¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

La patrulla motorizada

desfile de tropas nomadas

Las patrullas motorizadas, dignas hermanas de las montadas a camello y que, junto a ellas, eran la razón de la existencia de la Agrupación de Tropas Nómadas.

Así como las patrullas montadas, siempre envueltas con toda justicia en un halo de romanticismo aventurero, eran los elementos más afines a la vida tradicional del nómada y muy aptas, por tanto, para el contacto informativo, al propio tiempo carecían de las características de una Unidad moderna en que la oportunidad en la acción es imprescindible. Es decir, carecía de velocidad.

Era, por tanto, necesario que la Agrupación dispusiera de patrullas motorizadas para emplear al propio tiempo que las montadas y en combinación con éstas.

La composición y empleo de las patrullas motorizadas varió con el transcurso del tiempo. Si en un principio tenían una composición muy ligera (ocho hombres sobre dos vehículos) y una duración bastante corta (de cuatro a siete días), a finales de 1971, en los Grupos Nómadas del norte (en el Grupo Sur a finales de 1972) pasaron a componerse de 24 hombres sobre cinco vehículos y con una duración habitual de quince días que, en ocasiones, se prolongaron hasta más de dos meses.

La razón de estas modificaciones fue la evolución de la situación política, especialmente en el ámbito internacional. Las noticias procedentes de Marruecos dieron lugar en alguna ocasión al reforzamiento de las patrullas motorizadas e, incluso, a una composición especial en cada caso. Baste decir que en la época anterior a 1971, en los lugares de acampada no era normal el establecer puestos de centinela alguno (lo que, por otra parte, no permitía su corto número de hombres), toda vez que la sensación de confianza y seguridad era grande, por lo que el Jefe de la patrulla tenía que hacer un esfuerzo para recordarse a sí mismo sus obligaciones respecto a la seguridad en todos los órdenes.

Sin embargo, por la razón expuesta, poco a poco se vió la necesidad de adoptar medidas de seguridad, dándose diferentes normativas al respecto, entre las que se incluyeron el aumento considerable de los componentes de la patrulla motorizada, mayor número de vehículos, armamento más potente y medios de transmisión más completos.

Como dato curioso, se recuerda que la limpieza diaria del armamento se hacía por mitades para que nunca estuviese toda la patrulla sin poder hacer uso inmediato de sus armas. Sin embargo, no por ello debe pensarse que la vida de las patrullas transcurría en tensión. Nada de eso, la vida cotidiana de la patrulla, por lo general, no se desarrollaba bajo tensión alguna.

A veces, podían producirse novedades tales como una imprevista persecución de algún vehículo desconocido para su identificación o un desplazamiento súbito a una zona determinada en cumplimiento de órdenes recibidas por radio, pero estas incidencias entraban en el normal funcionamiento de la Unidad. Esta visión casi idílica contrastaba con el frio (que lo hubo), con el calor (que también lo hubo), con el polvo, con la suciedad, con las incomodidades y con el miedo (que también a veces se experimentó).   

El movimiento de las patrullas lo marcaba el Jefe de la Base salvo que desde el Grupo o la Agrupación se ordenase recorrer una zona concreta. Pero el Jefe de patrulla tenía muchísima autonomía para moverse. 

Una sección salía, la siguiente pasaba a ser la “patrulla alertada” que estaba repostada al completo de munición, gasolina y agua, incluso estaba instalada la radio y además todo el material de nomadeo estaba cargado en las redes laterales. Solo faltaba el armamento, la comida y el personal.

No sólo estaba preparada para salir, además cada uno tenía asignado su puesto en el vehículo y su equipo en las redes.

Esta patrulla durante los días de “Patrulla Alertada” hacía instrucción y era la que salía a esperar la estafeta, acompañar el convoy, hacer la aguada en el pozo previsto o cuando surgía cualquier visita o incidente raro.

La tercera patrulla, la que acababa de llegar, se encargaba de los servicios de Base. 

En 1961 empezaba el coche/radio a ser un elemento más de las patrullas motorizadas, siendo obligado el envío sistemático de mensajes cifrados a Mahbes y Aaiun para dar la posición propia y novedades. Tanto el conductor como el operador eran europeos y el vehículo un Land Rover.

La unidad estaba totalmente motorizada disponiendo para ello de 20  Land Rover 109 modelo desierto, de gasolina, cada uno ocupado por 5 hombres.

Pero en 1.974 se cambiaron por el Land Rover 109 modelo Militar. Que era mucho mejor. Eran los dos modelos de gasolina, pero el nuevo modelo gastaba unos 15 a 18 litros a los 100 y el anterior de 20 a 25. Tenía, además, dos depósitos de 45 litros bajo los asientos delanteros. Y se llevaban dos petacas de 25 litros en la defensa delantera y cuatro en la parte de atrás. En total (90 + 50 +100) 240 litros por vehículo que les daba una autonomía de más de 1.000 kilómetros.

Los vehículos llevaban unas redes en los laterales para transportar un petate por hombre y una benia por vehículo. Se llevaban dos bidones de 50 litros para asegurar agua para 10 días.

Las ruedas de repuesto, al principio, iban encima del capó, pero para disminuir la silueta se pasaron a la caja. Toda la carga iba tapada con una lona. Se formaban tres Patrullas (tipo Sección) de 5 vehículos y una patrulla de Mando. La Patrulla la mandaba un teniente, tenía dos pelotones, con dos coches cada uno, uno lo mandaba un sargento europeo y el otro un sargento nativo.

Posteriormente se aumentó el número de vehículos y se aumentó algo la plantilla de soldados saharauis con lo que las patrullas, que eran de 5 vehículos y 25 hombres, pasaron a realizarse con 7 vehículos y 35 hombres. Un vehículo de mando y dos pelotones de tres vehículos.

El armamento también creció considerablemente. Se recibieron dos morteros ECIA de 120 mm, y cuatro CSR (cañones sin retroceso) aunque sólo existían dos vehículos Land Rover 88 para ellos.

Se mejoraron muchísimo las comunicaciones con la llegada de 4 emisoras RACAL/CONCAL  de 25 watios de BLU (Banda lateral única) que se instalaron en vehículos y equipos AN/PRC 77  para enlace interno dentro de las patrullas contando con 3 radioteléfonos AN-PRC 10 para los pelotones que podían ser destacados en cualquier momento.

Las patrullas eran el arma que tenía la Agrupación de Tropas Nómadas para ejercer su poder en todo el territorio del Sahara. Toda la vida en las Bases giraba alrededor de las patrullas, donde se turnaban oficiales, suboficiales y tropa, tanto europea como nativa; cada Base tenía siempre, al menos, una patrulla en el campo, en total eran nueve las patrullas que recorrían el territorio, vigilando las fronteras, haciendo frente a cualquier intento de penetración en el Territorio, informando al mando de todas las novedades habidas, control y estado de los pozos, socorro a los nómadas ante cualquier eventualidad (principalmente sanitaria), y proporcionando una seguridad inmediata muy apreciada por su calidad y su permanencia en el tiempo.

                                                                                                               Juan Gual Fournier

                                                                                                        Coronel de Infantería (R)

                                            Hermandad de la Agrupación de Tropas Nómadas del Sahara

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

 

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día