hospimedica2

El Supremo confirma que el Ayuntamiento de Barcelona debe exhibir la efigie del Rey y la bandera de España en el salón de plenos

busto rey barcelona

Concluye que el reglamento de entidades locales del Estado que así lo impone es norma básica y no puede ser contradicho por ninguna norma municipal.

El Tribunal Supremo ha rechazado el recurso con el que el Ayuntamiento de Barcelona quería evitar la exhibición de la efigie del Rey y la bandera española en el salón de plenos. La Sala de lo Contencioso-Administrativo confirma así la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que en 2019 anuló el artículo del reglamento municipal que abría la puerta a incumplir esa obligación.

En 2015, a las pocas semanas de que Ada Colau accediera a la Alcaldía, el Ayuntamiento de la capital catalana retiró el busto del Rey Juan Carlos I del salón de plenos, alegando la "sobredimensión simbólica de la Monarquía".

Los magistrados establecen que el artículo del Reglamento de Organización y Funcionamiento de las Entidades Locales que impone la presencia de la efigie del Rey y la bandera española debe considerarse "norma básica", ya que "atañe a símbolos del Estado en cuanto que se ordena que en todos los municipios, en lugar preferente y en el lugar en que se reúne su máximo órgano -el Pleno-, esté presente el símbolo de la forma política del Estado español, haciéndose visible que el poder local se ejerce en coherencia con esa forma política" .

"No se debe olvidar", añade el tribunal, "que los municipios, según el artículo 137 de la Constitución, son elementos de la organización territorial del Estado. Su autonomía, garantizada por ese y otros preceptos constitucionales, encuentra su sentido en el seno de esa organización", añade la Sala.

La sentencia indica que su decisión "no excluye" que sobre la materia de símbolos "pudiera haber una regulación municipal, siempre que sea complementaria y respetuosa con el reglamento estatal", o que simplemente se reproduzca el reglamento estatal o que no regulen nada. Lo que no puede hacer ningún municipio es no cumplir el reglamento estatal básico.

SALÓN DE SESIONES

La sentencia reconoce que, en realidad, el reglamento estatal debía haberse aprobado con forma de ley, como indicaba un voto particular de la sentencia del TSJ de Cataluña. Pero añade que el hacerlo con el rango inferior de reglamento "es fruto del momento histórico normativo en que se aprueba" y era conforme con la doctrina que por entonces, año 1986, marcaba el el Constitucional. "Son esas circunstancias excepcionales y ya superadas, las que justifican y hacen admisible que tal previsión se haga en el [reglamento]".

El artículo del Reglamento Orgánico Municipal de Barcelona ahora definitivamente anulado decía lo siguiente: " La representación de elementos simbólicos e institucionales presentes con carácter permanente en el Salón de Sesiones ha de responder a la singularidad histórica y de capitalidad de Barcelona, y a los principios democráticos, de neutralidad religiosa y de catalanidad. Su aprobación corresponde al Pleno del Consejo Municipal, mediante acuerdo adoptado por una mayoría de 2/3 de sus miembros».

La Abogacía del Estado pidió su anulación al estimar que infringía la obligatoriedad de la presencia en el Salón de Sesiones o de Plenos de la bandera de España y la efigie de Su Majestad El Rey, incumpliendo la ley de la bandera y el Reglamento de Organización y Funcionamiento de las Entidades Locales. Este último dispone que "en lugar preferente del salón de sesiones estará colocada la efigie de S. M. El Rey».


Imprimir   Correo electrónico