¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

REAL ORDEN DE 1885: LAXITUD EN LA CONCESIÓN DE GRANDES CRUCES A LOS OFICIALES GENERALES

medallas copia

La exhibición pública de condecoraciones es un privilegio otorgado y conseguido por méritos, es honorable y prestigioso para su portador, pero cuando se consiguen de manera no meritoria deshonran al que las “luce”, se buscan por interés privado no como recompensa por sus virtudes lo que se convierte en un simple “mercadeo del honor”. Que duda cabe que así se suplen carencias en el ámbito general, dando una imagen pública irreal, a veces llegando al absurdo con condecoraciones inmerecidas.

La valentía es la ostentación del valor. Aquélla puede ser efecto de la educación, del amor propio o de la vanidad. El mérito intrínseco de las condecoraciones constituye su valor moral para portarla y “lucirla” con honor, ya que la vanidad puede recaer indistintamente sobre un mérito real o imaginario. La presunción recae siempre sobre un mérito que sólo existe en la imaginación del presuntuoso, que sin duda, destruye los estímulos de la emulación, inutiliza los medios del adelantamiento social, y obra efectos sumamente perniciosos.

    Para finalizar esta breve introducción, me permitiré la licencia de parafrasear a Don Mendo: “HONOR QUE OTORGA EL FAVOR ¿PARA QUÉ SI NO ES HONOR?.

En el presente artículo se pone de manifiesto ese “ennoblecimiento del pecho” de Oficiales generales debido a la laxitud de la interpretación de las normas llegando incluso a ser oído el Consejo Supremo de la Guerra para la concesión de las Grandes Cruces; pues como dijo H. de Balzac “hay que dejar la vanidad a los que no tienen otra cosa que exhibir”.

Reales órdenes

“Núm. 26.Circular. Excmo. Sr.:

Así como la bandera envuelve entre sus pliegues la honra del cuerpo á que pertenece, del mismo modo las condecoraciones militares simbolizan el honor militar, honra con esplendor y publicidad, que guarda el pecho donde descansan.Enaltecer pues las más preciadas condecoraciones militares es honrar la bandera del ejército y estimular el deber del honor militar,que es el más noble y elevado de los sentimientos, tan complejo como abstracto, y que no basta para mantenerlo ileso, ni el valor ciego del temerario, ni la resolución estóica  del que sabe morir, si no tiene por base la abnegación, la abstracción y el sacrificio de la personalidad en pró del compañero del ejército y de la pátria. Una institución que entraña tan nobilísimos sentimientos debe elevarse tanto como sea posible para que nunca puedan empañar su brillo las aspiraciones egoístas del interés privado,sino que sea legítima recompensa á quien por sus virtudes militares se haya hecho digno de ennoblecer su pecho con el emblema del honor del Ejército.=  Bien claramente deja comprender esta idea el artículo 5º del Real decreto de 5 de Agosto de 1864 que instituyó la Orden del Mérito militar, como recompensa especial de los servicios militares, al prevenir que solo se concedería por una sola vez la gran cruz á la clase de Oficiales generales en cada uno de los casos de paz ó guerra, y que no podrán obtenerla hasta después de estar en posesión de la de 3ª clase de esta Orden ó de las de 3ª y 4ª de San Fernando (á no contraer un mérito muy especial); pero desgraciadamente, la inmoderada ambición que han despertado en el ejército la prodigalidad de gracias que se han otorgadoen momentos de funesta recordación para la disciplina, y la laxitud que en otras ocasiones se ha dado á la interpretación del art. 5º del mencionado Real decreto, han sido la causa eficiente de la gran cruz del Mérito militar, que es el último premio moral que puede obtener la clase de Oficiales generales como recompensa especial de sus servicios, se encuentre más generalizada de lo que cumple á los preceptos de su institución. Y con el fin de regularizar en lo sucesivo la concesión de tan señalada recompensa para dar á la Orden el explendor [sic] que por su importancia requiere, no dejando al criterio particular como única regla invariable la interpretación del mérito muy especial á que se contrae el artículo 5º del Real decreto de 5 de Agosto de 1864; el Rey (q.D.g) se ha dignado resolver que cuando un Oficial general sea consultado para la gran cruz de la Orden del Mérito militar no estando en posesión de la de 3ª clase de esta Orden ó de las de 3ª y 4ª de la de San Fernando, se oiga, como regla general al Consejo Supremo de la Guerra en consulta de si está ó no comprendido el caso en el espíritu de la letra del art. 5º del mencionado Real decreto.=  De Real orden lo digo á V.E para su conocimiento y demás efectos.= Dios guarde a V.E muchos años. Madrid 11 de Julio de 1875.- P. de Rivera.- Señor...”

Puedo ser obligado a vivir sin felicidad,

pero nunca sin honor.

Pierre Corneille.

 

Fuente principal:

    B.O.G.C. Año XVIII, 1º de Agosto de 1875. Núm. 828.

    Por Antonio Sánchez, Historiador. Guardia Civil(A).

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

 

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día