¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

La ocupación de Río de Oro

PolicaTerritorial14

España siempre había demostrado un gran interés por África y los nombres de Ceuta, Melilla, Orán Argel, Bujía, Tripoli, etc., que un día pertenecieron a la Corona española, van unidos a nuestra Historia.

Pero el destino africano tuvo que esperar tres o cuatro siglos porque América se cruzó en su camino; España se vuelca en aquellas tierras con todo el bagaje que poseía- hombres, barcos, dinero, religión y cultura- para salir humillada al cabo del tiempo y con pocos deseos de ambarcarse en una nueva aventura colonial. No obstante, América representa en nuestra Historia o, mejor dicho, en la Historia de la Humanidad, el mayor timbre de gloria que una nación puede tener: ver y admirar como al cabo del tiempo existe una veintena de pueblos, ya independientes, que hablan, piensan, estudian y rezan en español.

Las canarios tenían muy cerca la costa africana y con un magnífico banco pesquero al alcance de la mano; y, como es lógico, pedían al Gobierno de turno en España que ocupara parte de la costa para dar protección a su trabajo. Así van pasando los años y los siglos- y los pescadores que no consiguen nada del Gobierno,  se van organizando para dar a luz las Sociedades Pesqueras.

Las primeras Sociedades tuvieron vida efímera y muchas desaparecieron antes de tener presencia en la costa africana, pues no será hasta el año 1884, cuando aparece la Compañía Mercantil Hispano-Africana, que con más medios y resolución será actor principal en los primeros momentos de la ocupación del Sahara.

En otro orden de cosas, aunque dentro del mismo contexto, en Europa se va formando, a lo largo del siglo XIX, la idea de que África era la tierra donde los europeos tenían que encontrar expansión y mercados. África encerraba grandes posibilidades de reparto, sin ninguna duda, y esta idea, aunque muy superficialmente, también fue calando en España, especialmente después de la fundación por el rey de Bélgica de la "Asociación para la exploración de África" y los propósitos de Mackenczie  respecto a la factoría de Cabo Juby (1876).

En España se funda la "Asociación española para la exploración de África", filial de la de Bruselas. Casi inmediatamente aparece la Sociedad Geográfica de Madrid que, en sesión de mayo de 1883 y por boca de Joaquín Costa, propone que debe darse por terminada ya, con los siete años que lleva de existencia,  su período de iniciación y propaganda teórica y entrar de lleno en los problemas de exploración  y colonización del vecino continente.

En diciembre de 1883, se constituye la Sociedad Española de Africanistas y Colonistas que, rápidamente, enero de 1884,  solicita al Gobierno la ocupación de Río de Oro en base a su riqueza pesquera, los vínculos con los pescadores canarios y que la península de Río de Oro había sido adquirida por la Sociedad de Pesquerías Canario-Africana. El Gobierno contestó negativamente, si bien prometía proteger los intereses particulares que allí se crearan.

Desde febrero de 1884 había empezado a operar la Compañía Mercantil Hispano-Africana, fondeando goletas, como pontones-almacenes frente a Río de Oro y Cabo Blanco, pero como en el mes de octubre tuvieron noticias de que los ingleses establecido en Tarfaya pensaban fundar otra factoría en Río de Oro, se envió, en el siguiente mes de noviembre,  la expedición de Bonelli, que llevaba como misión el establecer en la costa casetas de madera con el pabellón español. El sistema a emplerar sería mixto: mitad conquista, mitad empresa comercial, de forma tal que si fracasaba sería sólo el error de una Sociedad mercantil, más no del Gobierno; y en caso de éxito estaba asegurada la incorporación a la soberanía española de una zona vital para las Canarias. El Gobierno puso a disposición de Bonelli tres embarcaciones: la goleta "Ceres", la goleta "Inés", que portaba géneros para regalos e intercambios y el pontón Libertad.

La expedición partió de Las Palmas en octubre de 1884 en dirección a Cabo Bojador, que fue desechado por las dificultades para llegar a tierra; continuó hacia el Sur, visitando varias zonas con posibilidades. Por unas u otras razones se fueron desechando unas y otras, hasta quedar solamente Río de Oro, situada a 12 kilómetros de la Punta Dumford, donde se pensaba construir un faro, buen refugio para los barcos, excelentes condiciones de defensa y posibilidades de agua de un pozo, algo lejano, pero factible.

El 3 de noviembre por la tarde fondea Bonelli en Río de Oro estableciendo, a partir del siguiente día, casetas prefabricadas que traían desde la Península. Montaron una próximo a la factoría pesquera, que llamarían luego Villa Cisneros y donde quedaba la goleta "Inés", otra en la Bahía de Cintra con nombre de Puerto Badía y, una tercera, en Cabo Blanco donde ancla el portón "Libertad", que denominaría Medina Gatell, en las cuales dejó una reducida guarnición de Infantería; estas dos últimas serían pronto retiradas. Ante los buenos resultados de la expedición, el Gobierno español dirigió una Circular a las potencias extranjeras, participándoles haber declarado bajo el Protectorado de España, la costa occidental de África, comprendida entre los paralelos 20 y 27 de latitud Norte, desde el Cabo Blanco hasta el Cabo Bojador.

Poco tiempo permaneció Bonelli en Río de Oro, pues el 1 de diciembre de ese año, marchaba para la Península. Las circunstancias eran, al menos, embarazosas; Eusebio Pontón era Delegado para África de la Compañía Hispano-Africana, que había adquirido la propiedad de la península de Río de Oro, y tenía mando total en la factoría. La llegada de Bonelli,  que no representaba al Gobierno español sino a la Sociedad Española de Africanistas y Colonistas, tuvo que originar recelos por ambas partes y Bonelli, considerando que las circunstancias no le eran favorables y que precisaba recabar una mayor representatividad, dejó el Territorio.

Sufrió la factoría un ataque el 9 de marzo de 1885, con seis muertos, varios heridos, la caseta de madera incendiada y la goleta "Inés" saqueada y hundida. Los supervivientes fueron socorridos por un indígena de Ulad Bu Sbaa, curados y enviados a Las Palmas en el buque "Pino". Cuando parte de los supervivientes, entre ellos el Sr Pontón, llegan a Las Palmas, se produce en España un movimiento general de indignación.

El 8 de junio, por la noche, el vapor Río de Oro, pone rumbo hacia la costa sahariana. Su carga, dos oficiales de Estado Mayor, Chacón y Manzano, un teniente de Artillería Jefe del Destacamento, Brotons, 25 artilleros y 31 trabajadores. El 10 de junio desembarcan en Río de Oro. Efectúan un breve reconocimiento de la zona, donde sólo encuentran los restos de la antigua factoría, sin detectar presencia de moro alguno. Al medio día del 15 de junio, se alza el Pabellón español, con las formalidades de rigor.

 Nuevamente volvió Bonelli a desembarcar en Villa Cisneros, el 26 de agosto de 1885, pero ahora con un Destacamento de veinte hombres, un cañón de 8 cm y 150 disparos, además del título de Comisario Regio (máxima autoridad civil y militar en la zona) y con Pontón ya destinado fuera de Río de oro. Restablece el orden, castiga a los causantes del ataque a la factoría y el Protectorado inició su singladura.

Coronel (R) Juan Tejero Molina

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día