¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

¿Cómo luchar y derrotar a los tanques de la Antigüedad?

megaraa

A continuación reproducimos un artículo de historia publicado anteriormente en el blog Historias de la Historia y escrito por Javier Sanz.

 

A lo largo de la historia muchos han sido los que se han tenido que enfrentar a los temibles elefante de guerra, los tanques de la Antigüedad, pero sólo algunos como Publio Cornelio Escipión, la sitiados en la ciudad de Megara, Tamerlán y los aguerridos rajputs supieron hacerles frente y derrotarlos.

Los cartagineses los utilizaron en sus enfrentamientos con los romanos durante las guerras púnicas pero fue en la batalla de Zama (cerca de Cartago, actual Túnez) en 202 a.C. cuando los romanos supieron derrotarlos. En Zama se enfrentaron dos de los grandes estrategas de la historia: Aníbal y Publio Cornelio Escipión. Cuando Escipión pasó de Hispania al Norte de África, Aníbal tuvo que olvidarse de su sueño de ocupar Roma y regresar rápidamente para defender su patria. El cartaginés reclutó un ejército, con más prisas de las deseadas, entre los que contó con 80 elefantes para la vanguardia. Lamentablemente, muchos de los elefantes eran todavía jóvenes y no estaban completamente adiestrados. Cuando ambos ejércitos se encontraban frente a frente en las llanuras de Zama, Escipión ordenó hacer sonar los cuernos y trompetas y tocar los tambores... aquel estruendo asustó a los jóvenes elefantes que retrocedieron y desbarataron la formación cartaginesa. Escipión atacó con su infantería aprovechando el desconcierto y lanzó a la caballería númida, con el traidor Masinisa al frente, para atacar las alas. La victoria romana supuso el final de la Segunda Guerra Púnica y el exilio, años más tarde, de Aníbal.

En la Guerra de Cremónides, siglo III a. C., una coalición de varias ciudades-estado griegas y Ptolomeo II, el segundo faraón de la dinastía ptolemaica, se enfrentaron al rey macedonio Antígono II Gonatas. La declaración de guerra fue hecha por el ateniense Cremónides, de ahí el nombre de la guerra. En el asedio de las tropas macedonias a Megara, ciudad-estado que formaba parte de la coalición, una de las principales fuerzas que sitiaban la ciudad eran los elefantes de guerra. Para librarse del cerco de los paquidermos había que eliminarnos... aprovechando que son animales asustadizos, soltaron una piara de cerdos, sobre la que previamente había vertido aceite, y les prendieron fuego. Los elefantes, ante aquella masa de fuego que venía hacia ellos emitiendo estruendosos chillidos, salieron huyendo en estampida matando a muchos macedonios. Los habitantes de Megara aprovecharon el caos y rompieron el sitio.

Tamerlán fue un noble musulmán mongol, de origen turco, que llegó a conquistar ocho millones de kilómetros cuadrados en Eurasia. Desde Samarkanda (actual Uzbekistán), la capital de su imperio, extendió sus dominios por los actuales Siria, Irak, Irán, Pakistán, Afganistán, Turkmenistán, Uzbekistán, parte de La India, Turquía, Rusia... Su brillantez estratégica en las campañas de conquista quedó empañada con las muestras de genocidio y la destrucción de poblaciones enteras. En 1398 inició la campaña de la India para conquistar el sultanato de Delhi, gobernado por el sultán Nasir-u Din Mehmud, con el pretexto de que el sultanato era demasiado tolerante con sus súbditos hindúes, pero la verdadera razón era aumentar sus dominios. Tras cruzar el río Indo, Tamerlán se encontró con la vanguardia del ejército del sultán Mehmud... 120 elefantes acorazados con sus colmillos impregnados en veneno. Aquella estampa dejó petrificado al ejército invasor, pero no a Tamerlán... sabía que los elefantes eran muy asustadizos, así que ordenó cargar sus camellos con paja y madera y tras prender fuego a la carga los lanzaron contra los elefantes pinchándoles con hierros en su cuartos traseros. Ante aquella estampida de bolas de fuego y sonidos de dolor (no sé cómo se llama el sonido que emiten los camellos, pero seguro que era de dolor) los elefantes se dieron la vuelta y en su huida destrozaron a la infantería situada tras ellos. Fue una victoria muy fácil, pero quedaba lo peor:

Tamerlán entró en Delhi y la ciudad fue saqueada y destruida... 10.000 hindúes fueron degollados y sus mujeres, los niños y sus bienes se convirtieron en el botín de los vencedores. Otras fuentes hablan de 100.000.

Tamerlán
Rajastán es en la actualidad el mayor de los estados del noroeste de la India. Antiguamente fue conocida como Rajput, el reino de los rajput, ya que desde el siglo VI estuvo gobernado por la casta de guerreros rajput, término sanscrito que significa hijos del rey. La conquista de los musulmanes en el siglo XII, con la posterior creación del sultanato del Delhi, y las incursiones del mogol Tamerlán en el siglo XIV, el subcontinente indio quedó dividido en varios Estados: unos musulmanes, otros formando parte del Imperio Mogol... hasta que a mediados del siglo XIX, la mayor parte de la India estaba bajo el control de la Compañía Británica de las Indias Orientales. Durante todos estos siglos de incursiones, conquista y dominación, el estado de Rajastán permaneció independiente, en diferentes grados, gracias a los aguerridos rajputs... y a sus caballos Marwari. Cada rajput criaba y educaba a su propio caballo, siempre de la raza Marwari, que luego sería su compañero en la batalla. Esta raza se ha caracterizado por su inteligencia, lealtad y valentía. Además, físicamente, tiene una marca distintiva... orejas puntiagudas con las puntas mirando hacia dentro incluso llegando a tocarse. Cuando los rajput tuvieron que hacer frente a los elefantes mogoles decidieron tirar de imaginación: dotaron a sus caballos de una especie de trompa para engañar a los elefantes adultos y hacerles creer que eran elefantes jóvenes, lo que les permitiría acercarse hasta ellos sin ser atacados.

 

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día