¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

El otro golpe de Primo de Rivera

PRIMO-RIVERA

Falaz, cretino y corrupto. "Un eterno obstáculo para la vida pública española". Así se despachaba el dictador Miguel Primo de Rivera contra el rey Alfonso XIII en un explosivo documento inédito que ve la luz ahora y que podría haber cambiado la Historia de España.

Fue escrito en la madrugada del 27 de enero de 1930, tan sólo un día antes de ser cesado como presidente del Gobierno, el Directorio Civil que surgió del golpe de Estado que él mismo encabezó en septiembre de 1923 y que entonces salvaguardó, precisamente, a la monarquía. La nueva intentona golpista, dentro de la misma dictadura, no era en esa ocasión para salvar al rey, sino para echarle de España y proclamar la Segunda República. "Un rey sin cretinismo, ni falacias, sin el mercantilismo hasta el grado más plebeyo, en el que ha caído D[on]. A[lfonso]. XIII habría satisfecho los sentimientos monárquicos de gran parte del pueblo español. Con este Rey no pudieron los antiguos políticos ni podrían los futuros, si yo no completo mi obra despejando de este eterno obstáculo la vida pública española".

Son once cuartillas escritas a lápiz por el dictador dirigidas "Al Pueblo y al Ejército", según su encabezado, y que permanecieron ocultas entre los cientos de documentos del archivo familiar, hasta que Jorge Bonilla, que trabajó 30 años con el nieto del general, Miguel Primo de Rivera y Urquijo, y clasificó ese archivo, lo descubrió de forma fortuita: "Pasó desapercibido porque se encontraba en un sobre sin fecha y con un título que no revelaba nada de su contenido", explica a Crónica el escritor, que recoge en La historia no contada de los Primo de Rivera (Editorial Espasa) el sorprendente relato del golpe que no fue y que predijo el destino de España.

Cadáver político

La importancia del documento inédito sobre la última maniobra del general, desconocida hasta ahora, evidencia una certeza y una premonición. La primera, que el dictador ya no contaba con el apoyo del ejército, razón por la cual su intento fracasó y los papeles cogieron polvo hasta ahora. La segunda, que el rey era un cadáver político: el general no lograría esa madrugada sublevar al ejército, pero Alfonso XIII tendría que coger las maletas camino del exilio tan sólo catorce meses después, el 14 de abril de 1931, cuando se proclamó, como ya pretendía Primo de Rivera, la Segunda República.

Su desgaste como jefe de Gobierno y las intentonas de rebelión en el seno del ejército habían debilitado tanto su posición que el 25 de enero de 1930 decidió enviar, sin el conocimiento de rey, una nota a los altos mandos militares en la que se sometía a su confianza. La nota, que se hizo pública, enfureció al rey, que le llamó a consultas al día siguiente, lo que provocaría su dimisión, según el relato hasta ahora conocido.

Sin embargo, aunque el escrito difundido ahora por Jorge Bonilla no tiene fecha, se deduce por su contenido que se produjo en la madrugada del 27 de enero, justo después de la reunión explosiva en palacio del día anterior. En él constata, en cambio, su decisión firme de seguir en el Gobierno. Para ello, exhorta al ejército a rebelarse contra Alfonso XIII: "Llamo a mí las misma asistencias y con igual fervor y fe que requerí aquella fecha a los institutos armados de mar, tierra y aire", con el objetivo de instaurar una República.

Es un durísimo alegato contra el monarca, al que él mismo había socorrido con su golpe siete años antes, cuando la escandalosa irresponsabilidad de los altos mandos del ejército durante el Desastre de Annual (costó la vida a más de 10.000 soldados españoles en apenas una semana), salpicó también al propio Alfonso XIII. La investigación del general Juan Picasso sobre la humillante y trágica derrota de la Guerra del Rif, en el Protectorado de Marruecos, extendió una sombra muy larga sobre el rey como cómplice de la cadena de errores de los generales Manuel Silvestre y Dámaso Berenguer. El primero, a quien le unía una gran amistad, desapareció la misma madrugada del desastre de Annual, el 22 de julio de 1921. El segundo, alto comisario de España en Marruecos en esas fechas, fue apartado del servicio por un tribunal militar en 1922.

