hospimedica2

El Equipo ROCA de la Guardia Civil de Motril (Granada) investiga a un individuo por el robo de cuatrocientos kilos de chirimoyas en una finca de Lobres-Salobreña

equipo roca

La colaboración de un guarda rural de campo ha sido fundamental para identificar al ladrón. La Guardia Civil ha intensificado los contactos con agricultores, operadores y guardas rurales de campo de la Costa para implicar a todos ellos en la prevención del delito y en la colaboración con los agentes del equipo Roca de Motril

14 de septiembre de 2021. La Guardia Civil ha investigado a un individuo de cuarenta y ocho años de edad, con antecedentes policiales, como presunto autor de un delito de hurto de cuatrocientos kilos de chirimoyas en una finca de ese término municipal.

Gracias a la colaboración fluida que los agentes del equipo Roca de la Guardia Civil de Motril tiene con los guardas rurales de campo en la Costa granadina, se ha podido identificar al autor del robo.

En esta operación un guarda rural alertó a la Guardia Civil sobre un posible robo de chirimoyas en una finca de Lobres, en el término municipal de Salobreña, y que el sospechoso viajaba en un turismo del que facilitó la matrícula.

El equipo Roca de la Guardia Civil de Motril se hizo cargo de la investigación y con los datos facilitados por el guarda rural de campo acerca del ladrón y del vehículo en el que huyó de la finca, los agentes han conseguido identificarlo, localizarlo después y ponerlo a disposición judicial como presunto autor de un delito de hurto.

La Guardia Civil intensifica la vigilancia durante la campaña de la chirimoya

Tras su implementación a nivel nacional en el año 2013, los equipos Roca de la Guardia Civil vigilan de forma permanente el campo granadino y sus agentes se caracterizan por tener una comunicación muy fluida y constante con todos los sectores agrarios, sobre todo con los agricultores y la vigilancia privada que trabaja en el campo.

Por otra parte la Guardia Civil de Granada es muy consciente de que en estos momentos los agricultores de la Costa están en plena campaña de recogida de la chirimoya, por lo que ha intensificado los contactos con agricultores, operadores y guardas rurales de campo, con el fin de implicar a todos ellos en la prevención del delito y en la colaboración con los agentes del equipo Roca de Motril para que informen de cualquier matrícula o persona que les parezca sospechosa.

La Guardia Civil recuerda

A los centros de compra la Guardia Civil les recuerda que no deben aceptar ningún fruto sin que quede plenamente identificado el cosechero y la finca de origen.

 Y a los agricultores que presenten la denuncia correspondiente ante cualquier sustracción de productos o herramientas y enseres; y que informen por el medio más rápido a su alcance de cualquier robo o hurto, así como de la presencia de personas o vehículos que por su actitud puedan resultar sospechosos. Que mantengan contacto con las asociaciones agrarias para asesorarse sobre novedades en materia de seguridad y autoprotección; y que comuniquen lo más rápido posible cualquier actividad sospechosa o riesgo que detecten.