hospimedica2

La 'Estrella de Belén' se dejará ver días antes de la Navidad 2020

ESTRELLA NAVIDAD

Se acerca la Navidad y con ella, todas sus historias. La tradición cuenta cómo tres magos de Oriente llegaron a Jerusalén a adorar al rey de los judíos que acababa de llegar al mundo; y llegaron hasta él siguiendo la estela de una gran 'señal' del cielo. Cargados de oro, mirra e incienso se presentaron en el lugar que ahora escenificamos como un pesebre siguiendo la estela de una estrella fugaz, que todo el mundo conoce como la 'estrella de Belén'.

La historia de la Navidad sigue siendo la misma y en ella siempre permanece la misma protagonista: esa misma estrella. Ahora bien, ¿qué tiene que decir la ciencia sobre este fenómeno? El profesor de astrofísica teórica y cosmología Grant Mathews, de la Universidad de Notre Dame (Indiana, Estados Unidos), publicó hace unos años sus propias conclusiones sobre esta famosa estrella, en las que señala que, ante todo, nunca se pudo tratar de tal cuerpo celeste. A pesar de ello, este mes de diciembre de 2020, un año tan extraño para todos, podrá verse algo bastante parecido a aquello que recoge la tradición.

En sus estudios Mathews explicaba que el acontecimiento astronómico que pudo haber llevado a los reyes magos, sacerdotes zoroastras de la antigua Babilonia y Mesopotamia, hasta Belén fue una "alineación planetaria extremadamente rara que ocurrió en el siglo 6 a.C.". "Y es posible que nunca se vuelva a ver", indicó. Sus estimaciones indican que el Sol, Júpiter, la Luna y Saturno se encontraban todos en Aries, mientras que Venus estaba al lado, en Piscis, y Mercurio y Marte, al otro lado, en Tauro.

Entonces, se consideraba que la presencia simultánea de Júpiter y la Luna significaba el nacimiento de un gobernante con un especial destino, y sumado al resto de simbologías, todo parece indicar que los sabios vieron este fenómeno en el cielo y habrían reconocido que significaba un nacimiento especial.

Ahora bien, ¿esto nunca va a volver a ocurrir? Los cálculos de Mathews apuntan a que tendrían que pasar 16.000 años hasta que volviera a acontecer una conjunción similar. No obstante, las alineaciones entre Júpiter y Saturno son algo más frecuentes, aunque también raras. "Tienen lugar una vez cada 20 años, aproximadamente", indica el astrónomo Patrick Hartigan, de la Universidad William Marsh Rice en Houston (Texas, Estados Unidos), en una entrevista con la revista 'Forbes'.

Y este año tendrá lugar una de estas alineaciones de planetas de manera excepcional, tanto que parecerán chocarse para convertirse en un punto de luz superbrillante y se podrán visualizar como un 'planeta doble', por primera vez desde la Edad Media.

Cuándo y cómo ver este fenómeno

Según las estimaciones de Hartigan, Júpiter y Saturno han estado en un proceso de aproximación en el cielo desde el verano, y entre el 16 y el 25 de diciembre estarán separados por una distancia inferior al diámetro de la luna llena, por lo que a partir de esta misma semana, coincidiendo además con las Gemínidas, se podrá observar este 'planeta doble'.

"En la noche de mayor aproximación [entre los dos planetas], el 21 de diciembre, se podrán ver como un 'planeta doble', separados por una quinta parte del diámetro de la luna llena", explica el científico. Esto ocurrirá, además, el día del solsticio de invierno. En realidad los dos planetas se alinearon en el Sistema Solar hace unas semanas, pero no aparecerán alineados en el cielo de la tierra hasta ahora: esto tiene una explicación lógica, y es que nuestra línea de visión es diferente porque estamos orbitando rápidamente alrededor del sol.

La última vez que tuvo lugar un fenómeno similar, según Hartigans, fue el 4 de marzo de 1226, hace casi 800 años. "Habría que retroceder hasta entonces, justo antes del amanecer, para que fuera visible una alineación más cercana entre estos dos objetos", apunta. Así pues, 2020 termina con un espectáculo un tanto especial en el cielo: los planetas aparecerán bajos en el cielo durante una hora aproximadamente después de la puesta del sol en el Hemisferio norte, y aunque se puede visualizar a lo largo de toda la semana, el día que estarán más cerca será el 21 de diciembre.

Si bien la vista estará muy próxima al horizonte, el efecto será lo suficientemente brillante como para ser vista durante el crepúsculo. Eso sí, es necesario que el cielo esté despejado cuando se dirija la vista hacia el suroeste unos 45 minutos después de la puesta de sol.
Además, para los amantes del cielo estrellado, acostumbrados a utilizar telescopio, "cada planeta y varias de sus lunas más grandes serán visibles en el mismo campo de visión esa misma noche".

Este acontecimiento se podrá ver desde cualquier punto de la tierra (si el clima lo permite), aunque las mejores condiciones de observación estarán cerca del ecuador. "Cuanto más al norte se encuentre uno, menos tiempo tendrá para vislumbrar la conjunción de los planetas antes de que se hundan bajo el horizonte", señala Hartigans. Desde el cielo de Houston (Texas), desde donde estudia el astrónomo, la alineación de planetas estará a unos nueve grados sobre el horizonte; en otros puntos como Nueva York o Londres los objetos visibles estarán más cerca aún del horizonte, a unos 7,5 y 5,3 grados, respectivamente, y en latitudes similares es mejor mirar al cielo en cuanto atardezca, para tener más probabilidades de verlo.

¿Cuánto habrá que esperar para volver a verlo?

Nada y mucho, en función de lo que uno busque. Si alguien prefiere esperar para ver esta conjunción de planetas un poco más alejada del horizonte tendrá que esperar hasta el 15 de marzo de 2080, según las estimaciones de Hartigans; entonces, Júpiter y Saturno volverán a estar relativamente cerca pero en una zona más alta del cielo. La siguiente aparición de los dos como pareja, no obstante, no tendrá lugar hasta dentro de muchos años, probablemente después del año 2400.


Imprimir   Correo electrónico