¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

La épica de Don Pelayo, el caudillo astur que prendió la Reconquista con 300 guerreros

don pelayo

No es un mito franquista, como sostienen desde ciertas ideologías, ni una ficción, pero desde luego el noble que prendió la Reconquista española es un gran desconocido, tanto por la falta de documentos como por la tendencia a exagerar sus acciones. Se data el nacimiento de Don Pelayo hacia el año 690, en Cosgaya (el extremo más occidental de Cantabria), y lo que se sabe de él viene recogido en dos crónicas del siglo IX, una denominada «la Albeldense» y otra la «Crónica de Alfonso III» (esta con dos versiones, la Rotense y «a Sebastián»).

Don Pelayo sería un hijo del duque visigodo Fávila refugiado en el norte al estimar asfixiante el dominio musulmán sobre Toledo, aunque ya en este punto existe una enorme controversia. En opinión de Julia Montenegro y Arcadio Del Castillo, autores de «En torno a la conflictiva fecha de la batalla de Covadonga», «no podía ser duque, pues, sin duda, lo hubieran consignado las crónicas, pero sí seguramente alguien muy próximo a la máxima autoridad del ducado». En esta línea hay autores que emplazan a Don Pelayo como un aristócrata godo (tal vez spatarius del Rey Rodrigo), con influencia en este territorio; mientras otros tantos le sitúan como un personaje local que saltó a la primera línea política solo a raíz de la batalla de Covadonga.

En ambas líneas de investigación, Don Pelayo es presentado como un caudillo tan poderoso en la zona como para congregar bajo su mando a las tropas del Ducado de Asturias y enfrentarse a los musulmanes. La historia más canónica asegura que el origen de la rebelión fue la negativa al pago de impuestos a los musulmanes en una región que nunca se había plegado a imposiciones fiscales, ni con romanos ni con visigodos. Aquí habría que recordar que la conquista de la Península por parte musulmana se basó tanto en la imposición militar como en una serie de pactos firmados por los poderes aristocráticos para conservar su posición en distintas regiones españolas a cambio del pago de tributos. Tras el descalabro en la batalla de Guadalupe (711), muchos nobles godos huyeron a «tierra de los asturianos» y más allá de los Pirineos, mientras otros nobles locales se limitaron a pactar con los invasores.

Un territorio angosto

Don Pelayo vivía en Asturias gozando de cierta tranquilidad y responsabilidad política, pero sometido a la autoridad del prefecto musulmán de Gijón, cuando fue elegido por los refugiados godos para liderar la insumisión contra los musulmanes, según la crónica de «la Albeldense». No en vano, la versión Rotense de la «Crónica de Alfonso III» narra un entramado de razones, que rozan lo novelesco, por lo que Don Pelayo acabó al frente de la resistencia. Enamorado el prefecto de Gijón de la hermana de Don Pelayo, decidió enviar al caudillo local a Córdoba y casarse con esta joven, cuyo nombre se omite. Al enterarse de tan grave traición, el cristiano huyó de Córdoba y regresó a Asturias evitando a las tropas musulmanas que fueron en su búsqueda. La llegada de Don Pelayo a territorio astur coincidió con la celebración de una asamblea popular en la que se eligió al fugado cristiano como príncipe de aquella tierra.

El que fuera cierta la fuga –que paradójicamente no contiene elementos exagerados o legendarios en su narración– no resta importancia a la causa más probable del levantamiento: una región protegida por la accidentada geografía que se niega a pagar tributo al nuevo poder. La rebelión habría comenzado, según Sánchez-Albornoz, en el año 718, pero no fue hasta cuatro años después cuando los musulmanes, enfrascados en otros frentes, acometieron una expedición de castigo a cargo del general Alkama y el Obispo Oppa. Los primeros encuentros se saldaron con victoria musulmana, hasta el punto de aislar a los cristianos detrás de la fortaleza natural de los Picos de Europa. Claro que aquello resultó la perdición de las muy numerosas huestes musulmanas, cuyo número resulta difícil calcular y la «Crónica de Alfonso III» eleva hasta la irreal cifra de 187.000 hombres. Los guerreros astures, que no podían pasar de los varios centenares de efectivos (unos 300 hombres), atrajeron al enemigo hacia la zona más angosta del monte Auseva y aprovecharon en su beneficio lo estrecho de este escenario para presentar combate.

Los astures se situaron en la cueva excavada en la roca del Auseva y en las escarpaduras de las montañas que flanquean el valle para emboscar a los musulmanes. Las narraciones cristianas incluyen exageraciones desmesuradas y atribuciones divinas, pero confluyen, como los testimonios de los historiadores árabes, en que la victoria cristiana supuso la muerte del general Alkama y que el obispo Oppa, y otros personajes importantes, fueran hechos prisioneros. Cortada la retirada hacia el Oeste, el descalabro musulmán se incrementó durante la huida de la vanguardia musulmana a consecuencia de un desprendimiento de tierras que bien pudiera obedecer a causas naturales y que el cronista atribuye a intervención divina.

Covadonga, un relato controvertido

Las fuentes cristianas exageraron la victoria e introdujeron componentes legendarios con intención de subliminar de los orígenes de los nuevos reinos surgidos al inicio de la Reconquista; tanto como los textos musulmanes disimularon la derrota, sin poder negarla completamente. Restando importancia a la campaña, Ibn ayyªn eIsa al-Razi definen en sus textos a los astures como un reducido número de combatientes hambrientos, unos «treinta asnos salvajes»; y apuntan que la retirada musulmana estuvo motivada por las dificultades del terreno y el escaso botín de someter a tales brutos.

El silencio más sorprendente es el de la «Crónica Mozárabe», del año 754, que se puede justificar por el nulo o escaso eco que entre los círculos cordobeses habría tenido una derrota acontecida en un lejano y apartado lugar de la frontera norteña.

Pero, más allá de la envergadura de la batalla o de cómo la vendió cada bando, lo que es incuestionable es que con aquella rebelión se inició el primer núcleo local independiente del poder musulmán con centro en Cangas de Onís, el origen de una dinastía de reyes llamados a ganar terreno a las fuerzas islámicas. Porque «detrás de las contradicciones de las fuentes, de los datos irreconciliables, de las deformaciones fantásticas que ofrecen en muchos casos y de unos silencios no tanto atribuibles a la inexistencia de los hechos como al desconocimiento o minusvaloración, impremeditada o consciente, de los mismos por quienes los historiaban, la realidad de Pelayo y Covadonga, de los sucesos que esos dos nombres evocan, es actualmente incuestionable y de general aceptación por la historiografía más autorizada», señala el catedrático de Historia Medieval Juan Ignacio Ruiz de la Peña Solar en la entrada que le dedica a Don Pelayo en el Diccionario Biográfico de la RAH.

Las dos principales crónicas coinciden en la datación de la muerte de Pelayo en el año 737, tras diecinueve de reinado, puntualizando que ocurrió en Cangas. No lo hizo como un príncipe godo que refundó el reino visigodo, sino como el Rey de un nuevo reino.

ACCESO FUENTE

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día