hospimedica2

EL OMINOSO CASO DE LLUCHMAYOR: ISLAS BALEARES 1879

5 02 17 copia

Con su honradez, valor y virtud, sabiendo apreciar hasta donde llega el sacrificio del deber, prosiguiendo la senda del honor estimulada por honrosas tradiciones; con los rasgos principales de abnegación y celo que se ofrece al cumplir sus “espinosos deberes”, el Instituto ha destacado siempre por sus principios inspiradores, pero no obstante en un Cuerpo con una gran plantilla siempre puede haber“alguna oveja negra”, que pone un borrón en el prestigio de años y años de sacrificios del resto de sus compañeros honrados que dedican su vida a servir a sus conciudadanos, aun a riesgo de perder la suya, velando por la propiedad y seguridad de todos, por encima incluso de la suya propia.

No obstante, la rapidez con la que se actúa sobre estos “individuos” es ejemplarizante, no solo contra los culpables, sino también incluso contra sus armas reglamentarias y su unidad de destino.

Por normativas y acciones de esta índole, los Directores Generales, siguiendo la senda del primer Inspector General, demuestran que poseen dos dotes imprescindibles para ejercer el mando, LA POTESTAS Y LA AUCTORITAS, fuerza moral innegable y capacidad para tomar decisiones. Queda claro que quieren Guardias Civiles “limpios” en cuanto a corrupción o delitos, a la vez que forjar UN ÚNICO ESPÍRITU DE HONOR Y MORALIDAD, como su principal divisa y base fundamental de la Institución; tal y como se puede comprobar en la siguiente orden general, tras el luctuoso hecho acaecido en el archipiélago balear.

SUPLEMENTO AL BOLETÍN

ORDEN GENERAL DE 1º DE FEBRERO DE 1897, EN MADRID

Señores Jefes, Oficiales é individuos de tropa de la Guardia Civil

    “Un crimen inaudito, sin igual en la limpia historia de este Instituto, ha sido llevado á cabo en la noche del 17 del mes próximo pasado, por los individuos de la Sección de Caballería afecta á la Comandancia de las Islas Baleares, Pedro Tello Cifuentes y Justo Diaz Salas.

    Estos desventurados Guardias, en quienes una honrada familia había depositado la confianza de sus intereses, olvidando el honroso uniforme que vestían, proyectaron, dominados por una torpe avaricia, despojar á los propietarios del capital encomendado á su vigilancia, y no logrando fácilmente sus criminales designios, dieron muerte alevosa á dos débiles mujeres, hiriendo gravemente á otra y á un hombre en los prédios de Son Maset y Son Mateu, término de Luchmayor.

    Tan inconcebible era el delito cometido, tales formas de crueldad revistiera, que nadie, en los primeros instantes, pudo imaginarse fuesen sus autores Tello y Diaz, encargados del servicio de carretera en aquella fatal noche. Creyóseles asesinados, y en que los malhechores se habían vestido sus uniformes para realizar el sangriento drama. ¡Valiera más que así hubiese sucedido! Desgraciadamente súpose pronto la triste verdad, y aprehendidos los delincuentes por el bizarro Oficial, Jefe de la Línea, fueron sometidos al fallo de la Ley.

    Esta se ha cumplido: esos desdichados, que execraron su nombre, han pagado con sus vidas el crimen cometido, la ofensa á la sociedad inferida y el negro borrón echado sobre los purísimos anales de este Instituto.

    Pero esto no es aún suficiente para vosotros: por impresión propia juzgo el hondo sentimiento de que os hallais poseídos, y creo interpretar vuestros deseos al ordenar, como elocuente protesta hácia el delito cometido:

    1º El armamento, prendas de vestuario y equipo usados por los ex Guardias Civiles Pedro Tello y Justo Diaz, que emplearon inícuamente, manchándolos con el mismo crimen que debieran perseguir, y que el Cuerpo adquiere, satisfaciendo su importe al Estado y familias á que pertenecen, serán inutilizados y quemados ante la fuerza formada, para que ningun Guardia honrado se vea en el duro trance de utilizar objetos que recuerdan un hecho tan odioso.

    2º La tablilla que por Reglamento existe sobre la puerta de la casa-cuartel de Lluchmayor, se cubrirá con grasa negra por espacio de un mes, en señal de duelo por haber alojado á tales individuos.

    3º Acepto y encabezo el pensamiento de la suscricion iniciada por el Jefe de las Baleares, en oficio que á continuación se inserta, para socorrer á las familias de las víctimas, seguro de que todos vosotros lo secundareis de buen grado.

