¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

Gripe española, la pandemia más mortífera de la historia reciente

primera

Durante varios meses, la gripe española mató al doble de personas que la Primera Guerra Mundial en cuatro años. Estas son las claves de la pandemia más mortífera del siglo XX, y una de las de mayor impacto de la historia de la humanidad.

Entre 1918 y 1919 tuvo lugar una de las pandemias más devastadoras de la historia de la humanidad. En los medios de comunicación y entre la población general fue conocida como gripe española, llamada así porque España, país neutral durante el conflicto, era la única nación que transmitía información sin censura sobre la enfermedad.

Por si fuera poco el impacto del primer gran conflicto armado internacional de la historia, la Primera Guerra Mundial, la humanidad se enfrentaba a una pandemia de una enfermedad desconocida, cuando apenas empezaba a curarse las heridas. Los historiadores hoy creen que las circunstancias de la Gran Guerra crearon condiciones favorables para que el brote de gripe floreciese: espacios reducidos, cerrados y movimientos masivos de tropas ayudaron a impulsar la propagación de la enfermedad.

Se cree que el primer caso de gripe española surgió en Kansas, en Estados Unidos, pero que se propagó rápidamente a Europa debido a la irrupción americana en el conflicto armado. Como ocurre con el resto de virus que causan enfermedades respiratorias (incluido el coronavirus SARS-CoV-2 que provoca la COVID-19, el H1N1 se transmitía mediante las gotitas minúsculas que se expulsan al hablar, toser... en definitiva, en el contacto interpresonal, que se acentuó durante las duras condiciones de convivencia de los soldados; el contacto con el enemigo inoculó, de hecho, un arma insospechadamente letal.

No obstante, la primera oleada de gripe española de marzo de 1918 no fue especialmente grave. Fue a partir de la segunda oleada, en el verano de ese mismo año, cuando comenzaron a observarse casos graves de neumonía. La propagación era extremadamente veloz: de una semana a otra, los contagios se multiplicaban por diez; de mil infectados a diez mil en unos pocos días. La segunda y la tercera oleada, esta última durante el invierno y se alargó hasta la primavera de 1919, provocaron la mayor parte de las muertes, en una pandemia que ya afectada a la mayor parte de los rincones del mundo, incluidos los países que no intervinieron en la contienda.

Durante varios meses, la gripe española mató al doble de personas que la propia Gran Guerra en cuatro años. Estas son las claves de la pandemia más mortífera del siglo XX, y una de las de mayor impacto de la historia de la humanidad.

EL VIRUS

El brote de gripe española fue causando por un virus porcino, un influenzavirus de tipo A y de subtipo H1N1, que se transmitía de persona a persona a través de las secreciones respiratorias.

Se cree que la cepa que causó la epidemia de influenza de 1918-1919 derivó de uno de los ocho segmentos de ARN de un virus aviar, y que este virus sufrió múltiples mutaciones en el proceso de adaptación a las células de mamíferos, hasta infectar a los humanos.

PRIMERA OLEADA

La pandemia se sucedió en tres oleadas. La primera se originó a principios de marzo de 1918, durante la Primera Guerra Mundial. El primer paciente documentado se dio en un campamento militar de Kansas, en Estados Unidos; y de ahí se extendió rápidamente por Europa occidental y en julio se había extendido a Polonia. La primera ola de gripe fue leve, comparada con las que sobrevendrían a continuación.

SEGUNDA OLEADA

Sin embargo, durante el verano, un segundo brote provocó un tipo de enfermedad más letal, que culminó en agosto de 1918. La neumonía a menudo se desarrollaba rápidamente, y la muerte generalmente llegaba dos días después de los primeros indicios de gripe. Más de 100 000 personas murieron en los EE. UU. solamente en octubre.

TERCERA OLEADA

La tercera ola de la pandemia ocurrió en el invierno siguiente, y continuó hasta la primavera. Aproximadamente la mitad de las muertes se produjeron entre personas de 20 a 40 años, un patrón de edad de mortalidad inusual para la gripe.

UNA PANDEMIA GLOBAL

Se trató de una pandemia global, puesto que los brotes de gripe ocurrieron en casi todas las partes habitadas del mundo: primero en los puertos y luego se extendieron de ciudad en ciudad a lo largo de las principales rutas de transporte y comercio.

Alrededor de 500 millones de personas, o un tercio de la población mundial, se infectaron con este virus.

Se cree que India sufrió al menos 12,5 millones de muertes durante la pandemia, y la enfermedad llegó a islas distantes en el Pacífico Sur, incluidas Nueva Zelanda y Samoa. En los Estados Unidos murieron alrededor de 550 000 personas. La mayoría de las muertes en todo el mundo ocurrieron durante la brutal segunda y tercera oleada.

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día