policiales, los motivos de los expedientes disciplinarios abiertos a varios agentes por acudir a una manifestación «en reivindicación de sus derechos», los medios de protección frente al coronavirus de que dispuso la plantilla destinada en Cádiz, la situación de la lucha contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar, los criterios del plan de incentivos al rendimiento (productividad), la «falta de previsión» en la caducidad de los chalecos antibala y la «escasez de medios», los motivos que sustentan la supresión del Grupo Especial de Intervenciones en Montaña (Greim) en el Roncal (Navarra) y las medidas adoptadas por el Gobierno para atajar las «amenazas y descalificativos machistas proferidos por el Comandante de la Guardia Civil de Paiporta» contra la alcaldesa de esta localidad valenciana son otras de las razones por las que se pedía la comparecencia y por las que la oposición preguntará a la directora general este jueves, 11 meses después de que se registrara la primera petición para que acudiera al Congreso.

La directora general de la Guardia Civil, María Gámez, dará explicaciones en el Congreso de los Diputados sobre todas las cuestiones relacionadas, pero también sobre  los motivos que justificaron la destitución de Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de Madrid y la responsabilidad que tuvo ella en la adopción de dicha medida casi diez meses después de apartar al coronel del puesto, lo que desencadenó la renuncia del máximo responsable operativo del Cuerpo en aquel momento como muestra de rechazo a la decisión.

Gámez acudirá este jueves ante la Comisión de Interior de la Cámara Baja para informar acerca de las líneas generales que guiarán su gestión en esta legislatura y responder a la decena de asuntos por los que la oposición llevaba meses pidiendo sin éxito su comparecencia. Muchas de las cuestiones generaron una sonora polémica en su día, si bien la tardanza del alto cargo en someterse al control de los grupos han diluido su interés.

Una de las peticiones por las que PP, Vox y Ciudadanos reclamaban la presencia «urgentemente» de María Gámez en el Congreso tenía que ver con la destitución de Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid. Las tres formaciones políticas registraron la petición de comparecencia a finales de mayo. Habrán transcurrido casi 300 días cuando la directora general ofrezca las explicaciones requeridas.

En la noche del domingo 24 de mayo de 2020, el coronel Diego Pérez de los Cobos recibió una inesperada llamada de María Gámez, que el 17 de enero había inscrito su nombre en la historia del Cuerpo al convertirse en la primera mujer que ocupaba la dirección general. La socialista andaluza le comunicó telefónicamente al veterano oficial su destitución por una sobrevenida «pérdida de confianza».

Con el aval del ministro, la dirección reaccionaba de forma expeditiva después de que el general jefe de la Zona de Madrid (José Antonio Berrocal) y el entonces jefe del Mando de Operaciones (teniente general Fernando Santafé) hubieran intento sin éxito que Pérez de los Cobos les informara acerca del atestado enviado al juzgado que instruía la causa del 8-M, procedimiento abierto a raíz de la manifestación feminista celebrada en Madrid el pasado año cuando ya se registraba más de medio millar de positivos por coronavirus en España y 17 personas habían fallecido.

Gámez recriminó al coronel que no hubiera dispuesto un sistema por el que sus superiores hubieran estado al tanto del envío a la juez de unas diligencias relativas a una investigación de máximo interés para el Gobierno. Se trataba de un informe que resultó determinante para que la titular del Juzgado de Instrucción 51 de Madrid citara a declarar como investigado a José Manuel Franco, delegado del Gobierno de Madrid y el alto cargo que autorizó la manifestación feminista. Ese procedimiento penal terminó siendo archivado al no apreciar la instructora indicios de delito.

Como un efecto dominó, la destitución desencadenó al día siguiente la dimisión de Laurentino Ceña como Director Adjunto Operativo (DAO) y la posterior defenestración del teniente general Fernando Santafé, entonces número tres del Cuerpo y llamado teóricamente a ocupar a suceder a Ceña. Desde la instauración de esta figura en la etapa del socialista Alfredo Pérez Rubalcaba como ministro del Interior, ningún DAO había dimitido

Las peticiones para que María Gámez compareciera ante la Comisión de Interior del Congreso por la destitución de Pérez de los Cobos se registraron concretamente los días 26 (Vox), 27 (PP) y 28 de mayo de 2020, sin que aquélla se vaya a concretar hasta este jueves. Gámez acude una semana después de que trascendiera que el ministro Grande-Marlaska ha vetado el ascenso a general de este coronel -responsable del dispositivo policial del 1-O por su antigua condición de director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad- al no respetar el orden que arrojaba la evaluación previa elaborada por el Consejo Superior del Cuerpo: el oficial ocupaba el primer puesto, pero el titular de Interior ha decidido promocionar a los tres siguientes.

La oposición quiere conocer por boca de Gámez en sede parlamentaria las causas de la «pérdida de confianza» alegada públicamente para justificar la decisión de desplazar a Pérez de los Cobos de la jefatura de la Comandancia de Madrid y cuál ha sido su papel en dicha decisión, ejecutada en plena pandemia y cuando llevaba en el cargo poco más de cuatro meses.

Grande-Marlaska siempre ha tratado de enmarcar en un «proceso natural de sustitución de equipos» la decisión de prescindir del coronel. Según el ministro del Interior, el relevo obedecía al «nuevo impulso» que él quería imprimir a la Guardia Civil, iniciado en enero con la elección de Gámez como directora general -en sustitución del magistrado oscense Félix Azón- e interrumpido por el avance de la covid-19. Estos argumentos no han convencido a la oposición, que interpreta la decisión como un castigo al oficial por negarse al oficial a revelar información sobre un procedimiento que se instruía judicialmente en aquel momento y de máxima sensibilidad para el Gobierno de Pedro Sánchez.

Según se detalla en el orden del día de la comparecencia de este jueves, María Gámez tendrá que dar explicaciones también sobre otra polémica generada en la primera ola de la pandemia: las polémicas declaraciones realizadas el pasado 19 de abril por el jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, el general José Manuel Santiago, en las que aseguró que trabajaban para minimizar el «clima contrario» al Gobierno por su gestión de la crisis generada por el coronavirus. Dos días después tuvo que matizar sus palabras para asegurar que perseguían los bulos «de carácter incierto» y no los infundios relacionados con la «crítica política», al tiempo que ha defendido que el Cuerpo siempre actúa con «escrupuloso respeto» a los derechos fundamentales como los de expresión e información.

Los grupos exigen a Gámez que aclare «cuándo», «cómo» y «quién» dio las órdenes «desde el Gobierno» para establecer una «línea de trabajo ilegítima» a fin de monitorizar las redes sociales y los medios de comunicación «contrarios o críticos» con la gestión realizada por el Ejecutivo de coalición de la crisis sanitaria provocada por la covid-19.

ACCESO FUENTE


Imprimir   Correo electrónico