Cuando la depuración de responsabilidades amenazaba con alcanzar al monarca, Primo de Rivera dio el golpe de Estado del 13 de septiembre de 1923, al que le siguió un Directorio Militar que presidió él mismo hasta el 3 de diciembre de 1925, fecha en la que, de nuevo con la aquiescencia del rey, convirtió la dictadura militar en un Directorio Civil bajo su presidencia, compuesto por militares y civiles. 

"Régimen constitucional"

Aunque el desgaste del dictador era evidente en enero de 1930, se resistió a abandonar sus funciones, según reconoce en el manifiesto: "El Rey ha hecho uso de su facultad de privar de su confianza al Gobierno que en representación de la Dictadura sucedió al Directorio Militar en 3 de dcbre. [diciembre] de 1925 [...] La misión de este Gobierno yo no la juzgo terminada y la de la Dictadura tampoco. Al Gobierno le falta consolidar parte de su enorme obra; a la Dictadura, preparar la implantación de un régimen constitucional en que se pueda asentar la normalidad política y jurídica de España". Además, predicaba en sus últimas horas una nueva fórmula después de que el ejército y el rey le retiraran progresivamente el apoyo: "Yo creo que la Dictadura en su forma progresivamente atenuada por algunos años; y yo mismo aun por algunos meses, tenemos que seguir gobernando [...]. Después, será preciso proclamar la república y elevar a su presidencia un hombre bueno, sabio, ecuánime y justiciero al que asistamos lealmente todos los españoles".

El voluntarismo del general envolvía otro golpe autoritario: no en vano, confiaba en los militares para prolongar su mandato y proclamar la República, pero Primo de Rivera había sufrido ya dos rebeliones surgidas en los propios cuarteles: la Sanjuanada de 1926 y el golpe de enero de 1929, perpetrado por oficiales del cuerpo de Artillería.

El ejército estaba dividido, y si en 1923 el liderazgo y carisma del general fue indiscutible durante la crisis de gobierno que acabó en el golpe avalado después por el rey, como explicaron los historiadores Javier Tusell y Gabriel Cardona, en 1930 Alfonso XIII ganaría el pulso. Tras la renuncia forzosa de un Primo de Rivera abatido y solo, el rey encargaría formar gobierno a otro general: Dámaso Berenguer, aquél cuya depuración durante el Desastre de Annual amenazó con hacerle caer siete años antes. Dámaso Berenguer, que fue apartado del ejército con pase a la reserva por aquellos sucesos, había sido amnistiado y ascendido durante la dictadura.

Sin embargo, la "solución Berenguer" de Alfonso XIII fue un espejismo que apenas pudo sostener el creciente desprestigio del monarca, como tampoco pudo su sucesor, el almirante Aznar. El tiempo demostraría que Primo de Rivera no se equivocaba y que "el eterno obstáculo para la vida pública española" sería eliminado. Pero no fue por el ruido de sables sino por los líderes de los partidos políticos. Los republicanos maniobraron abiertamente contra él y los monárquicos consintieron sin apoyarle.

Las elecciones municipales de 1931 se convirtieron en un plebiscito: ganaron ajustadamente los monárquicos pero en las grandes capitales lo hicieron los republicanos. El rey entendió que no estaba respaldado y decidió exiliarse. En su carta de despedida aseveró que el pueblo le reclamaría. Nunca lo haría. Los militares aguardaron el desarrollo de la nueva República y no pasaría mucho tiempo antes de que volvieran a conspirar en los cuarteles. Alfonso XIII no regresaría del exilio y su sucesor, Juan de Borbón, jamás sería rey. Una guerra y otro dictador militar, Franco, se interpondrían entre la República y la Monarquía.

EL MUNDO

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

 

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día