hospimedica2

La escasa integración de RadarCOVID en las comunidades autónomas es uno de los factores que explican el fracaso de la app que iba a frenar contagios, según expertos

radar covid

La escasa integración de RadarCOVID en las comunidades autónomas es uno de los factores que explican el fracaso de la app que iba a frenar contagios, según expertos. Investigadores de toda Europa coinciden en que el principal obstáculo de las apps de rastreo de contactos ha sido el apoyo político y la integración en salud pública. La NHS COVID-19, la app británica, envía códigos para que los pacientes confirmen su positivo en la plataforma de forma automática, la app española no.

Un artículo publicado en la revista Nature concluye que las apps para rastrear contactos y prevenir cadenas de contagios de coronavirus son útiles. El problema es que se han promocionado o integrado lo suficiente a nivel institucional en diversos países.

Es lo que explica esta pieza, que detalla cómo este tipo de apps se han desplegado en docenas de países europeos con el propósito de prevenir rebrotes y controlar la curva en las consiguientes oleadas de la pandemia. Las apps han ayudado, pero en la gestión de la crisis sanitaria no han sido todo lo determinantes que podrían haber sido.

Un epidemiólogo de la Universidad de Zurich, Viktor von Wyl, explica en la misma información que los datos que se han recopilado con las apps "son muy apreciables, especialmente a la hora de tomar decisiones sobre si adoptar o no este tipo de aplicaciones". Von Wyl se ha encargado de analizar los resultados de una de las apps más prometedores de Europa, la suiza SwissCovid.

En definitiva, los investigadores coinciden en que las apps de rastreo de contactos no iban en ningún caso a acabar con la pandemia por sí solas, pero sí se han demostrado que son útiles siempre y cuando tengan el suficiente respaldo político y se integren de forma correcta en los sistemas de salud pública. Y estos son dos factores que posiblemente no se hayan cumplido en España.

Un estudio independiente confirmó el mes pasado que técnicamente la app RadarCOVID que desarrolló Indra para la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial —dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos— funciona correctamente. Eso sí, con un matiz: en un entorno controlado y a corto plazo.

¿Cuál ha sido entonces la barrera que ha convertido una tecnología de rastreo de contactos puntera en algo ineficaz? Nature recaba la opinión de Lucas Lacasa, un matemático de sistemas complejos que trabaja en la Queen Mary University of London y que fue el encargado de liderar el piloto que tuvo RadarCOVID en La Gomera el verano pasado.

Básicamente, en España hay 17 comunidades autónomas y no todas han promocionado el uso de RadarCOVID de la misma manera, ni han entregado correctamente los códigos que confirman el positivo COVID-19 en la plataforma a todos los pacientes. En otras palabras: las notificaciones de contacto estrecho no siempre han llegado a personas que se han visto expuestas a un contagio.

"Es muy decepcionante", resume el propio Lacasa en declaraciones a Nature.

Por ejemplificarlo, un artículo de la Cadena Ser publicado a finales de enero destacaba cómo en Andalucía, aunque se habían producido 266.000 contagios desde que se puso en marcha la app, solo se habían entregado 1.800 códigos para confirmar positivo.

Viktor von Wyl destaca otro problema al que se ha enfrentado la app suiza: entregar estos códigos es algo de lo que se encargan médicos o autoridades sanitarias, lo que hace que el proceso sea mucho más manual que automático. Esta situación provoca un inevitable "cuello de botella".

La app británica, NHS COVID-19, ha tenido unos resultados que la acercan más al éxito que a sus análogas. Enviaba estos códigos de forma automática a todos los que habían recibido un diagnóstico de positivo por COVID-19. Además, según modelos matemáticos y estadísticos elaborados por investigadores que estuvieron evaluando su eficacia, se detectó que la aplicación británica podía haber llegado a evitar 224.000 contagios entre octubre y diciembre del año pasado.

ACCESO FUENTE 


Imprimir   Correo electrónico