    Señores Jefes, Oficiales é individuos de tropa: si el hecho de Lluchmayor ha venido á sonrojarme é inundar de pena nuestros corazones, llenos de justo amor hácia la Institución, es preciso recordar al mundo que este accidente nada dice ante un glorioso pasado de 35 años; que una mancha no puede empañar los brillantes resplandores del sol, y que la Guardia Civil, correspondiendo á los sacrificios que la Nación hace en su obsequio, seguirá, como siempre, velando sin descanso por la propiedad y seguridad de todos.

    Así lo promete en vuestro nombre y está seguro de obtenerlo de vosotros, vuestro

DIRECTOR CORONEL GENERAL,

COTONER”

OFICIO QUE SE CITA

    “El primer Jefe de la Comandancia de las Baleares me dice con fecha 23 del mes próximo pasado, lo siguiente:

    -Excmo. Sr:-  Los Jefes, Oficiales é individuos de tropa de esta Comandancia, profundamente afectados pro el horroroso crimen comento por los Guardias 2º de la sección montada Pedro Tello Cifuentes y Justo Diaz Salas, asesinando á dos mujeres é hiriendo gravemente á otra y un hombre en los prédios del término de Lluchmayor, Son Maset y Son Mateu la noche del 17 del actual, deseosos de aliviar en lo posible la aflictiva situación de las familias de las víctimas, y como testimonio de su excesivo dolor á un hecho ya irremediable, recurren á V.E con encarecido ruego, par aqu ese digne permitirles abrir una suscricion á favor de las mencionadas familias, y  á la cual podrán asociarse todos los individuos del Cuerpo que voluntariamente lo deseen y que propicios siempre á enjugar una lágrima al desvalido, acudirán doblemente á la voz de sus condolidos compañeros, haciendo conocer una vez más á la Nación entera que los individuos de la Guardia Civil son siempre los mismos, nobles, honrados y generosos, aun cuando por un instante hayan podido empañarse el brillo de su uniforme y reputación, tan justamente adquiridos en miles de hechos gloriosos, por la incalificable demencia de dos seres desgraciados, indignos de vestirlo.-  Lo que me honro en participar a V.E por si merece su superior aprobación.-

    Y aceptando gustoso el anterior pensamiento, queda abierta desde hoy la SUSCRICION a favor de las víctimas ocasionados en el término de Lluchmayor, la noche del 17 de Enero de 1879.

El fundador insistía una y otra vez en la conducta intachable, de ahí que existiera una fórmula para el caso de expulsiones a los condenados a penas de prisión, que era una ceremonia muy bien tasada y, se debía realizar frente a la fuerza formada en mayor número posible:

  1. Este sombrero muestra de honradez y terror del criminal, por indigno de llevarlo quién cometió el mismo crimen que debía perseguir, se os quita.

  2. Este sable que os confirió SM la Reina para la persecución de los criminales, por indigno de llevarlo el que cometió el mismo delito que debía perseguir, se os despoja de él.

  3. Este uniforme que tanto honra al que dignamente lo viste, y que habéis manchado inicuamente con el mismo crimen que debías perseguir, se os arranca, y quien criminalmente lo ha deshonrado vaya a sufrir entre los criminales la pena a la que habéis sido acreedor.

No puedo finalizar sin hacer una somera referencia a la cuantía de la “suscricion” iniciada por el Jefe de las Baleares, un total de 21.079 pesetas de la época, tras sumar todas las solicitudes de componentes del Cuerpo, desde el mismo Director General con un aportación de 125 pesetas, hasta la de 0,5 pesetas de un Corneta; en la cual se implicaron cientos de componentes del Cuerpo de todas las escalas y grados, haciendo comprender a todos que siendo el HONOR la principal divisa de la Guardia Civil y la MORALIDAD la base fundamental de su existencia (artículos 1º y 2º de su Cartilla), , no tenemos más pensamiento, ni más norte que velar por el “Rey, la Pátria y la humanidad” (sic),  y que los perpetradores de tan horrible hecho tengan la debida corrección y sirvan a todos de saludable escarmiento.

La Historia es émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo

pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir.

Miguel de Cervantes.

Fuente

BOGC Año XXII, 1º de Febrero de 1879, Núm 996.

Por Antonio Sánchez, Historiador y miembro de la Guardia Civil (A).


Imprimir   Correo electrónico